El Fiscal

¡Se puede rezar sin necesidad de silla en la carrera oficial!

  • La resolución del Tribunal Económico tumba los argumentos de quienes ven en el pago de los asientos un donativo o una ayuda social

Extracto de la resolución del Tribunal Económico-Administrativo Extracto de la resolución del Tribunal Económico-Administrativo

Extracto de la resolución del Tribunal Económico-Administrativo / M. G. (Sevilla)

El pasado domingo trascendió por fin la resolución del Tribunal Económico y Administrativo de 2002 que el Consejo de Cofradías siempre ha ocultado, especialmente en los últimos meses. No ha interesado luchar contra Hacienda para evitarle a los abonados el pago del 21% del IVA. ¿Por qué? Porque pagando los sufridos abonados, el Consejo hace caja al poder deducirse el IVA soportado. ¡Ay, que se ha visto la jugada! Pero eso ya lo contamos el pasado fin de semana. Hoy conviene destacar algunas de las reflexiones que hace el tribunal en esa misma resolución. Deja por los suelos los argumentos buenistas sobre que el pago de las sillas es un donativo, o que las sillas son para rezar y otras monsergas que hemos sufrido en los últimos días en Sevilla, que rima con Comillas. Algún día hablaremos de la conexión de Sevilla con Comillas. Que es muchísimo más interesante que la de Sevilla con Murcia, de donde partió la consulta a la que, ¡oh extraño interés!, se plegó rápidamente el Consejo para ser fiel vasallo de Hacienda. ¡Y tanto que le interesaba hacerlo, como reconocen hoy en privado varios ex presidentes, ex consejeros de la institución y abogados fiscalistas muy cofrades!.

El tribunal precisa que la actividad sujeta a tributación no es la Semana Santa, sino la explotación de sillas y palcos. Se trata de un servicio que se ofrece en exclusiva a los usuarios. No se admite que el alquiler de los asientos para contemplar las procesiones “sea una colecta o limosna que el Consejo recaba de los fieles”. ¡Primer torpedo para el sector místico! ¡Por allí va, cuidado! Y la misma resolución desciende a precisar, siempre en el el desarrollo de los fundamentos de derecho, que el servicio que presta el Consejo: “Asiento garantizado para ver todas las cofradías frente a las caminatas, plantones, bullas y empujones que comporta asistir a los desfiles procesionales fuera de la carrera oficial. A cambio de ello -continúa- ha de satisfacerse un precio asignado a cada silla o palco, variable en función de su mejor o peor posición”. Al tribunal le importa poco que el dinero vaya a fines sociales, eso no varía la relación jurídica entre la institución y el abonado. Para eximir del IVA la clave es el carácter social de los consejos de hermandades. No hay otra causa. Pero no negarán el interés de las apreciaciones de este tribunal, que ya en 2002 dejó claro qué es y en qué consiste el negocio de los asientos.

La carrera oficial es un lujo, una suerte o una mera comodidad que se pueden permitir unos miles de abonados. Que se paga con antelación y que sufre constantes subidas de precios. Usted puede rezar en la silla de la Avenida, claro que sí, pero también en la bulla de Rioja o en la estrechez de Cuna. No hace falta tener silla para elevar plegarias. Eviten la demagogia. Hasta se puede orar ante un azulejo o ante la foto de un cristo que lleva en la cartera. Incluso se reza mentalmente sin más rodeos.

La dejadez del Consejo para luchar el asunto del IVA y librar del 21% a los abonados, así como las modificaciones del reglamento ocultas y tendentes de forma sorprendente a poner a la entidad en disposición de pagarlo, empiezan ya a ser muy, pero que muy sospechosas. Todo cuadra. No hay campaña de imagen que lave lo que aquí se ha cocido. No hay testimonios de famosos que limpien una gestión que emergerá mucho más con el paso del tiempo. Pueden tratar de confundir recabando datos de la labor de las hermandades durante la pandemia. ¡No son las cofradías, es el Consejo! No se envuelvan en la bandera común, porque están claros los responsables. Habrá más chicotás. Todo acaba saliendo. Siempre.

¿Cuánto gana el Consejo?

El IVA soportado y, por lo tanto, deducible a partir de 2021 puede ascender aproximadamente a 25 millones de las antiguas pesetas. El Consejo sabía que no sólo no perdería nada al cobrar el IVA, sino que ganaría dinero. Pero la pandemia se ha producido en el peor momento. En el más inoportuno para los pitagorines y leguleyos de San Gregorio. Seguramente si hubieran optado por la devolución de las localidades de forma rápida y clara, el asunto del IVA hubiera quedado mediáticamente orillado. Pero si se fijan, un asunto llevó al otro. Y lo que vendrá...

Oído

“No me puedo explicar cómo se ha llegado a esta situación. Para empezar hay una nefasta política de comunicación. Después, veo que vamos a llegar a la asamblea del Alcázar sabiendo ya hasta el número del préstamo, el confirming ese que avanzaste el domingo. Recuerda, como anécdota, que hasta en la entidad bancaria hay alguna directiva molesta por la reacción que tuvieron algunos del Consejo cuando les propuso hacer algo con motivo del 8-M. En mi etapa ya me plantearon hacer caja cobrando el IVA a los abonados, pero me negué en rotundo, pese a que me insistieron en que eso supondría más y más dinero para las cofradías”.

La Macarena

La Hermandad de la Macarena llevó una corona de flores a la tumba de José Gómez Ortega, personaje sin el que no se entiende la historia de la cofradía en el siglo XX. Muy bien por parte de la junta de gobierno que preside José Antonio Fernández Cabrero. Otros prefirieron rendir tributo al rey de los toreros en los restos de su plaza Monumental de San Bernardo. Joselito ya es oficialmente patrimonio inmaterial de la corporación a la que estuvo consagrado a lo largo de su vida.

Qué queja más rara

El Colegio de Enfermería se ha quejado de que la Macarena rindiera tributo a todos los sanitarios colocándole a la Virgen de la Esperanza la medalla del Colegio de Médicos de Sevilla. La entidad refiere que esa distinción representa exclusivamente a los galenos, no al colectivo de los enfermeros. Quizás en este caso, blanco e inocente, lo que cuenta por encima de todo es la intención, ¿no? Tampoco es para ponerse a pedir rectificaciones de ese tipo en un comunicado público. Estamos seguros de que nadie duda de que la intención de la hermandad al colocarle a la Virgen la medalla era y es la de honrar a médicos, enfermeros, celadores y todos los componentes de los servicios sanitarios que se la siguen jugando por nosotros. La cosa suena a pique entre gremios que ahora, precisamente ahora, resulta improcedente.

Adiós a un capataz

Se nos fue Juan Reina, el capataz de Jesús Nazareno. El del estilo sobrio y elegante como el del también desaparecido Antonio de León. Reina fue, además, hermano mayor de la Misión. Siempre recordaremos sus tertulias los Domingos de Resurrección en el atrio de San Antonio Abad, las confesiones en los corrillos con Eduardo Recio o Juan Dávila. Se marcha en silencio. Era un capataz con elegancia personal que demostró ser un verdadero nazareno todos los días del año, sobre todo por cómo abrazó la cruz en tiempos de adversidades.

El Lagarto de la Catedral: "Querido Fiscal, las parroquias las están pasando canutas. Las cofradías hacen lo que pueden, pero tienen que pagar a sus empleados, vigilantes y a los propios curas. La web de la Conferencia Episcopal presenta una vía cómoda para hacer donaciones a cualquier parroquia de España"

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios