Tercera División | Grupo X

Las manos de Carlos Marín salvan al Betis Deportivo

  • El filial verdiblanco sufrió para sacar un punto en el campo del Xerez Deportivo, donde jugó casi 70 minutos con un hombre menos

Jugadores del Xerez Deportivo y el Betis Deportivo pugnan por una pelota. Jugadores del Xerez Deportivo y el Betis Deportivo pugnan por una pelota.

Jugadores del Xerez Deportivo y el Betis Deportivo pugnan por una pelota. / Manuel Aranda

El Xerez Deportivo y el Betis Deportivo empataron a cero en un duelo que, a priori, se presentaba como el partido con más cartel de la jornada en el Grupo X. El cuadro jerezano terminó encerrando en su área al verdiblanco, que jugó más de una hora con un futbolista menos. Pero al final, el choque se saldó en un reparto de puntos.

Los xerecistas saltaron al terreno de juego de La Juventud enchufados y conscientes de que un triunfo ante el filial bético significaba dar un paso de gigante. De hecho, la primera jugada fue una declaración de intenciones, con una llegada peligrosa de Bello al área rival. Ambos equipos se estiraban hasta los dominios de su adversario, demostrando cierta igualdad en los primeros 20 minutos.

Pero la balanza de juego se inclinó hacia el lado azulino tras la expulsión de Kaptoum, que ya había visto una amarilla en el inicio. Un punto de inflexión que permitió al Xerez desplegarse y exhibir la calidad que atesora su plantel.

Llegaban las ocasiones para el conjunto de Pepe Masegosa. Pero por dos veces, el colegiado anuló un gol a Adrián Gallardo por posición antirreglamentaria. También avisó Adri Rodríguez, pero un auténtico paradón de Carlos Marín impidió que los xerecistas tomasen ventaja. Gallardo insistía, pero en otra de las oportunidades, el bético Julio Alonso sacaba el balón en la línea de gol.

Masegosa dio entrada a Javi Tamayo por Rodri en el descanso para comenzar la segunda parte con dos jugadores en punta de ataque. El equipo se volcó arriba y, nada más empezar, Heredia remató un balón por encima del arco bético.

El partido era un monólogo exclusivo del Xerez Deportivo, que era quien proponía y creaba acercamientos peligrosos encontrándose en más de una ocasión con el guardameta Carlos, al que no conseguían batir los atacantes azulinos. Adrián Gallardo tuvo dos ocasiones claras que desbarató el portero verdiblanco.

Al Xerez le costaba muchísimo hacer el gol y veía cómo se escapaba la oportunidad de lograr la victoria a medida que avanzaban los minutos. Primero Jorge Herrero, de cabeza, y luego Javi Tamayo, se toparon con un Carlos Marín inconmensurable.

La más clara de todas estuvo en botas de Casares que, tras una jugada personal, erró por tan solo unos milímetros. El equipo de José Juan Romero obtuvo un valioso punto con algo de fortuna.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios