Léa Vicens | Rejoneadora "La maldad y la falsedad son más peligrosas que las embestidas del toro"

Léa Vicens. Léa Vicens.

Léa Vicens. / Javier Blasco / Efe

De cría amaba a los caballos y con la mayoría de edad empezó a interesarse por el toro, una relación convertida en idilio para Léa Vicens (Nimes, 1985), la rejoneadora que ha liderado el escalafón las tres últimas temporadas en España. Llegó a La Puebla delRío (Sevilla), a casa de los Peralta, para aprender el oficio y vaya si se le dio bien. Ahora se ha mudado a Hinojos Huelva), "a una finca que es un zoológico, con toros, vacas, caballos, cochinos, gallinas...". Allí organiza visitas para turistas, que la pueden ver entrenar e incluso dar un paseo con ella por el coto de Doñana.

–¿Qué pasa por la cabeza a una niña de Nimes para ser rejoneadora?

–No quería ser rejoneadora sino veterinaria. Ese deseo llegó mucho más tarde, con unos 18 años empecé a interesarme por esto.

–Castella irrumpió en las primeras plazas del escalafón de matadores, Simón Casas es el empresario más relevante de hoy y usted se sale como rejoneadora. La tauromaquia es la Fiesta Nacional... ¿de Francia?

–No es la Fiesta Nacional de Francia, pero en mi país es mucho más original pertenecer a la élite del mundo del toro porque hay muchas menos zonas de tauromaquia que aquí. Los franceses quizás destacan por eso, porque lo valen. Castella es una gran figura del toreo y Casas ha logrado lo que nadie ha sido capaz de lograr y es uno de los mejores empresarios de este mundo.

–En el escudo de Occitania, su región, figuran las cuatro barras de la senyera. ¿Es usted la principal figura del toreo de Cataluña?

–No, no podemos decir eso porque la Francia de donde yo vengo no es Cataluña, yo vengo del sureste.

–Conchita Cintrón, Amina Assís, María Sara, usted. ¿El rejoneo no les va a las toreras españolas?

–Seguro que llegará el momento de que una española triunfe, que no pierdan la esperanza las niñas que sueñan con esto. España ama al toro y al caballo.

–Abrió la Puerta Grande de Madrid, pero la del Príncipe está cerrada con siete llaves...

–Madrid es una plaza muy exigente y el triunfo del año pasado fue tan histórico que para mí se quedaría seguramente como el recuerdo más bonito que tengo en una plaza. Y la del Príncipe forma parte de mis sueños y de mis objetivos, he tenido grandes actuaciones y no todo son orejas, pero estoy convencida que este día llegará.

–El virus también ha paralizado el mundo del toro. ¿Cuántos de sus caballos han sufrido un ERTE?

–Pues ninguno, porque esta gente no entiende de parones. Los caballos deben montarse cada día, comer cada día, cuidarse cada día... Ellos no saben si está el mundo parado o no.

–Primera en el escalafón del toreo a caballo los tres últimos años y una de las mujeres más importantes de la historia de la tauromaquia. ¿La veremos en una manifestación del 8-M?

–Me voy a tener que meter un baño con esta pregunta.

–¿Por qué?

–Porque me mojo. A mí no me van a ver en una manifestación del 8-M porque no comparto la ideologización del feminismo militante. Defiendo a las mujeres y la igualdad, por supuesto, pero no estoy a favor de estas manifestaciones politizadas.

"No me verán en una manifestación del 8-M porque no comparto la ideologización del feminismo militante"

–Dice que es amenazada de muerte a diario. ¿Asustan más las personas que los toros?

–Sí, la maldad y la falsedad humanas son mucho más peligrosas que las embestidas de un toro.

–Licenciada en Biología, ¿comprenderán los animalistas algún día que los toreros son amantes de los animales?

–Mire, no creo que lo puedan comprender, pero espero que lo puedan respetar algún día.

–¿No serían mejores interlocutores el ministro Ábalos, hijo de torero, y la vicepresidenta Calvo, aficionada, que el titular de Cultura, Rodríguez Uribes?

–No hay que juzgar tan pronto a las personas y menos a los políticos. Estoy esperando porque creo que el ministro de Cultura va a hacer lo que dice la ley y espero que incluya al toro dentro de la cultura en general. Hay que esperar.

–Más Madrid llevaba en su programa una tauromaquia sin sangre ni muerte. ¿Merece un rejón Errejón?

–La posición de Más Madrid es antitaurina, no me gustaría darle más publicidad. Me gustaría hablar más de la grandeza de la Fiesta, que ha llegado hasta aquí porque el público va en masa a ver los espectáculos de toros, el segundo más seguido de nuestro país.

–Videoclip con Bertín Osborne, reportaje en Vogue, invitada a conducir en el Jarama... ¿Cuándo la veremos en un reality show?

–Conmigo que no cuenten porque no soy de exhibir mi vida privada.

–Calígula hizo senador a su caballo. ¿Ha pensado en convertir a Gacela en su apoderado?

–No, no, o como el rey de Tailandia, que nombró a su perro primer ministro. A Gacela le haré un monumento muy grande.

–¿Cuántos sevillistas le echaron en cara que un caballo se llamara Bético?

–Buenooo. Cuando salió Bético en Sevilla por primera vez escuché una bronca en el público y pensé que había pasado algo grave. Habían sacado el cartel del nombre del caballo y la mitad del tendido echaba una bronca y la otra aplaudía, y yo asustada ahí enmedio, con un miedo horrible. Sevilla es una ciudad muy pasional.

–¿Cuántos caballos tiene?

–Catorce que podrían torear mañana en las plazas más exigentes perfectamente y cinco potros que están esperando que vuelvan los festejos.

–Si compitiera en la modalidad de doma en unos Juegos, ¿lo haría con Francia o con España?

–Por La Puebla del Río, donde he vivido 14 años y tengo mi corazón, aunque he empezado a admirar los vinos blancos de Hinojos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios