Economía

El Gobierno prevé que el ingreso mínimo llegue a 550.000 hogares este año

  • Pese a que solo han sido aprobadas 90.000 solicitudes, el Ejecutivo anticipa que el refuerzo de personal para tramitaciones multiplicará por cinco los perceptores en unos pocos meses

José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, en una comparecencia en el Congreso José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, en una comparecencia en el Congreso

José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, en una comparecencia en el Congreso / Juan Carlos Hidalgo / Efe

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, Jose Luis Escrivá, aseguró este miércoles que confía en que unos 550.000 hogares estén percibiendo el ingreso mínimo vital (IMV) a finales de este año o principios del que viene, unos 300.000 por debajo del objetivo inicialmente planteado de 850.000

Durante su intervención ante la comisión de Trabajo, Inclusión, Seguridad Social y Migraciones del Congreso de los Diputados, el ministro aseguró que la tramitación del IMV ha estado “por encima de sus expectativas”, con casi un millón de solicitudes en tres meses.

La tramitación de esta prestación ha sido abordada por una Seguridad Social mermada, con oficinas cerradas o poco personal por la pandemia del covid-19 y que también debía hacer frente a otras prestaciones, afirmó.

Por ello, el ministro ha explicado que han llevado a cabo incorporaciones, con 600 plazas nuevas a finales de junio, a las que se suman 1.000 interinos más que se dedicarán en gran medida a la tramitación del IMV, así como otros 600 trabajadores de la empresa pública Tragsa.

Si se cumplen las previsiones faltarían 350.000 percetores para llegar al objetivo

También se han realizado modificaciones y ajustes, con el objetivo de agilizar la tramitación de los expedientes y eliminar los “cuellos de botella” que ralentizaban las concesiones. Hasta septiembre, detalló el ministro, la Seguridad Social había procesado 320.000 solicitudes, de las cuales 91.000 fueron aprobadas, 86.000 denegadas y 142.000 pendientes de subsanación, es decir, “algo más de un tercio de todo lo que nos ha llegado”.

Con los cambios efectuados, Escrivá prevé en que en octubre hayan tramitado casi un 40% de los expedientes, con lo que se pasaría a 135.000 IMV concedidos, “y un salto mayor en noviembre con el 50% de expedientes tramitados y cerca de los más de 200.000 IMV abonados”. “Más allá de noviembre, la tramitación de solicitudes se va a ir acelerando”, ha añadido el ministro, de forma que entre finales de 2020, principios de 2021 unos 550.000 hogares ya lo estén percibiendo.

“Lo lógico es que estemos con, al menos, un 50% –de las solicitudes recibidas– aprobadas y 50% denegadas”, algo que ha atribuido al no cumplimiento de requisitos de distinta naturaleza, en muchas ocasiones de renta y patrimonio. La Seguridad Social abordará una segunda fase en la concesión del IMV a partir de enero, cuando se quiere establecer nuevos canales con ayuntamientos, entidades sociales y ONG para poder “acercarse y detectar a más posibles beneficiarios”, dijo. Ahí podrían entrar esos 300.000 hogares a los que no se habría podido llegar en esta primera fase.

Ante las críticas de algunos diputados de la oposición sobre los problemas de gestión del IMV y la falta de coordinación, Escrivá, visiblemente molesto, pidió que las críticas se hagan basada en datos y no en especulaciones. “No me interrumpan porque ahora van a oír mis datos”, espetó.

Sobre las pensiones, Escrivá reiteró que el impacto de la pandemia “no altera el diagnóstico” de la situación del sistema, pero sí hace aún más urgente dar certidumbres a los pensionistas. “No hay mejor momento que éste para cerrar el consenso del Pacto de Toledo”, pidió Escrivá, que señaló que se están “acelerando los trabajos” para cerrar el acuerdo que garantice la suficiencia y sostenibilidad del sistema de pensiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios