Economía

Los minoritarios de Abengoa se niegan a firmar la oferta que no salva la matriz

Marcos de Quinto, durante un acto en Sevilla, en octubre de 2016. Marcos de Quinto, durante un acto en Sevilla, en octubre de 2016.

Marcos de Quinto, durante un acto en Sevilla, en octubre de 2016. / José Ángel García

Abengoashares, la plataforma de accionistas minoritarios de Abengoa, no va a firmar la oferta presentada por el Banco Santander y la dirección de la filial Abenewco 1 que preside Gonzalo Urquijo, para compensar a los propietarios a cambio de que se ejecute el rescate firmado el 6 de agosto y no se salve a la matriz del grupo.

El acuerdo, adelantado por este periódico en la madrugada de este martes, fue aceptada por Marcos de Quinto, el candidato para liderar Abengoa si estos propietarios se hicieran con el control del grupo a partir de la junta de accionistas del lunes o martes próximo, y otros negociadores. A los accionistas incluso se les anunció que se firmaría ayer, lo que no ocurrió. De hecho, ahora Abengoashares sólo lo considera un acuerdo de intenciones y el grupo gestor de la plataforma confirmó a este diario anoche que no se va a firmar nada. Y que nadie tiene poderes para hacerlo.

Esta oferta había sido presentada por el Santander, que es el que lidera el pool de bancos acreedores, y Urquijo en nombre de Abenewco 1 a De Quinto y varios miembros del equipo de dirección que habían sido propuestos por los minoritarios para ser alternativa a los gestores destituidos, entre ellos el candidato a secretario, Ignacio Trillo, así como uno de los fundadores de Abengoashares, Antonio Gabriel Gómez Bueno, que se hace apodar Laska en foros de accionistas y en los grupos de la plataforma.

El anuncio de la aceptación de la oferta, hecha en la medianoche de este martes, provocó malestar en muchos accionistas de Abengoa, que no comparten que éste sea el mejor acuerdo posible y creen más adecuado tomar el control del grupo la semana próxima e intentar un plan de rescate alternativo que salve a la matriz.

Los argumentos dados a los accionistas para que acepten son que el grupo Abengoa está en una situación muy deteriorada y que los acreedores amenazan con convertir los bonos que afectan a las filiales intermedias entre Abengoa S.A. y Abenewco 1 –Abenewco 2 y Abenewco 2 bis–, lo que dejaría a la matriz sin patrimonio cuando todavía tiene importantes deudas. Muchos accionistas discuten este argumento, porque a los acreedores, entre ellos los fondos de inversión KKR y Blue Mountain, no les interesa convertirse en propietarios porque perderían la prelación de cobro que tienen sus deudas. Los negociadores han asumido ese discurso del miedo de que si se convierten lo perderán todo. Los accionistas que se oponen ven muy improbable la conversión por parte de los acreedores.

La difusión de los términos de la oferta aceptada por De Quinto fue mal recibida por un numeroso grupo de accionistas de Abengoashares, básicamente porque ni había sido entregada por escrito ni ha sido votada por el total de accionistas de la plataforma. Sí se había votado en el grupo gestor de Abengoashares, integrado por quince personas. En un clima de división, los favorables al acuerdo fueron ocho gestores, frente a siete que se oponen a aceptar la proposición.

El rechazo mayoritario, de más del 55%, a esa oferta hizo que Laska,  uno de los negociadores, modificase su apoyo inicial para firmar de inmediato. También cumplió su compromiso de  entregar a todos los accionistas el documento completo del acuerdo, que confirma en líneas generales la información adelantada por este diario, y confirmó al grupo que no se firmará nada. porque ahora sólo se considera “un acuerdo de intenciones”. También les aseguró que tendrían la oportunidad de votar en su momento.

Y lo que es más importante, Abengoashares reafirmó que esta oferta no es vinculante y, por tanto, sigue con su hoja de ruta de ganar la junta general del próximo lunes o martes. Tener el control del consejo de la matriz  y a partir de ahí tomar decisiones, no sólo sobre la oferta, sino sobre el futuro de Abengoa.

La oferta consiste en convertir las acciones de Abengoa S.A., aunque sólo para quien tenga menos de 150.000 euros al precio de suspensión de las acciones de julio –0,016 euros para los títulos de la clase A y 0,006 para los del tipo B– y no sea accionista institucional, en un instrumento financiero de Abenewco 1 (técnicamente denominado PIV), que cotizará en el BME Growth (el antiguo Mercado Alternativo Bursátil, MAB) en un plazo no mayor de nueve meses.

Ese instrumento, según los términos del documento por Laska al conjunto de accionistas de Abengoashares,  da derecho a sus tenedores a percibir un 12% de la cantidad que supere un umbral de 270 millones en un evento de liquidez de Abenewco 1. Ese evento puede ser una venta o una salida a Bolsa.

En caso de que ese evento de liquidez no se dé en el plazo de tres años, los propietarios de los PIV podrán convertirlas en acciones de Abenewco 1 o en dinero pagado por la empresa, calculado en un 12% del diferencial del valor que KPMG otorgue a Abenewco 1 sobre esos 270 millones. Esa conversión sería obligatoria si transcurren cinco años sin que se produzca el citado evento de liquidez, según la explicación del accionistas fundador de la plataforma.

A cambio, los accionistas renunciarían a controlar el grupo Abengoa, algo que tienen al alcance de la mano en la junta general de accionistas del próximo lunes 21 o martes 22, a la vista de los votos que ya ha recopilado Abengoashares. El acuerdo preve que los minoritarios tengan dos de los tres consejeros de Abengoa S. A. y sólo uno de los seis que tiene Abenewco 1, que sería Virginia Vargas.

Esto implica que Marcos de Quinto se apartaría y no sería quien lideraría la gestión dela filial operativa del grupo Abengoa. La oferta prevé que Gonzalo Urquijo siga presidiendo Abenewco 1 hasta que una junta general renueve todo el consejo.

El acuerdo también prevé que el contrato se publique en la web de Abengoa y en un hecho relevante remitido a la CNMV. Además de un pago de 200.000 euros para cubrir las cuotas que han pagado los accionistas para sustentar el funcionamiento de Abengoashares, con lo que se recuperaría el dinero invertido en ese fin.

Además, el acuerdo exige que se ejecute antes del 31 de diciembre el rescate firmado en agosto con un grupo de acreedores, lo que supondrá en la práctica que no se salve la matriz, que está en preconcurso, debe al menos 153 millones a proveedores y es el sujeto pasivo de la sanción de EEUU al grupo Abengoa.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios