La pelota de papel

Señales pavorosas emanan de Cornellà

  • El Espanyol confirma el peor arranque de local en su historia y el frente europeo se le puede convertir en una carga si no sale de abajo pronto

El técnico espanyolista, David Gallego, en su área técnica el pasado domingo. El técnico espanyolista, David Gallego, en su área técnica el pasado domingo.

El técnico espanyolista, David Gallego, en su área técnica el pasado domingo. / Andreu Dalmau (Efe)

Su encuentro ante el Real Valladolid debía confirmar un atisbo de reacción tras acariciar el triunfo en Balaídos, cediendo un empate en el tiempo añadido. Pero el Espanyol, esta temporada el europeo Espanyol, exhibe una fragilidad de local más que preocupante.

Ha sufrido cuatro derrotas en cuatro encuentros en el RCDE Stadium –Sevilla, Granada, Real Sociedad y ante el Valladolid el pasado domingo–, el último por dos errores imposibles de levantar, un penalti innecesario y un exceso de confianza de Calero que le condujo a perder el balón y ser expulsado. El cuadro perico sólo ha marcado cuatro goles en siete jornadas y en cambio ya son doce los encajados. Y este desolador panorama tras sólo siete jornadas del campeonato llevan a que su técnico, David Gallego, esté cada jornada más cuestionado.

Departamento de Infografía Departamento de Infografía

Departamento de Infografía

El equipo barcelonés ha firmado el peor inicio como local de la historia en LaLiga y ha sumado cinco puntos de 21 posibles en las siete primeras jornadas, una situación que ha puesto el foco en la figura del entrenador, David Gallego, cuyo futuro es motivo de debate.

La entidad blanquiazul no se ha planteado, por ahora, ninguna decisión en caliente. De todos modos, todo apunta a que los próximos dos compromisos serán claves para definir su futuro: este jueves los catalanes se enfrentan al CSKA en Moscú, en la Liga Europa, y el domingo visitan al Mallorca en LaLiga.

Sin apenas tiempo para reflexionar ni preparar los encuentros, el Espanyol de David Gallego está obligado a provocar un giro radical en sus resultados y en sus sensaciones. El domingo, durante el pulso y después de perder contra el Valladolid, la afición profirió cánticos claros contra Gallego.

El club espera. La opinión del presidente, Chen Yansheng, será esencial para dilucidar el futuro del banquillo periquito a corto plazo. El mandatario chino fue uno de los grandes valedores de David Gallego en verano y nunca ha sido partidario de tomar decisiones precipitadas.

El vestuario, por su parte, está con el entrenador. Así lo han explicado varios futbolistas de forma pública. En cualquier caso, todos reconocen que la versión del Espanyol debe mejorar en los próximos duelos, empezando por mejorar errores individuales que están lastrando al grupo.

David Gallego se mostró convencido de poder revertir este escenario. Su equipo da pasos en el camino correcto, pero los resultados mandan y eso lo sabe muy bien el cuerpo técnico. El equipo está en zona de descenso y antes del parón de octubre por las selecciones la tendencia debe cambiarse.

El proyecto de la temporada 2019-20 ya empezó con turbulencias en verano. La pretemporada fue atípica, marcada por la previa de la Liga Europa, y la plantilla blanquiazul perdió dos futbolistas claves: el central internacional Mario Hermoso y el máximo goleador, Borja Iglesias.

En cualquier caso, en el cuadro catalán evitan hablar de cualquier tipo de excusa. La autocrítica se ha instalado desde hace semanas en el vestuario y en el cuerpo técnico y todos han asumido que deben dar un paso más para salir de la zona baja. Los resultados mandan y los entrenadores suelen ser los primeros en caer. El portavoz del club, Joan Capdevila, afirmó ayer tras el entrenamiento de la plantilla blanquiazul, que “no hay ultimátum” al técnico David Gallego e insistió en que la confianza hacia el preparador “es total y absoluta”. Así que ojo...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios