El Fiscal

Dejen los consejos de cofradías de jugar a los pasitos

  • En Huelva inventan una Semana Santa para 2021 y en Sevilla se declaran ‘insolventes’ para decidir sobre la suspensión

La plaza de la Campana abarrotada de público en Semana Santa La plaza de la Campana abarrotada de público en Semana Santa

La plaza de la Campana abarrotada de público en Semana Santa / M. G. (Sevilla)

NO tienen remedio. La clase dirigente cofradiera (cada vez con menos clase y con menos capacidad para dirigir nada) se ha mimetizado con la política. El nivel es bajísimo en toda Andalucía. Esta semana hemos asistido a episodios lamentables. Lo siento, aquí no estamos para ser acreedores a premios, pregones, meditaciones y otros micro-reconocimientos de la sociedad del bienestar en clave local. Aquí estamos y estaremos siempre para que, por ejemplo, se devuelvan los cuatro millones de euros de la carrera oficial cuando no ha habido Semana Santa. Y que si usted quiere donarlos al Consejo pueda hacerlo con toda libertad, pero que le dejen elegir. Aquí estamos y estaremos siempre también para exigir un nivel y defender un criterio. Sin complejos y con claridad. Por eso no entenderemos nunca que el presidente de las cofradías en Huelva, el sevillano Antonio González, se haya puesto a elucubrar con sacar pasos a la calle en 2021. Propone la realización de test a los costaleros y que no haya más que un relevo. Oiga, no. Dejemos los experimentos. No banalicemos más. No es necesario.

Si uno tiene un hijo feo lo quiere igual, pero no lo presenta a un concurso de belleza. Si hay una pandemia, miles de muertos, un horizonte marcado por la incertidumbre y uno ama la Semana Santa, como estoy seguro de que la ama el señor González, no se pone a inventar. No, no me diga que todo tiene solución. No me venda el creceplo, ni la máquina de pelar cebolla sin provocar lágrimas. Con viento no hay toros, con lluvia no hay pasos. Y con pandemia no hay corridas ni Semana Santa.

A uno le provoca cierto sonrojo oír que puede haber un relevo de costaleros hasta la Catedral y otro para el recorrido de vuelta. ¿Y el cuerpo de nazarenos? ¿Y el público? ¿Acaso, como nos tememos, se trata de mover los pasitos al precio que sea? Oiga, no. Déjelo. No hace falta que se rían de nosotros más de la cuenta quienes nos tienen en el punto de mira los días pares y los impares.

Hace tiempo que advertimos de la importancia de no hacer el indio. Y hemos empezado a hacerlo. ¿Y qué me dicen del presidente del Consejo de Cofradías de Sevilla? Ha declarado a un medio de comunicación de Málaga que serán las autoridades civiles y eclesiásticas las que decidan sobre la próxima Semana Santa. ¿Y usted qué pinta entonces, don Francisco? ¿Acaso es un mero florero? ¿Carece de opinión al respecto como representante legítimo de decenas de cofradías? Esto es un no parar de despropósitos. ¿Entonces que pintaba Vélez en el despacho del alcalde la pasada cuaresma en la reunión en la que se suspendió la Semana Santa? Hubiera bastado la presencia de Juan Espadas y don Juan José Asenjo, ¿no?. 

Ahora me pongo, ahora me quito. Huy, huy, huy... que no es perro ni es lobo. Es mixtolobo. Tanto incienso me confunde. Y todo eso dicho en... Málaga. Mire usted por dónde, hay que reconocer que Vélez está en la máxima tendencia, porque en Andalucía todo lo que está de moda tiene su origen en la Costa del Sol.

Desde esta página sólo podemos elevar el enésimo ruego. Dejen de intentar jugar a los pasos, al igual que se lo hemos pedido a los políticos del PP y del PSOE. Es grave que desde entidades eclesiásticas que agrupan a las cofradías se enfoque el debate hacia fórmulas cuando menos ridículas. No es preciso forzar nada. Tómense un pavía de bacalao.

Es el momento de centrarlo todo en las labores asistenciales. De mantener los cultos internos en la medida de lo posible. De buscar recursos económicos en casa, como hicieron nuestros antepasados. Las cofradías han superado ya muchos momentos adversos. Pero tengamos un respeto por lo que más queremos.

Lamento

El de las hermandades de gloria y sacramentales que hubieran deseado asistir al acto del centenario de la agrupación malagueña en el teatro Lope de Vega. Alguien no tuvo tacto al advertir que también son hermandades.

Soledad de San Lorenzo

Tras la renuncia de Ignacio Valduérteles como hermano mayor de la Soledad de San Lorenzo, la autoridad eclesiástica, con fecha 14 de octubre, ha confirmado a José Joaquín León como hermano mayor, ya que ocupaba el cargo de teniente de hermano mayor. También ha confirmado que está vigente la prórroga para la junta de gobierno hasta junio de 2021, fecha en la que se celebrará el cabildo de elecciones. El jueves 15 tuvo lugar un cabildo de cuentas de la hermandad (era el aplazado de junio) en el salón del convento de Santa Rosalía, que se celebró con plena normalidad. Se informó de estos asuntos en el apartado de ruegos y preguntas. Los hermanos que intervinieron mostraron una gran voluntad de consenso, entre ellos anteriores hermanos mayores, así como un apoyo claro a la actual junta de gobierno en su compromiso expreso para que no haya problemas ni divergencias en la vida de hermandad. Se da, pues, por zanjado el asunto y la hermandad debe gozar de plena normalidad en los próximos meses.

Muy alerta

Así estarán las organizaciones de consumidores en casa de que se abra el período de renovación de sillas y palcos y se incluya una cláusula de no devolución del dinero en caso de suspensión de las procesiones por la fuerza mayor de la pandemia. No se consentirá ni un retroceso en materia de derechos de los abonados de acuerdo con la legislación vigente. 

El pertiguero

Primer golpe. La Hermandad de la Redención ha recibido el agradecimiento de la Casa Real por su testimonio de apoyo a la Corona de España. Hay que recordar que Felipe VI presenció el paso de esta cofradía desde el palquillo de la Campana. Segundo golpe. El próximo año será proclive a las novedades editoriales a falta de Semana Santa. Tercer golpe. “Montar pasos es atraer público, sobre todo en el caso de hermandades con devociones muy populares. Estamos casi en las mismas”. Y ciriales arriba. El parón puede tener efectos positivos...

El Lagarto de la Catedral: "Sí, Fiscal. Te lo han contado bien. El empresario procedente de Mónaco llegó a Sevilla en vuelo privado. Se entrevistó con tu alcalde y con tu arzobispo. Se interesó por la situación de algunos conventos donde abrir hospederías y por algunos edificios del barrio de Santa Cruz. Todo muy embrionario"