Diario de Sevilla En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Juegos Olímpicos

Hangares sin uso en temporada alta en Sevilla

  • El cierre del CEAR de la Cartuja por la pandemia paralizó los entrenamientos de unos 230 deportistas

Las instalaciones del CEAR de la Cartuja, en el río Guadalquivir. Las instalaciones del CEAR de la Cartuja, en el río Guadalquivir.

Las instalaciones del CEAR de la Cartuja, en el río Guadalquivir. / Raúl Caro (Efe)

El cierre del Centro Especializado de Alto Rendimiento (CEAR) de Remo y Piragüismo de la Cartuja, en Sevilla paralizó los entrenamiento de unos 230 deportistas de varios países, en su mayoría olímpicos o en pugna por clasificarse para Tokio, que en cuestión de horas tuvieron que volver a sus casas.

El estado de alarma por la pandemia de coronavirus afectó a este centro de la Junta de Andalucía a orillas del río Guadalquivir en su época de "máxima ocupación", afirmó su director, Rafael Barón, y sorprendió en su residencia a más de dos centenares de usuarios de "los primeros equipos mundiales" de piragüismo.

En ese momento, destacó, "la residencia estaba a tope, rozando el 100%" de ocupación, pues tradicionalmente el CEAR de la Cartuja, construido en 1989, acoge las concentraciones permanentes de numerosas selecciones de remo y piragüismo entre enero y marzo, "cuando los lagos y ríos están congelados" en otros países.

Su director precisó que el estallido de la crisis por el Covid-19 coincidió con la estancia en este centro, calificado como especializado de alto rendimiento por el Consejo Superior de Deportes (CSD) desde 1998, de las selecciones de canoa de Gran Bretaña, Alemania y la República Checa, y de los equipos nacionales de Hungría y España. Considerados como la "crème de la crème" del piragüismo mundial, según Barón, estaban "en el punto medio de sus entrenamientos". "En pocas horas se tuvo que improvisar y gestionar el regreso a sus casas de todo el mundo, buscando vuelos a través de sus agencias de viajes", explicó el responsable del CEAR y también de las Instalaciones Deportivas La Cartuja, junto al estadio, y de las de Tiro Olímpico en Camas.

Los piragüistas, en plena concentración, han sido más afectados que los remeros

En el caso de las selecciones de España, indicó que estaban en plena preparación de las fases previas a los clasificatorios para los Juegos de Tokio, mientras que sólo registraron un caso de un combinado nacional, el de Letonia, que al final decidió no viajar a Sevilla para su concentración, ya que tenía previsto empezar el 9 de marzo. El directivo recalcó que "lo prioritario ahora es la salud", pero reconoció que el cierre de este centro en plena temporada alta (desde enero hasta mediados de abril tanto por sus instalaciones como por el clima de la ciudad) "ha sido un desastre para todos", sobre todo por la obligada inactividad de muchos de sus trabajadores y la cancelación de toda la actividad deportiva.

Así, el "hervidero" de deportistas en el que se convierte en esta época del año el campo de regatas del Guadalquivir, considerado uno de los mejores del mundo por las condiciones de su lámina de agua de siete kilómetros de longitud y las benignas temperaturas en pleno invierno de la capital hispalense, ha dado paso a la inactividad más absoluta. "En cuestión de horas, todo quedó paralizado", dijo Barón, que señaló, como consuelo, que al menos han podido salvar las concentraciones de las selecciones y equipos nacionales de remo, pues tradicionalmente "son en febrero y ya habían terminado".

Lamentó, sin embargo, que hayan tenido que anularse el Campeonato de España de Invierno de Piragüismo (14 y 15 marzo), con más de mil personas; varios campeonatos andaluces; el Half Triatlón de Sevilla (19 abril); o la Pascua de los Equipos y Clubes aficionados de remo, prevista desde final de marzo hasta mediados de abril. Según el director del CEAR de la Cartuja, "se ha cortado lo mejor de la temporada", ya que el cierre por la pandemia también afecta de lleno a su programa de promoción infantil, con la visita de un centenar de niños de dos colegios y varios monitores cada día para su bautismo náutico, desde el 30 de marzo hasta junio.

En las instalaciones del CEAR de la Cartuja se entrenaban unos 230 españoles y de otros países europeos. En las instalaciones del CEAR de la Cartuja se entrenaban unos 230 españoles y de otros países europeos.

En las instalaciones del CEAR de la Cartuja se entrenaban unos 230 españoles y de otros países europeos. / Raúl Caro (Efe)

En el lado positivo, subrayó, es que con el aplazamiento de los Juegos de Tokio a 2021 en este nuevo año preolímpico estarán "preparados para recibir a los equipos en un edificio completamente renovado". Así, Barón anunció que entre mayo y julio la consejería de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía tiene previsto cerrar el edificio para acometer "importantes mejoras" de pintura, mobiliario, acondicionamiento de exteriores y "un cambio en el concepto de gestión" para que la residencia cuente con "un sistema de restauración moderno, similar al de Sierra Nevada y la Blume".

En el plano laboral, dijo que "en la residencia trabajan 30 personas en temporada alta y ahora está cerrada a cal y canto", aunque "lo único bueno", con un retén de servicios mínimos están aprovechando para trabajos de desinfección y limpieza. En total, el cierre del CEAR, de las Instalaciones Deportivas La Cartuja y de las de Tiro Olímpico en Camas afecta a "entre 80 y 100 trabajadores", de los que sólo una quincena siguen activos para vigilancia, mantenimiento básico del campo de golf y limpieza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios