Copa de Andalucía de baloncesto Este Betis parece listo para la Liga Endesa (74-71)

  • El conjunto verdiblanco gana al Unicaja con un triple de Rivers, autor de 16 puntos tras el descanso

  • Los de Segura levantaron un -13 (39-52) desde la defensa y el rebote, dejando a su rival en 12 puntos en el último cuarto

Rivers lanza un triple ante varios defensores y la atenta mirada de Curro Segura. Rivers lanza un triple ante varios defensores y la atenta mirada de Curro Segura.

Rivers lanza un triple ante varios defensores y la atenta mirada de Curro Segura. / Juan Carlos Vázquez

Llegó al final del mercado para ganar partidos y así lo hizo K.C. Rivers en la Copa de Andalucía, decidiendo el choque (74-71) con un triple ganador contra tablero a dos segundos del final para darle al Coosur Real Betis un trofeo que se había ido a tierras costasoleñas las últmas ocho ediciones. No fue un partido para enmarcar, pero sí una buena muestra de que el conjunto hispalense está listo para afrontar el inicio de la Liga Endesa desde la solidaridad defensiva, el rebote en ataque y los puntos de sus estrellas.

En plural, porque si Rivers fue clave con sus 16 puntos en el segundo tiempo (22 en total) y el triple ganador, Izundu marcó la senda por dentro demostrando que puede sumar en las dos canastas, Slaughter mantuvo al equipo en los momentos complicados, Whittington sumó más cuando se pegó en la pintura, Oliver manejó bien los tiempos y, en general, el sacrificio de todos para levantar un partido que en el tercer cuarto estaba muy cuesta arriba con el 39-52. En ese momento, en vez de irse del partido cuando las canastas no entraban y el rival se encontraba muy cómodo en la pista, nadie bajó los brazos. Rivers llegó al duelo. Se fue con seis puntos a los vestuarios y en este tercer acto sumó 10 puntos para dejar a los suyos con opciones al entrar en los últimos 10 minutos (53-59).

El Unicaja, que desde el segundo cuarto había manejado una cómoda renta casi siempre en torno a los 10 puntos, no supo reaccionar a ese punto de intensidad que le metió en defensa el Betis. Con más contacto atrás, dando menos facilidades (gran de defensa de Obi, que jugó los 10 minutos decisivos al completo), y acertado en ataque, los de Curro Segura creyeron en sus posibilidades e Izundo con un 2+1 volvió a poner al cuadro sevillano al mando (61-59) desde el lejano 12-11. No volvería a tener la delantera los malagueños hasta que los colegiados le regalaron tres tiros libres a Ejim por una falta de Rivers que era antes del tiro. No falló el alero nigeriano, que colocó el 69-70 y Unicaja no aprovechó la posterior precipitación de Slaughter para resolver. Falló Toupane y Whittington, haciéndose grande en la zona, anotó tras rebote ofensivo: 71-70 a menos de un minuto. Ejim, objeto de personal de nuevo, sólo anotó uno de sus dos tiros (71-71) y Rivers agarró el balón con 23 segundos por delante. Bola de partido y para eso ha venido al Betis. Bota que te bota dejó pasar los segundos. Se clavó en los ocho metros, logró el espacio justo para lanzar ante Toupane y, aun con la amenaza cercana de Ejim al lado, se levantó para lanzar desde la frontal y anotó un triple ganador contra tablero, castaña para muchos otros jugadores pero no para alguien de su nivel, para ganar el encuentro.

Un final emocionante en un partido que empezó frío, como el ambiente, y se fue caldeando con el paso de los minutos. Se nota que queda trabajo por hacer en un Betis que si hasta principios de esta misma semana no empezó a trabajar con los últimos en llegar, Izundu y A.J. Slaughter, ahora no dispuso ni de Borg ni de Niang por sendos problemas físicos.

Todo ello se notó en un conjunto sevillano todavía algo espeso en ataque que aprovechaba los errores de un Unicaja, también en pleno rodaje con carios igualmente recién incorporados, para lograr su primera ventaja con un 2+1 de Izundu con asistencia de Oliver, que había entrado ya tras la segunda y tempranera personal de Sipahi. El interior dio un plus en el rebote a los de Curro Segura e igualó un poco el físico ante un rival con más músculo que impuso desde el inicio una defensa mucho más física y con el bloqueo y continuación dio al equipo nuevas opciones en ataque cuando los triples no entraban. Whittington jugaba muy lejos del aro y el base turco no aprovechaba sus centímetros para postearle a Adams.

Así, el primer cuarto fue de tanteo. Intercambio de golpes, de errores y aciertos que Adams cerró con una canasta cercana para colocar el 16-18 en el marcador, tras una acción de pizarra perfecta que Slaughter definió bien. Con mucho bote y un ataque algo anárquico, el Betis dio un paso atrás y eso lo aprovechó el Unicaja en el segundo cuarto para hacerle pagar a su rival las pérdidas y errores tontos. Con un Ejim entonado y un Toupane muy activo, la ventaja visitante se consolidó alrededor de los 10 puntos, que Sipahi dejó en ocho al descanso (28-36) con un triple. Otro casi sobre la bocina decidió el partido. El de Rivers, autor de 16 puntos en una segunda parte (en la que no jugaron ni Malmanis ni Conger) que dejó la mejor cara del Betis en el partido, por encima en ambos cuartos de los 20 puntos y dejando al Unicaja en el último parcial con en sólo 12 puntos.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios