Baloncesto. Liga Endesa.

Partido para olvidar... y pensar (82-62)

  • Los de Tabak caen contra el Gran Canaria sin apenas presentar batalla en un mal encuentro, otro más en defensa. Las pérdidas lastraron a un equipo en el que faltó actitud, más allá de la diferencias en las plantillas.

Comentarios 2

No hay más que echar un vistazo para, sobre el papel, ver las diferencias entre el Gran Canaria y el Betis Energía Plus. Pero sin actitud en la cancha, ganas ni acierto, esas diferencias se multiplican. El resultado fue un encuentro plácido para los de Luis Casimiro, que manejaron a su antojo a un rival que no fue otra cosa más que una marioneta en sus manos, incapaz siquiera de hacer dudar al cuadro insular. El fin de semana próximo al cuadro verdibanco le toca descansar por aquello de la liga impar.

Tiempo, por tanto, para olvidar un partido nefasto, otro más cuando el oponente es de cierta enjundia, pero, sobre todo, tiempo para reflexionar y pensar si a esta plantilla no le hace falta algún ajuste o toque de atención, quizá también al banquillo, para que reaccione y entienda que si bien la capacidad es importante, también creer que se puede competir y querer hacerlo es vital.

 

Porque las 23 pérdidas (cinco de Zoric y otras tantas de Nachbar) o los 13 rebotes ofensivos concedidos, alguno para que a más de un jugador bético se le cayese la cara de vergüenza si ve el encuentro repetido, no es sólo cuestión de tener más o menos calidad. La diferencia la marca el compromiso y en el Gran Canaria Arena se vio a jugadores que estaban pensando más en qué hacer el fin de semana que viene que en un importante encuentro con el que se podía ilusionar a la afición. Con lo que ello supone de plus para el club. Stojanovski, un tirador excelso, apenas hizo un lanzamiento exterior; está cansado de hacer de base y no encaja con la filosofía defensiva de Tabak, aunque eso es otro tema porque al descanso los locales ya habían metido 51 puntos. Zoric juega a ratitos, como si le bastase con maquillar sus estadísticas; los 2,08 metros de Triguero apenas le dieron para capturar un rebote; y Marc García, en rodaje tras un mes y medio parado, se lleva más rapapolvos que nadie a pesar de sus siete puntos en 10 minutos sin fallar ningún solo lanzamiento. ¿Cabeza de turco?

 

O Radicevic, que para recibir dentro de dos semanas al UCAM Murcia debe estar ya en plenas condiciones, hace de pegamento de todo o habrá que ver cómo afronta el próximo mes de competición en el que el calendario se complica para un proyecto que no tiene tan malos mimbres como para que un Gran Canaria a medio gas lo arrolle.

Apenas hubo partido un cuarto. Diez minutos, los primeros, en los que el conjunto sevillano se sobreponía como podía a sus continuos errores. Zoric, que celebraba su 32 cumpleaños, no tuvo nada que festejar y lo pasó mal ante un Hendrix muy listo que evitaba cuerpear con él en el poste bajo para robarle la cartera varias veces y llegar a desquiciarlo hasta el punto que reventó una botella de agua sobre el parqué ante la pasividad de Tabak. 

 

Con Stojanovski en el banquillo al minuto y medio por dos faltas, cuando Luis Casimiro tiró de su segunda unidad comenzaron a vislumbrarse las diferencias entre ambos conjuntos. Rabaseda, Pasecniks y Kuric elevaron la intensidad atrás y el acierto en la canasta hispalense con un 10-0 de parcial que cortó Marc García con una buena penetración. Los triples de Nachbar y Chery aún mantuvieron al Betis en el encuentro, pero en el segundo cuarto todo quedó ya decidido. El técnico bético tuvo que parar el encuentro porque las alarmas se encendieron con el 33-22  tras un 11-3 de salida en  el segundo acto.

 

Tras el tiempo muerto Marc García clavó un triple, pero la feble defensa sevillana permitía anotar bajo el tablero a Pasecniks, Báez y a quien rondase el aro bético y McCalebb, tras el enésimo rebote ofensivo, colocaba los 16 puntos de ventaja para los suyos para la tranquilidad de un público que veía tranquilamente el choque en el Gran Canaria Arena comiendo pipas. Con esa ventaja se fueron los de Casimiro al descanso, conscientes ya de que la victoria estaba en su zurrón ante un equipo sin ideas ni actitud.

 

Mucho tendrían que cambiar las cosas a la vuelta de los vestuarios para que el Betis tuviese alguna oportunidad y nada cambió. A la fiesta canaria se unió Pablo Aguilar, mientras que sólo Lockett enfrente ponía algo de orgullo sobre el parqué. Zoric aprovechó un par de asistencias de Chery las dos ocasiones en las que el equipo movió la pelota en ataque como un colectivo para anotar con comodidad y enjugar sus números, pero sin llegar a dar nunca la sensación de que el partido pudiera variar.

 

Con la derrota asumida, más de cinco minutos tardaron los de Tabak en lograr la primera canasta en juego en el último cuarto mientras que los locales presionaban a toda cancha aun ganado de 20 puntos. Todos fallaban. Lockett recibía tapón tras tapón obcecado en penetrar contra el mundo; Triguero no metía ni los tiros libres; Stojanovski se empecinaba en jugar sin mirar a ningún compañero... Y todo con Marc García, Cate o Rigo mirando desde el banquillo, sin apenas opciones ni en un partido decidido en la primera parte. Y el fin de semana que viene toca descanso. ¿Merecido? Quizá alguno aproveche para pensar.

Ficha técnica:

82. Herbalife Gran Canaria (22+29+13+18): McCalebb (6), Báez (13), Salin (6), O'Neale (2) y Hendrix (6) -cinco inicial-, Oliver (6), Kuric (9), Rabaseda (7), Aguilar (11), Pasecniks (12) y Paulí (4).

62. Betis Energía Plus (19+16+15+12): Chery (14), Lockett (13), Milosevic (2), Stojanovski (2) y Zoric (14) -cinco inicial-, Sánchez (2), García (7), Nachbar (7) y Triguero (1).

Árbitros: Conde, Manuel y Cardús. No hubo jugadores eliminados por cinco faltas personales.

Incidencias: Encuentro de la séptima jornada de la Liga Endesa, disputado en el Gran Canaria Arena, ante 6.623 espectadores

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios