Fuenlabrada 69-85 Coosur Real Betis Un impulso desde la defensa y la cabeza (69-85)

  • El Coosur Betis vence al Fuenlabrada en uno de los mejores partidos circulando el balón como nunca

  • La primera victoria a domicilio, cimentada en el trabajo atrás, debe servir para despojarse de la presión y jugar sin miedos

Sipahi da instrucciones a algún compañero ante la defensa de Eyenga. Sipahi da instrucciones a algún compañero ante la defensa de Eyenga.

Sipahi da instrucciones a algún compañero ante la defensa de Eyenga. / B. B. Hojas (ACB Photos)

El primer triunfo fuera llegó al cierre de la primera vuelta. Pudo caer en Málaga, Vitoria o Tenerife, pero fue, y más vale tarde que nunca, ante un rival directo por la permanencia como el Fuenlabrada por 69-85, 16 puntos de renta que para los que andan siempre con miedo no está mal pensando en el average. La victoria de la jornada anterior ante el Gran Canaria pareció quitarle al equipo una mochila de la espalda y sin esa presión el Coosur Real Betis jugó al baloncesto. Movió la pelota con cabeza, buscando siempre al jugador más liberado, manejó bien el pick and roll por el centro haciendo daño al rival, dominó el rebote y aprovechó el nefasto día de los locales desde el triple (4/28) para respirar aliviado y despejar dudas con la intención de mirar hacia arriba en este 2020.

Fue la intensidad defensiva la que activó al conjunto de Curro Segura, un grupo más coral que nunca en el que los jugadores miraban siempre al lado para darle el balón a un compañero mejor posicionado. Sipahi acabó con 10 asistencias en el que ha sido su mejor encuentro en España aun con sus siete puntos, pero la clave estuvo atrás, pues el cuadro madrileño entró en los últimos 10 minutos con 45 puntos en su casillero. La intensidad es cosa de Pablo Almazán, Borg y Oliver, que le dan al conjunto verdiblanco ese plus necesario en la retaguardia. En ataque Whittington empieza a ser un cuatro peligroso, Slaughter, al que habría que pedirle más, siempre aparece y Jerome Jordan y Niang se complementan perfectamente para contar siempre con una referencia interior.

Quizá no fue sólo el mejor partido de Sipahi, sino de todo el Betis. Y eso que estuvo a punto de oscurecer su buen trabajo en la recta final, cuando la presión toda cancha de los de Jota Cuspinera se le atragantó el equipo y del +16 (62-78) pasó al 69-79 a 1.06 de la conclusión. Desde hacía tiempo no peligraba el triunfo, pero la liga está muy igualada y en la diferencia entre ganar por ocho o por 16 puede estar la salvación. Quién sabe... Lo arreglaron Borg y Slaughter desde el triple para cerrar el encuentro con ese definitivo 69-85 con el que el Coosur parece tomarle el pulso a la competición tras un choque que ya decía Segura en la previa podía "valer doble".

El Fuenlabrada no tuvo su día desde el perímetro y firmó un pobre 4/28 en triples, apenas un 14%

Parecía que el técnico granadino les había grabado esa idea a fuego en la cabeza a sus pupilos, que saltaron al parqué del Fernando Martín conscientes de lo que se jugaban. Concentrados. Serios. El dominio inicial fuenlabreño, con un activo Mockevicius ganándole la partida a Niang bajo los tableros, cambió con la segunda personal de éste que lo mandó pronto al banquillo (no jugó en todo el segundo cuarto) y la entrada de un Pablo Almazán que le dio un punto extra a la defensa bética. Para cuando poco después entró Oliver en la pista, el equipo hispalense ya había contenido la salida local y Jerome Jordan empezaba a dominar la pintura.

Obcecado en el lanzamiento lejano, el Fuenlabrada perdió el rumbo, todo lo contrario que los visitantes, que con el bloqueo y continuación de Niang y nuevas opciones en ataque que aporta Jerome Jordan ya no se limita a hacer de los partidos concursos de triples. El 0/8 desde la línea de los 6,75 metros de los madrileños en el primer cuarto era una loza , como lo eran las pérdidas en el Betis. Pero un parcial de 0-9 desde el 14-10 permitió el despegue visitante. Lo cortó el ex verdiblanco Marc García, pero Almazán sumó cuatro puntos más para cerrar el primer acto con un 16-23 que invitaba al optimismo.

AJ Slaughter deja atrás al local Ehigiator. AJ Slaughter deja atrás al local Ehigiator.

AJ Slaughter deja atrás al local Ehigiator. / B. B.Hojas (ACB Photos)

Los béticos se movían bien por la pista. En el Fuenlabrada seguían empeñados en los triples, que iban al hierro (22-31), pero dos malos ataques de Conger, algo individualista que chocaba con la forma con la que el cuadro heliopolitano circulaba la pelota permitió a los locales, con el primer triple de Anderson (1/12) acortar la diferencia (28-31).

Un espejismo, porque el aro volvió a hacerse pequeño para los triples locales y Whittington, muy cómodo como ala-pívot, volvió a disparar a los suyos con cinco puntos seguidos. Una antideportiva de Anderson que sólo vieron los colegiados permitió a Borg ampliar la ventaja, que al descanso era de once puntos (31-42) tras una bombita de Bellas.

No cambió el guión tras el paso por los vestuarios. Los locales seguían empeñados en reducir la desventaja desde el triple y los visitantes buscaban siempre la mejor opción. Así, punto a punto la renta se fue consolidando hasta disponer de 18 puntos (41-59), pero cuatro ataques seguidos errados antes del final del tercer periodo la dejó en 14 (45-59) para encarar el último acto. Afrontar con una buena ventaja el cuarto definitivo no ha sido, por desgracia, aval para el Betis últimamente. Pero en esta ocasión el equipo no se descompuso. Respondió bien a un par defensas en zona que propuso el equipo madrileño y no le entró el tembleque cuando fallaba en ataque y el rival anotaba. Sipahi tomó las riendas del partido, desde la personal a nadie le tembló la mano y la primera victoria a domicilio llegó en Fuenlabrada, donde el conjunto sevillano parece sentirse como en casa tras ganar en sus últimas cuatro visitas.

Los jugadores del Betis agradecen a los aficionados verdiblancos desplazados a Fuenlabrada su apoyo. Los jugadores del Betis agradecen a los aficionados verdiblancos desplazados a Fuenlabrada su apoyo.

Los jugadores del Betis agradecen a los aficionados verdiblancos desplazados a Fuenlabrada su apoyo. / B. B. Hojas (ACB Photo)

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios