Galerías gráficas 📷 ¿Has participado en la Carrera Nocturna? Búscate en nuestras galerías de fotos

Economía

Slim lanza una opa por KPN que pone en riesgo la venta de E-Plus a Telefónica

  • El magnate mexicano, dueño de America Móvil, quiere el 70% del capital del grupo holandés que aún no posee La empresa española dice que su oferta por la filial alemana de KPN es "definitiva"

El multimillonario mexicano Carlos Slim anunció ayer su intención de adquirir la totalidad de las acciones de la empresa de telecomunicaciones holandesa KPN, en una operación que ascendería a 7.200 millones de euros.

El magnate mexicano de las telecomunicaciones, de 73 años y uno de los hombres más ricos del mundo, lanzará a través de su operadora América Móvil una oferta pública de adquisición (OPA) sobre las acciones de KPN que aún no controla. Actualmente, tiene el 29,77% de la compañía holandesa, matriz de la alemana E-Plus. Sin embargo, el empresario quiere asegurarse una participación mayoritaria en la operadora, para lo que ofrece pagar 2,40 euros por acción, según el comunicado difundido ayer.

"Después de más de un año desde su inversión inicial en KPN, América Móvil busca a través de la oferta adquirir una participación mayoritaria en KPN que permita mayor cooperación y coordinación operativa entre las dos compañías, aprovechar posibles alianzas en todas las áreas, e intensificar la ejecución de sinergias en beneficio", indicó América Móvil en la nota.

El precio de compra propuesto por acción refleja una prima del 20% respecto al precio de cierre de las acciones de la holandesa el jueves pasado y de aproximadamente el 35,4% respecto al precio promedio de cierre que registraron durante los últimos 30 días.

No obstante, la mexicana precisa que su oferta estará sujeta a ciertas condiciones, entre las cuales se incluyen que América Móvil detente, directa e indirectamente, más del 50% de las acciones con derecho de voto de KPN; que se obtengan las autorizaciones regulatorias necesarias; que no se anuncien o lleven a cabo ofertas o transacciones que compitan con la oferta y que no haya ocurrido ningún evento material adverso.

Esta compra podría dificultar el acuerdo alcanzado entre la española Telefónica y KPN a finales de julio para comprar la filial alemana del grupo de telecomunicaciones holandés, E-Plus, con el objetivo de liderar el mercado de la telefonía móvil alemana.

Telefónica Deutschland, que realiza la operación a través de su filial alemana O2, anunció que el acuerdo implica un pago a KPN de un total de 5.000 millones de euros, así como un 17,6% de acciones de la compañía resultante de la unión entre O2 y E-Plus. Algunas informaciones apuntan a que la compra podría alcanzar al final unos 8.000 millones.

Sin embargo, Slim se pronunció en contra del acuerdo con Telefónica Deutschland al considerar la oferta demasiado baja y quiere volver a analizar la operación por E-Plus.

La decisión final se tomará en una reunión extraordinaria de los accionistas, que tendrá lugar en las próximas semanas, según informaron desde la empresa holandesa. "América Móvil está evaluando los términos de la operación y tomará una decisión definitiva de cómo ejercer sus derechos de voto al momento de celebrarse la asamblea general extraordinaria de accionistas de KPN", expresó en el comunicado.

Junto con el visto bueno de los accionistas de KPN, la operación de Telefónica y KPN tendrá que recibir el visto bueno también de las autoridades alemanes antimonopolio. El presidente de este organismo alemán, Andreas Mundt, ya comentó a finales de julio que ve la operación de manera bastante crítica y anunció un "análisis muy cuidadoso".

Si la operación llega a buen puerto, Telefónica se convertirá en líder del mercado de telefonía móvil en Alemania en número de clientes, por delante de Deutsche Telekom y Vodafone.

En este contexto, Telefónica aseguró ayer que mantiene su oferta de compra sobre E-Plus en los términos anunciados, por lo que la consideró "definitiva", según indicaron fuentes de la operadora española. El consuelo para esta compañía es que si se rompe la operación, KPN deberá pagar una cláusula penal recíproca de 50 millones en caso de que sus accionistas no aprueben la operación. Además, KPN suscribió otra cláusula indemnizatoria de 40 millones de euros para el caso de que reciba una oferta superior por su filial alemana y la recomiende a sus accionistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios