Acto oficial en Puerto Real

Navantia entrega a Iberdrola una subestación eléctrica de 4.000 toneladas

  • La inmensa estructura está destinada a un gran parque eólico ubicado en aguas británicas.

Susana Díaz, flanqueada por los presidentes de Navantia e Iberdrola en la entrega de la subestación. Susana Díaz, flanqueada por los presidentes de Navantia e Iberdrola en la entrega de la subestación.

Susana Díaz, flanqueada por los presidentes de Navantia e Iberdrola en la entrega de la subestación. / Fito Carreto (Puerto Real)

Fue Susana Díaz. Aunque probablemente todos los presentes ayer en el astillero de Puerto Real tenían en su cabeza esa idea, fue la presidenta de la Junta la que lanzó el guante. "Ignacio –dirigiéndose al presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán–, si hubo una Andalucía I y hoy entregamos la Andalucía II, que haya una Andalucía tres, cuatro y cinco. En esta tierra estamos preparados para hacerlo". Aplauso cerrado.

La presidenta hizo gala así de sus reflejos tras el discurso del máximo mandatario de la compañía energética, que justo antes había hecho alusión a la consecución por parte de Iberdrola de nuevos parques eólicos marinos en EEUU, Alemania y Francia.

Todo ocurrió durante el acto oficial de entrega, por parte de Navantia, de la subestación eléctrica Andalucía II para el complejo eólico East Anglia One, que Iberdrola levanta en aguas británicas. La inmensa estructura de 4.000 toneladas se ha fabricado en Puerto Real en tiempo récord: poco más de 15 meses, y ha requerido de una inversión de 63 millones de euros.

Más allá de la petición de Susana Díaz, el resto de su discurso, al igual que el del presidente de Iberdrola y el de Navantia, Esteban García Vilasánchez, tuvieron varios nexos comunes. El primero, la capacidad del astillero para hacer frente a retos como el de las dos subestaciones (la Andalucía I fue el corazón del parque Wikinger), lo que ha supuesto de facto la transformación de un astillero en el que se han construido barcos durante dos siglos, en unas instalaciones capaces de evolucionar y adaptarse tecnológicamente. "Hoy me satisface ver que detrás de la subestación las gradas están llenas", dijo Ignacio Galán, en alusión al "buen momento de carga de trabajo" del astillero.

El máximo responsable de Navantia también dirigió un emocionado mensaje al equipo del astillero encargado de hacer realidad "en tiempo récord y con calidad" el trabajo para Iberdrola.

Instantes previos al corte de la cinta de entrega de la subestación. Instantes previos al corte de la cinta de entrega de la subestación.

Instantes previos al corte de la cinta de entrega de la subestación. / Fito Carreto (Puerto Real)

Finalizados los discursos, la presidenta andaluza, que ejerció como madrina, cortó la cinta que sujetaba la tradicional botella de Sangre y Trabajadero que se partió como es debido contra la estructura metálica. A partir de ahora, la enorme mole y su soporte serán montados en dos barcazas para partir rumbo a su destino. La subestación Andalucía II iniciará su travesía desde Puerto Real a primeros de agosto, de tal forma que podría estar instalada en el parque eólico de Iberdrola en aguas inglesas hacia finales de agosto o principios de septiembre.

Esta subestación marina es el núcleo central del parque eólico, y su función es la de recoger la electricidad producida por los aerogeneradores y transformar la tensión eléctrica de 66 kV a 220 kV. De esta manera, la producción se transmite por el cable marino hasta tierra, minimizando las pérdidas de potencia en su recorrido.

Mayor subestación marina del mundo

Andalucía II es la mayor subestación marina en corriente alterna construida en el mundo para la transmisión de una potencia de 714 MW. Esta potencia requería de una subestación de muy grandes dimensiones, que habría estado fuera de las capacidades de izado de los barcos de instalación del sector, por tanto el mayor reto al que el proyecto se ha enfrentado ha sido el de hacer una estructura que pudiera alojar todo el equipamiento eléctrico necesario para esta potencia y que pesara menos de 4.200 toneladas.

East Anglia One entrará en operación en 2020 y producirá energía limpia para abastecer a cerca de 600.000 hogares londinenses. Las dimensiones del proyecto no tienen precedentes en la industria renovable: el área del parque eólico superará los 300 kilómetros cuadrados, el equivalente a 30.000 campos de fútbol; el cable que llevará toda la energía desde el parque a tierra firme será de 85 kilómetros (distancia entre Madrid y Toledo); la superficie de la subestación será de 1.144 metros cuadrados (el tamaño del estadio Vicente Calderón); las cimentaciones que sustentan los aerogeneradores tendrán un peso de 747 toneladas, el equivalente de seis aviones Boeing; y los aerogeneradores contarán con unas palas de 75 metros de longitud y un diámetro de rotor de 154 metros, sustentados por jackets o cimentaciones de 65,5 metros de longitud, que elevan a 235 metros la longitud total de los aerogeneradores.

La entrega de esta unidad, realizada en los plazos acordados tras 16 meses de trabajo, ha permitido la generación de una media de 450 empleos –en su gran mayoría locales– que, en momentos punta de trabajo, se ha elevado a 600 personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios