Coosur Real Betis

Erick Green: "Nadie sabe qué podía pasar con los partidos que quedaban"

  • La meta de volver a la Euroliga aleja al yanqui de seguir en Sevilla

Erick Green celebra una canasta ante el Manresa. Erick Green celebra una canasta ante el Manresa.

Erick Green celebra una canasta ante el Manresa. / J Alberch / acb Photo

La llegada de Erick Green impulsó al Coosur Real Betis en la ACB. Hizo de un equipo luchador un conjunto ganador, peligroso, y no dudó en asumir su rol de líder. Ése que quedó huérfano tras la marcha de KC Rivers, aunque realmente no llegara a ejercer como tal. Con Green, un grupo que competía bien encontró un guía en la cancha, un anotador compulsivo que hizo su trabajo y ahora, cuando pueda, hará las maletas tras cumplir su servicio. Con nota, por otro lado.

Apostó fuerte el club verdiblanco por un jugador de otro nivel y votó a favor de que ya no vistiera más de verdiblanco esta campaña, después de mantenerlo en laciudad casidos meses a la espera de que la competición se reanudara. De hacerlo finalmente, será sin el cuadro heliopolitano, que probablemente dice adiós a una de esas figuras que cambiaron la cara del equipo sevillano como en su día hizo otro anotador como Clay Tucker, que también voló.

"Es decepcionante que todo termine así. Estábamos jugando tan buen baloncesto que estábamos en racha", señala el escolta. No es para menos. Con él el Betis ganó tres de sus últimos cuatro partidos, cayendo sólo a domicilio ante el Real Madrid. "Creo que estábamos en un muy buen momento y jugando muy bien como equipo", añade el norteamericano.

Comprometido con la causa, desde el primer momento entendió que su sitio era permanecer en la ciudad a la espera de noticias, trabajando de forma individual para que el tiempo pasara lo más rápido posible. La vuelta de la competición a San Pablo todavía parecía posible. "No intenté volver a casa cuando todo empezó, pero cerraron la frontera", explica el anotador bético. "He estado trabajando para mantener el físico. También he hecho vídeollamadas con mis familiares y he dedicado algún tiempo a jugar con la consola y ver Netflix", señaló el jugador nacido en California hace 28 años.

El final de la temporada en clave verdiblanca supuso un jarro de agua fría tanto para los jugadores como para la afición. En el mismo vestuario veían que el equipo iba para arriba y, por qué no, podía pelear por dar la sorpresa de colarse entre los ocho primeros. Un ambicioso discurso que el propio Green verbalizó prácticamente desde su llegada a San Pablo y que mantiene con firmeza. "Cuando hablaba de los play off lo hacía en serio", relata el escolta. "Quedaban once partidos todavía por delante y nadie sabe qué podría haber pasado si hubiéramos ganado alguno más y nos metíamos ahí", apuntilla. Y, después de pactarse una hipotética vuelta a la competición con 12 equipos, sin los verdiblancos entre ellos, la incógnita continuará en el aire de forma permanente.

Cuatro partidos le bastaron a Green para meterse en el bolsillo a la afición del Coosur Betis. En estas semanas, el norteamericano demostró ser un refuerzo de nivel tras promediar más de 21 puntos por partido. El líder que al equipo le hacía falta. "No fue algo extraño para nada. Siempre he actuado así desde el colegio. Aprendí muchísimo de otros grandes compañeros con los que he jugado", razonó. "Antes de venir estuve viendo algunos partidos y sentí que estaban en el buen camino, sólo les hacía falta otro anotador para ayudarlos a lograr victorias", señaló.

Ahora Green mira al presente, pero sobre todo, al futuro. El gran nivel que ha rayado en su vuelta a España, a la Liga Endesa, le ha permitido al escolta colocarse en el foco de muchos equipos. Propuestas sobre la mesa no le faltarán en verano, sobre todo de equipos contra los que, por proyecto y economía, será difícil que el Betis pueda competir. "¿Continuar? No sé qué pasará en el futuro, pero mi objetivo es volver a jugar en la Euroliga. Pero todo puede pasar. Veremos qué ocurre al final de la temporada", relató Green.

"En Sevilla me he sentido muy bien en el equipo, querido por todos y agradecido en la forma en la que me acogieron", explica el último jugador verdiblanco que ha logrado alzarse con el galardón de MVP de la jornada. Una despedida que sabe mejor con la sensación del deber bien hecho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios