Casademont Zaragoza-Coosur Real Betis | La crónica Si no rematas, te matan (96-95)

  • El Betis cae en Zaragoza en la prórroga con polémica, por la falta clarísima que recibió Ouattara al final y los colegiados no pitaron

  • Kay pudo sellar el triunfo en el tiempo reglamentario, pero falló un tiro libre

Ouattara trata de penetrar a canasta ante la defensa de Hlinason. Ouattara trata de penetrar a canasta ante la defensa de Hlinason.

Ouattara trata de penetrar a canasta ante la defensa de Hlinason. / Javier Cebollada (Efe)

Si no rematas, te matan. Entre que el Cossur Betis dejó vivo en el tiempo reglamentario al Casademont Zaragoza, otra vez con Kay poco atinado desde la personal, y que los árbitros se comieron una clarísima falta sobre Ouattara en el último ataque verdiblanco –pudo haber otra sobre Feldeine antes–, el conjunto de Joan Plaza se dejó ganar ante un rival directo por 96-95, otra vez en la prórroga y fiándolo todo a un ataque que, esta vez al contrario que en Málaga, falló en el momento de la verdad.

Porque Feldeine, que se fue hasta los 32 puntos en su duelo con Ennis (24), asumió la pelota en los últimos minutos del tiempo reglamentario. Con 75-78, los seis ataques siguientes pasaron por las manos del dominicano. Demasiadas facilidades para defender le daban los verdiblancos a los maños y al final fue Kay el que tuvo el triunfo en sus manos desde la personal. Otra vez tembló el australiano, que sólo anotó un tiro para igualar a 83, con el Príncipe Felipe, donde se jugaba sin público, con un griterío más propio de un partido de barrio que de un encuentro de una liga profesional, la segunda mejor del mundo, dicen, donde se supone que se jugaba a puerta cerrada.

Feldeine, ante Ennis. Feldeine, ante Ennis.

Feldeine, ante Ennis. / Javier Cebollada (Efe)

En el tiempo extra nadie defendió. En realidad, como en el resto del encuentro. El intercambio de canastas de un lado a otro acabó cayendo del bando local cuando Ennis, defendido por Ouattara, anotó sus dos tiros libres tras la falta del francés (96-95). Por momentos se echó de menos a Borg, descartado por Plaza para darle entrada a Obi, quien jugo menos de cuatro minutos en el segundo cuarto, permitiendo a Benzing ponerse las botas mientras el bético estuvo en la cancha. Mala decisión del técnico.

Con 83-82, Kay tuvo dos tiros libres a dos segundos del final, pero sólo anotó uno

Quedaba un ataque para ganar. El Betis tenía cinco segundos y la acción, otra vez sacando ya en campo contrario, nació mal parida. Campbell no recibió y Feldeine contactó con Ndoye, que se la devolvió a su compañero. Ya en la recepción si le pitan falta a Ennis no hubiese pasado nada. El escolta se jugó un triple de los suyos, a lo loco, desde ocho metros, cuando quedaba tiempo para hacer mucho más. El balón rebotó en el aro, alto, y Ouattara voló para recoger el rebote. Y al elevarse para lanzar, con tres jugadores rivales abalanzándose sobre él, Ennis contactó claramente con el alero galo, pero los colegiados se habían tragado para entonces el silbato.

O se habían quedado ya sin aire en los pulmones, porque en el otro campo cualquier contacto era castigado con personal. No permitían los colegiados al Betis defender con el mismo nivel de dureza que el Casademont y el equipo sevillano lo fió todo de nuevo al ataque, pese a que no está preparado para ello. Se olvidó de defender y Brussino o Barreiro encontraban siempre el camino para penetrar sin oposición, o el bloqueo ciego acababa con la pelota en las manos de Thompson bajo el aro.

Del 5-20 en rebotes ofensivos no sacaron los verdiblancos todo el provecho que deberían

Ndoye, desafortunado en ataque, nunca estuvo en el partido. Incluso falló dos tiros libres con 75-78 que hubieran abierto una pequeña brecha en un momento muy delicado del encuentro. Como a Jordan, lo sacaron del choque con una agresividad en defensa que les impedía sumar bajo los aros (11 puntos entre los dos). Sin juego interior, y pese al buen hacer en el rebote ofensivo, el Betis concedía mucho atrás y pudo tirar antes el choque, pero supo recuperarse de una desventaja de 10 puntos en el tercer acto (63-53) cuando se puso serio atrás.

Ndoye trata de lanzar Ante Thompson, Barreiro y Bray. Ndoye trata de lanzar Ante Thompson, Barreiro y Bray.

Ndoye trata de lanzar Ante Thompson, Barreiro y Bray. / Javier Cebollada (Efe)

Más de cinco minutos tardó el Zaragoza en meter una canasta en juego en el cuarto periodo. Para entonces el marcador estaba en un puño y el Betis perdió la ocasión de ampliar la renta con el 75-78 tras una técnica a Brussino por flopping. En la posesión extra Feldeine falló un triple y tras el rebote Ndoye erró los dos tiros libres. Demasiadas concesiones frente a un rival directo y unos árbitros muy caseros. Como en las películas, si no rematas, te matan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios