Paula Cifuentes | Escritora "Isabel II vivió sin ninguna educación afectiva ni lectiva"

  • Acaba de publicar 'María Cristina, reina gobernadora', la biografía de la última esposa de Fernando VII y madre de Isabel II, marcada por una infinita ambición por hacer negocios desde su privilegiada posición

La escritora Paula Cifuentes La escritora Paula Cifuentes

La escritora Paula Cifuentes / Rita Puig-Serra

Paula Cifuentes es licenciada en Derecho por la Universidad Complutense y la Soborna y acaba de publicar con Ariel María Cristina, reina gobernadora sobre la última mujer de Fernando VII que tuvo una longeva vida de intereses y negocios montados en torno a su privilegiada situación en la Corte. Cifuentes es autora también de Tiempo de bastardos, con la que fue finalista del Premio de Novela Histórica Alfonso X El Sabio. Es autora de libros de cuentos y profesora de escritura creativa.

–Acaba de publicar la biografía sobre la madre de Isabel II. En sus páginas se constata que el poder perjudica seriamente el sentido común.
–Pues sí, porque hace falta mucha integridad personal para estar al margen de camarillas y negocios que originan un poder como el de  ser madre de la reina.
–¿Se encuentra en María Cristina el origen de muchos de los males que han aquejado a la dinastía de los Borbones?
–Es el origen. Es el producto de cuando se comienzan a armar negocios personales aprovechando  una situación de privilegio.
–¿Y se daba antes de Fernando VII?
–Entonces no necesitaban esos negocios. La monarquía era absoluta y podían disponer de todo. No existía un proceso de industrialización que permite controlar determinadas producciones. Existían pleitesías, señoríos. Cuando la nobleza pierde el poder y entra con fuerza la burguesía los reyes no sólo están a salvo del afán por la riqueza sino que entran de lleno en esos intereses.
–¿Era una mujer odiada aunque era una excelente relaciones públicas?
–Más que ella era odiada por su segundo marido, Agustín Fernando Muñoz y Sánchez. Ella tenía una posición privilegiada y se granjearon enemistades no tanto por el carácter sino porque odiaban que tuvieran tanta información privilegiada.

"Los negros que pasaban por Fernando Poo se nacionalizaban españoles. Mandábamos a Cuba españoles y no esclavos"

–Aquellos errores los han repetido sus sucesores.
–Una y otra vez. En todas las familias se repiten los errores.  Ella venía de una rama de los Borbones, los Borbón-Dos Sicilias, que por miedo al exilio hizo que tendieran a la  acumulación. María Cristina controla el negocio de caña de azúcar en Cuba y el  dinero se blanqueaba en el Reino Unido, con los Rotschild.  El azúcar era estratégico para la energía de los ejércitos y era laborioso de cultivar.
La reina María Cristina Borbón-Dos Sicilias La reina María Cristina Borbón-Dos Sicilias

La reina María Cristina Borbón-Dos Sicilias

–No falta de nada frente a la actualidad en este folletín. En Cuba tenía España esclavos de tapadillo...
–Sí, los negros que pasaban por Fernando Poo se nacionalizaban españoles. Mandábamos a Cuba españoles y no esclavos, aunque trabajaran en condiciones de esclavitud. Algo más suaves, con algunos derechos. Inglaterra para prestar su apoyo a María Cristina exigió que en España se aboliera la esclavitud. La consorte de Fernando VII llegó a tener tierras que iban desde Cuenca hasta Suiza. Controlaba el mercado del tabaco en Filipinas y el de la sal con las salinas reales. El posterior matrimonio se hizo rico con el ferrocarril, controlando las salidas al mar de todas las materias primas. Al final se les echó de España. El segundo marido incluso quería hacer navegable el Ebro.
–¿Qué opinión le merecen las hijas, Isabel II y María Fernanda?
–Eran dos pobres desgraciadas. Isabel me da una pena enorme. Necesitaba afecto. Isabel II vivió sin educación afectiva ni lectiva.  Ella decía que sólo quería que la mandaran bien. Era una joven incapaz. Estar en manos de su madre, un error. Ascendió al trono como preadolescente con graves carencias educativas. A  todos les interesaba que fuera tonta.
–¿Al menos era una ventaja contar con los liberales  como apoyo?
–Tenía el apoyo de los liberales  moderados, pero no de los progresistas.
–Y los conservadores estaban con los carlistas.
–No ha cambiado mucho España. Don Carlos  consigue apoyos ante el motín de Riego y su influencia parte así desde Andalucía. Carlos era más interesante. Se gesta el partido carlista: la rectitud, los principios claros. Garantiza los fueros en las regiones más tradicionalistas.
Paula Cifuentes Paula Cifuentes

Paula Cifuentes / Rita Puig-Serra

–¿No había gobernantes que buscaran la concordia frente al conflicto entre las dos Españas?
–Existía una amalgama de resentimientos. La Inquisición funcionaba bien en nuestro país por el odio al vecino. En el  afán por diferenciarnos se produjo ese caldo de cultivo de enfentamientos.
–¿Por qué prendió el carlismo en el Norte?
–El carlismo le ofrecía a Cataluña nuevos mercados y componendas. El enfrentamiento se agudizaba entre los cinco partidos que había. Más paralelismos con el presente no puede haber.
–¿Era imposible modernizar España en esas circunstancias?
–España es un país muy tradicional, nos cuesta hacer cambios. Los profesores de Derecho en Francia me destacaban la labor legislativa que se hacía en España, aunque en la sociedad pesa más la tradición.
–¿Es difícil sentirse de un país con tendencia autodestructiva?
–Nos sentimos orgullosos de ser españoles,  pero nos cuesta defenderlo.
–¿Nos cuesta apartarnos con calma de nuestra historia?
–Nos inculcaron una historia negra y no podemos estar siempre tirándonos la Historia a la cara.
–¿Aún podríamos sacar alguna lección de aquella época de guerras civiles?

–La lección más evidente es lo fácil que se pueden coger las armas. Yo vivo en Barcelona y tengo presente que en Bosnia el día antes de la guerra la gente iba a los McDonalds. El ambiente ahora está muy caldeado. También pensábamos que estabámos preparados para una pandemia y el día antes del confinamiento nos íbamos al bar. Sería cuestión de remar todos a favor, los rencores se larvan y no ayudan.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios