FÚTBOL | liga santander

Tras vender, a comprar

  • Desde hoy 1 de julio, el Barcelona aborda los esperados fichajes con Griezmann y Neymar en el foco

Antoine Griezmann, en un acto con la selección francesa. Antoine Griezmann, en un acto con la selección francesa.

Antoine Griezmann, en un acto con la selección francesa. / françois mori / efe

El FC Barcelona, uno de los principales actores en el mercado de contrataciones, entrará hoy en acción después de semanas guardando silencio sepulcral acerca de sus propósitos y de haber cerrado algunas ventas (Jasper Cillessen, André Gomes y Denis Suárez) que le habrán ayudado a cuadrar el balance de la temporada, que finalizó ayer domingo.

La actuación más esperada en la entidad azulgrana será que desvele de una vez por todas la esperada contratación del francés Antoine Griezmann, actualmente en el Atlético de Madrid, y quien a partir del lunes 1 de julio tendrá una reducción en su cláusula de rescisión de contrato que se situará en 120 millones de euros.

El serial que se vivió la temporada pasada entre el jugador y la que se denominó la decisión, que acabó con su continuidad en el Atlético con mejora de contrato, o aceptar el desafío de marcharse al Barcelona, no parece que se vaya a reproducir este curso, pues el silencio en el club catalán parece que pronto se romperá cuando la cláusula sea otra y se puede hacer público no sólo el interés por el delantero galo sino su fichaje.

Antes de que el Barcelona abra la veda en el mercado para reforzarse, el club catalán ya ha hecho algo de caja con las ventas de Jasper Cillessen, al Valencia (35 millones de euros), André Gomes, al Everton (25 millones de euros), y Denis Suárez, al Celta (entre 10 y 15 millones de euros).

Además de la baja de estos jugadores, por finalización de contrato el Barcelona ya no tiene en nómina a Thomas Vermaelen y Kevin-Prince Boateng. La lista, no obstante, se espera que sea mucho más larga, porque la idea del club es que algunos futbolistas con contrato dejen el club, caso de Rafinha Alcántara, u otros que podrían entrar en operaciones para rebajar el coste de otros fichaje.

Siendo el Barcelona uno de los clubes más inflacionistas de los últimos años, como contratador (Dembele y Coutinho, por encima de los cien millones de euros) o como vendedor (Neymar, 222 millones de euros), ya no sorprende en el barcelonismo que la entidad presidida por Josep Maria Bartomeu regrese al mercado este verano negociando por jugadores en clave de nueve cifras.

Así, mientras ya se ha hecho con los servicios del holandés Frenkie de Jong (Ajax, 75 millones de euros) y del meta brasileño Neto (Valencia, 26 millones, más 9 de variables), se espera que en estos dos meses de mercado que se abren a partir hoy lunes las cifras desproporcionadas vuelvan a estar encima de la mesa.

La primera será con toda probabilidad la de Griezmann, por quien el Barcelona está dispuesto a abonar 120 millones de euros, aunque el club azulgrana podría incrementar esta cantidad si el Atlético, que ya ve perdido a su jugador (se despidió en un vídeo hace semanas) se aviene a aceptar el pago fraccionado.

La segunda contratación aparece la de Neymar (PSG), aunque su regreso no está nada claro atendiendo al coste y a cómo sufragarlo. En este aspecto, el Barcelona cuenta con dos futbolistas que podrían abaratar el regreso del brasileño y para ello deben de ser del agrado no sólo del PSG, sino de la valoración que se haga de los mismos, como son Coutinho y Dembele, aunque sólo abandonaría el club uno de los dos.

Ivan Rakitic, respaldado por el técnico Ernesto Valverde, vuelve a aparecer como un cromo para abaratar una contratación o para un traspaso, dado su alta valoración en el mercado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios