16º aniversario de la detención del autor del videojuego

Matanza Cofrade: el videojuego que desató la polémica

Imagen del videojuego Matanza Cofrade Imagen del videojuego Matanza Cofrade

Imagen del videojuego Matanza Cofrade

El 26 de noviembre de 2002 la Guardia Civil detuvo a un informático utrerano, presunto responsable de delito contra la libertad de conciencia y contra los sentimientos religiosos por diseñar 'Matanza cofrade' un videojuego en el que el protagonista tenía como misión disparar a cofrades de diversa índole.

En dicho videojuego, que fue colgado en Internet, aparecían en el fondo de la pantalla diferentes imágenes de la Semana Santa. Dichas imágenes pertenecían a hermandades como El Gran Poder, la Esperanza Macarena o el Cristo de la Salud de San Bernardo.

Entre las distintas modalidades del videojuego estaban 'La cofradía de las tinieblas', 'La reina de los condenados' y 'El hereje'.

En el videojuego, 'Matanza cofrade', aparecía una referencia a un grupo de música sevillano, Narco: “Las hordas cofrades se han tragado tu alma. Consigue la versión completa con el nuevo LP de Narco, Registro de penados y rebeldes”.

Denuncia de las cofradías

La detención del informático se produjo por una demanda que interpusieron las hermandades del Gran Poder y la Esperanza Macarena.

En dicha denuncia se expresaba que existía un videojuego publicitado en la red, de forma gratuita, que ofrecía imágenes ofensivas de todo tipo del mundo cofrade sevillano.

Tras varios días de investigación la Guardia Civil encontró la página web, para posteriormente solicitar a la autoridad judicial su clausura cautelar. Poco después vino la detención del acusado, al que se le intervino material informático relevante.

Al videojuego, que además de atentar presuntamente contra la libertad de conciencia y contra los sentimientos religiosos, también podía achacársele la infricción de la Ley de Marcas, ya que las imágenes del Gran Poder y la Esperanza Macarena son marcas registradas.

Poco después, tanto el grupo de música Narco como el informático utrerano pidieron disculpas ya que, según ellos, su intención no había sido la de ofender a nadie. Aun así, se retiraron del mercado 5.000 discos de Narco y todos los miembros del grupo tuvieron que declarar ante la Guardia Civil. En cualquier caso solo fue imputado el informático, quien fue absuelto de los cargos por la jueza.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios