Deportes

¿El Mundial como mayor aliciente?

  • Más de media plantilla sevillista opta a estar en la cita de Brasil 2014. Emery deberá estudiar sus rotaciones para que los internacionales no mermen su rendimiento en la Liga.

La semana de parón liguero debido a las internacionalidades dejó al Sevilla sin bastantes de sus jugadores en la antesala de la preparación del partido ante el Barcelona en el Camp Nou. Sin embargo, será una realidad a asumir a partir de ahora durante un curso que promete oportunidades para muchos de los futbolistas que componen la plantilla de Unai Emery.

Unos 15 jugadores del Sevilla aspiran a lograr un pasaporte para el ilusionantes próximo Mundial de Brasil. Para muchos, no será una tarea sencilla, pero brillar en el Sevilla y en la Liga española supone un aliciente añadido a la hora de ganarse un billete hacia la cita más deseada por cualquier futbolista.

Ello, sin duda, incidirá también en la competitividad en la plantilla, ya que todos sus integrantes pretenden aprovechar sus minutos para su propia candidatura de cara a la cita mundialista.

Tras las salidas de Negredo y Jesús Navas, el Sevilla perdió peso en la selección española, aunque ya aparecen los primeros nombres sobre la mesa para buscar una oportunidad.

Vicente del Bosque sigue haciendo probaturas y ante Finlandia alineó a Koke como lateral derecho, posición a la que podría optar el sevillista Coke si logra regularidad en esta campaña y un mayor nivel en lo defensivo. El ex del Rayo encajaría a la perfección, al igual que Alberto Moreno, que ya destaca como titular en la sub 21, en la otra banda.

Otro sevillista con un sueño marcado es Iborra, que debe tomar un papel protagonista como pivote en el centro del campo y tratar de aprovechar el mal momento físico por el que pasan ciertas piezas del combinado nacional como Xabi Alonso, Busquets o Illarramendi. Eso sí, los tres tienen por delante un reto lejano que no sólo dependerá de sus aportaciones con el Sevilla, sino de los deseos de un Vicente del Bosque que no suele innovar en muchas posiciones.

Esta lucha por ganarse un sitio en el Mundial también es vivida por Kevin Gameiro. El francés ve cómo su selección encuentra problemas para lograr la clasificación y podría aparecer en la próxima lista oficial de Didier Deschamps de cara a solventar los apuros en ataque sufridos en los últimos encuentros. Hacerse con un sitio fijo en el once del Sevilla es la primera condición para que tenga papeletas de ser otra vez internacional.

Su rival en punta, Carlos Bacca, tiene más seguro su sitio. Colombia está a un paso de lograr la clasificación tras su victoria del viernes y el sevillista debe trabajar para encontrar oportunidades en un once en el que la competencia es brutal debido a la presencia de hombres como James Rodríguez, Falcao o Pabón.

Emery debe saber encajar cada pieza para que los minutos de los internacionales no repercutan en su rendimiento. Beto, Carriço y Figueiras tienen en sus miras representar a Portugal si los lusos acceden a la cita, aunque los dos últimos necesitan una temporada de ensueño y parten con desventaja para tomar un sitio preferente en este Sevilla en construcción.

También hay miras lejanas para los argentinos. Fazio, teórico titular para Emery, compite con el propio Pareja como opción de posibles defensas que Argentina tendría en sus miras para la cita sudamericana. Mientras, Perotti no abandona el sueño tras haber debutado ya con la absoluta.

Hay opciones menos claras, pero que, al igual que Gameiro, luchan por tener un sitio en su selección. Marko Marin es uno de esos casos. Salió del Chelsea para tener minutos y aquí puede convertirse en un jugador muy válido para los planes de Joachim Löw pese a los numerosos futbolistas que tiene el cuadro germano en esta posición.

Entre los medios, Rakitic tiene un sitio asegurado si Croacia logra el billete hacia el Mundial, mientras que Rabello sigue peleando por ganarse la confianza del seleccionador chileno. Incluso el extremo Cheryshev persigue el mismo objetivo con Rusia.

Toda una baraja de opciones para los sevillistas, que añaden este incentivo particular a los propios objetivos de una temporada con tres competiciones. Para muchos, la cuarta debe ser el escenario ideal para refrendar lo que puede ser un año para el recuerdo. No hay mejor aliciente para el plantel de Emery.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios