FERIA Toros en Sevilla hoy en directo | Morante, Castella y Rufo en la Maestranza

Economía

El Banco de España ve un debilitamiento económico, con la inflación al 3,6% y menor impulso del empleo

Turistas a las puertas de un hotel de Málaga durante este verano, en el que se ha debilitado la economía.

Turistas a las puertas de un hotel de Málaga durante este verano, en el que se ha debilitado la economía. / Javier Albiñana

El Banco de España mantiene sin cambios la previsión de crecimiento de la economía española para 2023 en el 2,3%, pero eleva cuatro décimas la inflación, hasta el 3,6%, debido principalmente al repunte experimentado por los precios del petróleo durante el verano. 

Así lo indican las proyecciones macroeconómicas de la economía española para el periodo 2023-2025, publicadas este martes por la entidad, en las que detalla que se ha mantenido la previsión de crecimiento invariable a pesar del encarecimiento de la energía, el alza de los tipos de interés, la debilidad del contexto exterior y un menor crecimiento estimado para la segunda mitad de este año. 

Ello se debe a que actúan en sentido contrario las políticas públicas adoptadas en respuesta a la crisis energética provocada por la invasión de Ucrania, que "seguirán actuando como un soporte de la actividad en lo que resta del año". 

Más inflación en 2024 

Estas medidas se retirarán a finales del año en curso, por lo que se verá afectada la previsión de crecimiento para 2024, que baja 0,4 puntos porcentuales, hasta el 1,8%, y también la inflación, que aumenta siete décimas, hasta el 4,3%. 

El incremento de la inflación tanto para 2023 como para 2024 se justifica por el repunte del petróleo, un factor al que en 2024 se suma el efecto de la retirada de las medidas especiales como la eliminación o reducción del IVA en algunos alimentos y la subvención al transporte público. 

Todo ello en un contexto en el que la inflación subyacente (sin energía ni alimentos no elaborados) seguirá elevada en 2023 (4,1%) y se desacelerará en 2024 al 2,3%. 

La previsión de inflación para 2025 se mantiene sin cambios en el 1,8%, año en el que la subyacente se prevé que se modere al 1,7%. 

La inflación de los alimentos presentará "un perfil descendente en los próximos trimestres" por el descenso de los costes de algunos insumos productivos, como la energía y los fertilizantes, pero esta moderación se verá limitada "por el impacto negativo" de las condiciones meteorológicas sobre la producción de determinados bienes agrícolas en algunas áreas geográficas. 

La economía muestra "debilitamiento"

La previsión de crecimiento económico para el año en curso sigue estando por encima del 2,1% que prevé el Gobierno, aunque la economía "ha dado muestras de debilitamiento en los meses de verano", periodo para el que el Banco de España calcula un avance trimestral del PIB del 0,3%, una décima menos que el trimestre previo. 

Aunque mantiene el crecimiento esperado en el 2,3% para 2023, cambia el patrón de crecimiento, de forma que la demanda nacional (consumo e inversión) pasa a tener un mayor peso, con una aportación de 1,2 puntos porcentuales, mientras que disminuye la contribución de la demanda externa (exportaciones e importaciones) a 1,1 puntos. 

Se prevé que el consumo de las familias avance un 0,7% en el conjunto del año, medio punto más respecto a sus anteriores proyecciones, y el público un 1,4% (ocho décimas más), mientras que la inversión pasaría del 1,7% al 3,1%, 1,4 puntos porcentuales más. 

Por el contrario, se reduce significativamente el incremento esperado para las exportaciones, que sería del 4% en lugar del 7,1% de las proyecciones anteriores. 

El empleo pierde dinamismo

La previsión de crecimiento del empleo medido en horas para este año baja cuatro décimas, al 1,3%, en un contexto de pérdida de dinamismo del mercado laboral, mientras que la tasa de paro estimada mejora dos décimas en 2023 (12%) y sin cambios en los dos años siguientes (11,5% en 2024 y 11,3% en 2025). 

Respecto al déficit público, bajará al 3,7% del PIB en 2023, al 3,4% en 2024 y al 4,1% del PIB en 2025, mientras que la deuda pública se reducirá este año al 108,8% del PIB, en 2024 al 106,9% y en 2025 al 107,9%. 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios