FÚTBOL · internacional

'Allenatore' Guillermo

  • Este joven sevillano dejó la cantera sevillista para entrenar en el Chiasso suizo, donde ha empezado con buen pie

Guillermo Abascal en un banquillo del Stadio Comunale de Chiasso (Suiza). Guillermo Abascal en un banquillo del Stadio Comunale de Chiasso (Suiza).

Guillermo Abascal en un banquillo del Stadio Comunale de Chiasso (Suiza). / M.G.

Comentarios 0

Cuando Guillermo Abascal llegó hace unos meses a la pequeña ciudad de Chiasso con 28 años y una corta experiencia como entrenador, todo eran dudas en el entorno de este equipo que milita en la segunda división de Suiza. "Al principio de temporada en todas las quinielas nos daban como descendidos", cuenta el propio Guillermo, que también revela que el comienzo ha sido "mejor de lo esperado". Dos victorias, dos empates y dos derrotas son el balance que de momento presenta el conjunto rossoblu. Cuarto clasificado y con renta sobre el objetivo que le marcaron en pretemporada: la permanencia.

Ahora, una vez que se ha ganado la confianza de la directiva, los aficionados y los medios de comunicación, Abascal no cierra puertas a nada y afirma que quiere "mantenerse en la parte alta" en una liga de diez equipos donde asciende el campeón y desciende el último. Además del buen arranque liguero, el Chiasso venció en su debut copero y el sorteo le ha deparado un choque en dieciseisavos contra el coco: el Basilea de, entre otros, el ex bético Ricky van Wolfswinkel.

Los jovencísimos -21 años de media- pupilos de Abascal recibirán el próximo 17 de septiembre al mejor equipo de Suiza en las últimas ocho temporadas. Un club acostumbrado a codearse con los más potentes y que llegará al coqueto Stadio Comunale de Chiasso tan sólo cinco días después de debutar en Champions League ante el Manchester United en Old Trafford. El reto, a partido único, entre el mayor presupuesto de Suiza y el menor de segunda está servido y el hispalense no piensa cambiar demasiado el estilo alegre de su equipo. "Somos de los que más posesión y ocasiones tenemos de toda Suiza".

Este fútbol de ataque que propone ya lo pergeñaba cuando entrenaba a niños la pasada temporada en el infantil B de la cantera del Sevilla, de donde salió rumbo a Suiza a principios de este verano. Su llegada al país centroeuropeo ha sido magnífica gracias a su buen manejo del italiano, idioma mayoritario en la región de Tesino, cerca de la frontera con Italia. Allí vive y trabaja junto a su cuerpo técnico, formado por Mikel Llorente como segundo entrenador y el coriano Carlos Valle como preparador físico.

Este tridente se ha hecho con las riendas de una plantilla que alberga once nacionalidades diferentes y que está formada mayoritariamente por jugadores a coste cero. Con ellos está practicando un juego que ha disipado las dudas que en las primeras semanas provocaba su juventud, ya que es de los entrenadores más jóvenes de todo el fútbol europeo.

Una prueba de su buena adaptación al panorama balompédico suizo ha sido la invitación que recibió de la televisión nacional para ser comentarista en la retransmisión de un partido de la selección suiza de clasificación para el Mundial de Rusia 2018. Abascal acudió a la cita y puso así su nombre y el del Chiasso en boca de todos los aficionados helvéticos. Si el buen inicio de temporada se prolonga, el nombre de este entrenador sevillano sonará a buen seguro con más fuerza en el fútbol suizo, considerado como el decimoquinto de Europa por la UEFA.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios