Fútbol Femenino | Primera Iberdrola

Por el presente y el futuro

  • Priscila Borja, capitana del Betis Féminas, señala que la falta de acuerdo las lleva a la huelga

  • "Si hubo algún avance, fue por nosotras", entiende

Priscila Borja, en un entrenamiento con el Betis Féminas. Priscila Borja, en un entrenamiento con el Betis Féminas.

Priscila Borja, en un entrenamiento con el Betis Féminas. / RBB

El fútbol femenino se planta. Las infructuosas negociaciones durante año y medio con los clubes para firmar un nuevo convenio colectivo que regule muchas de las peticiones de las jugadoras, preocupadas por su presente y su futuro, las obliga a ir a la huelga. Unas movilizaciones que se plantean a partir de la próxima semana porque "hay cauces legales que cumplir", según comentó Priscila Borja, una de las capitanas del Betis Féminas. "Lo haremos para la próxima semana", indicó.

Pero, ¿y cómo se llega a esta situación? "Es fruto de la desesperación y de no encontrar una solución que no sea esta medida drástica. En todas las reuniones siempre hemos cedido de cara al nuevo convenio. Pasamos de solicitar el cotizar el 100% (40 horas semanales) al 75% (30 horas), por ejemplo. Y ellos no se han movido. Si ha habido algún avance, ha sido por nosotras", resalta la jugadora sevillana.

18 meses de negociación y reuniones entre las partes que no han llegado a buen puerto. Pero no es una cuestión meramente económica la que provoca esta llamada a la huelga en el fútbol femenino: es una cuestión de derechos. "No pedimos dinero. Yo soy jugadora de fútbol las 24 horas del día. No puedo ir a una boda porque tengo fútbol, no puedo salir porque tengo fútbol... Nos dedicamos plenamente a ello", explica Priscila Borja, dejando clara la postura de las jugadoras. "Llevo jugando desde los 19 años y en fútbol habré cotizado, como mucho, cinco. ¿Cuántos deberé tener cotizados cuando termine? Queríamos estar dadas de alta las 40 horas, y las bajamos un 75%. Entendemos que era mucho. Pero ellos tampoco acceden y para nosotros es ceder demasiado", resalta la alcalareña, que dice ser "optimista" de que se llegue a buen puerto: "Los clubes saben que estamos por y para ellos, pero ha llegado el momento de que no sólo miremos por la empresa, también por nuestros derechos".

"Evidentemente en los salarios no nos metemos. Los clubes pagan lo que consideran o pueden. Hablamos de derechos, de los que tiene un trabajador en España. Nosotros ahora no tenemos ninguno. Hay compañeras que han tenido que dejar la profesión después de tres operaciones. Y nos vamos a la calle sin nada. Y ha sido por dedicación al trabajo. Si alguien se quedaba embarazada, adiós. Por eso queremos regularlo, como en cualquier trabajo", señala la ex internacional.

Con numerosos años en Primera División a su espalda, la futbolista bética entiende que "estas exigencias" no llegaron antes "porque alguna parte se cobraba en B, y por otro, la competición no estaba en auge". "No teníamos derechos televisivos, de imagen. Para los clubes sólo era gasto. Ahora consideramos que esas circunstancias han cambiado", entiende la futbolista, a pesar de comprender que "hoy en día no tenemos la posibilidad de que los clubes se autoabastezcan" con ellas.

Una batalla por los derechos de las jugadoras en las que van todas a una. "Hay consenso, por supuesto. En la reunión del martes estábamos cerca del 80 o el 90% de futbolistas representadas, independientemente de los sindicatos a los que estén afiliados cada una. Quien no pudo ir, en muchas ocasiones, delegó su voto. Sabemos que no pueden estar todas las jugadoras, porque cada una tiene su opinión: somos conscientes", resaltó la futbolista verdiblanca.

"Estamos mentalizadas para ir a la huelga", señala Priscila Borja. "Si tomas una decisión tan drástica y dura, debes ser consciente de que hay que dar el paso y atenerse a las consecuencias. Sabemos por lo que hemos pasado y es el momento de decir hasta aquí", dijo.

Unas movilizaciones para las que cuentan con el apoyo de mucha gente de la calle. "Sobre todo de gente que sigue el fútbol femenino y sabe por las cosas que hemos pasado: esas personas nos apoyan", explica la capitana verdiblanca. "Evidentemente hay críticas, pero las que veo creo que no saben exactamente las condiciones que tenemos. Si ellos las tuvieran en su trabajo, seguro que no acudirían", analizó la futbolista del Betis Féminas, que afirmó que el club heliopolitano sí está abierto a aceptar muchas de las nuevas propuestas del convenio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios