Básquet Coruña | Betis Energía Plus | Crónica La cuestión ya es hasta cuándo (70-78)

  • El Betis suma con sufrimiento en La Coruña su decimosexto triunfo seguido e iguala el récord del Murcia

El local Ogbueze presiona al bético Dani Rodríguez. El local Ogbueze presiona al bético Dani Rodríguez.

El local Ogbueze presiona al bético Dani Rodríguez. / nando martínez / básquet coruña

Pues ya van 16. Ahora la pregunta es, ¿cuándo perderá el Betis Energía Plus? Igualado el récord de 16 triunfos consecutivos que firmó el CB Murcia en la 2010-2011, ¿qué cifra establecerá el conjunto que dirige Curro Segura? Y es que la solvencia del cuadro verdiblanco en esta dura LEB Oro salió a relucir ante el Básquet Coruña, en un duelo en el que los heliopolitanos sudaron para imponerse a un rival que logró la clave para tener opciones ante el líder de la LEB Oro: que el equipo no esté cómodo. Que le coja tirria al encuentro.

El choque se movió en distancias cortas. Más seis tuvieron los visitantes de máxima renta (39-45) en los 40 minutos reglamentarios, ante un rival peleón que ni siquiera acusó al menos para competir, la lesión (que se sumaba a las dolencias del base Ferreiro y la baja de su mejor anotador Quinton Stephens) de Sergi Pino en la recta final del tercer cuarto por un golpe en la espalda por una caída. Bropleh, entonado en el cuarto definitivo, puso el 53-58, pero un parcial de 7-0 le dio la vuelta al marcador (60-58). Araujo, en la pintura, aprovechándose del mal partido de los interiores béticos, puso el 65-63 y Borg igualó desde la personal. Ya en el último minuto del choque, Bulic falló y la oportunidad era del Betis, pero el balón le llegó a Tunde y los locales hicieron falta. El pívot, todo entrega en defensa y un seguro cuando puede levantarse para machacar imponiendo su físico, no es un virtuoso en el tiro libre y erró sus dos lanzamientos, de manera que la oportunidad para ganar era para el Coruña. Sin embargo, Monaghan falló y el encuentro se fue a la prórroga, en la que el Betis ya no dio segundas oportunidades.

Pablo Almazán sacó galones de capitán y Obi (anotó 17 puntos en el primer tiempo y cero en el segundo), desaparecido en la segunda parte, volvió a escena para dar la puntilla con un triple (67-73) que hizo mucho daño al Coruña, que claudicó al fin.

Le costó al Betis entrar en el partido en el frío Palacio de los Deportes coruñés, olvidándose de defender, su seña de identidad, y entrando en el cuerpo a cuerpo, en el intercambio de canastas que le propuso el conjunto local sabedor de su potencial. No le incomoda al cuadro verdiblanco entrar en esta dinámica de partido, pero quizá lo hizo demasiado pronto y la efectividad de los de Gustavo Aranzana desde el triple mantuvo igualado el encuentro en el primer cuarto. Un parcial de 8-0 para los gallegos, con una canasta exterior de Bulic aprovechando un despiste de Malmanis, otra de Sergi Pino y una canasta de dos puntos de Jeff Xavier puso el 17-15, justo tras las entrada en pista de Tunde y Lluís Costa, que no varió el choque.

Al final del primer cuarto el 22-20 reflejaba que los visitantes se habían olvidado de defender, seña de identidad que recuperaron en parte en el segundo acto, en el que Obi siguió sosteniendo a los suyos con su acierto desde el triple. El timorato Betis estaba incómodo en la pista y el 28-23 que colocó Uchendu podía ser peligroso. Pero dos triples consecutivos del ala-pívot bético acabaron con las dudas del equipo sevillano, que con un activo Lluís Costa, en la dirección y en la anotación, puso las cosas de nuevo en su lugar para llegar al descanso con un 37-43 gracias a otro triple de Obi.

En la segunda parte el Betis estuvo mal. Si anotó nueve triples en los primeros 20 minutos, la canasta se le hizo pequeña en la segunda parte y sólo logró uno. Pese a mantener a raya a su rival en defensa, el atasco ofensivo le impidió resolver antes, pero al final sumó la decimosexta.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios