Jesús maraña Director de 'Infolibre'

"Susana me dijo que debíamos ir a un Estado plurinacional"

"Susana me dijo que debíamos ir a un Estado plurinacional" "Susana me dijo que debíamos ir a un Estado plurinacional"

"Susana me dijo que debíamos ir a un Estado plurinacional" / Sara Campos

-En la faja pone que su libro no le va a gustar a nadie, ¿no cree que se agradece un poco de luz entre tanta sombra política?

-Sí, estoy de acuerdo. Precisamente, la visión mayoritaria del debate a tres del PSOE en los medios ha sido muy negativa, y conviene revindicar que debería ser una fortaleza. A mí me encantaría ver, por ejemplo, un debate entre Soraya Sáenz de Santamaría y Dolores de Cospedal así de descarnado. De esta manera se refuerza la democracia, no se debilita, como aparentemente parece.

El PSOE no ha querido correr riesgos que, probablemente, hubieran merecido la pena"

-¿Qué le han parecido los resultados de las primarias del PSOE? Ha habido sorpresa. ¿Hay que revisar el sistema de avales?

-La sorpresa ha sido la contundencia de la victoria de Pedro Sánchez. Que podía ganar ya lo sabíamos. Respecto a los avales, sí creo que sería bueno hacer revisión. La explicación de que Susana Díaz haya obtenido menos votos que avales se debe a los avales colectivos. Sabemos que el 90% de los avales totales, son colectivos, no individuales. ¿Eso qué significa? Que el jefe o jefa de agrupación es el que se hace responsable de recabar los avales y apunta los datos. Por tanto, o bien han recabado avales de militantes que no estaban de acuerdo o, en todo caso, a la hora de votar han cambiado de opinión. No lo decimos los periodistas, lo dijo Patxi López a mitad de la campaña, existen coacciones, presiones. Deberían revisar el sistema.

-¿Cómo le ha sentado este camino de ida y vuelta a Pedro Sánchez?

-Estas primarias le otorgan una segunda oportunidad, le permiten actuar sin hipotecas. Ahora sí que no debe nada al resto de dirigentes del partido, los que en su día le arroparon frente a Madina. Esta vez es la militancia la que le da la segunda oportunidad, puede utilizar su posición para fortalecer su discurso y darle credibilidad, y con ello reforzar a su partido, o puede volver a entrar en contradicciones respecto a lo que la militancia espera de él, y entonces su liderazgo probablemente sea provisional.

-¿Cuando te acorralan por la izquierda y por la derecha? ¿Dónde tienes que posicionarte si no quieres estar al fondo a la izquierda?

-En tus principios. El problema mayor que ha tenido el PSOE es que no ha respondido a los intereses de su electorado. Han elegido males menores, no han querido correr riesgos que probablemente hubieran merecido la pena.

Analizado con perspectiva fue un error grave la sucesión en Rubalcaba, en vez de hacer una renovación generacional, tampoco creo que reaccionaran bien al movimiento del 15-M e interpretan a Podemos como un enemigo que viene a quitar espacio. "Los de Podemos son nuestros hijos", como decían unas señoras en el programa de Évole.

-¿En qué posición se han quedado los barones?

-Complicada. La fractura es muy profunda. Ya estamos viendo que la mayoría de ellos se están ofreciendo, queda esperar a Pedro Sánchez, a ver qué sentido de la unidad tiene, algo que tanto la militancia como el sentido común le reclaman.

-Andalucía ha dicho que prefiere a Díaz...

-Es sin duda una complicación, el PSOE andaluz supone la cuarta parte del PSOE federal, y además es el principal núcleo de poder. Yo creo que Sánchez va a aprovechar la posición debilitada de Susana Díaz tras las primarias. Es la gran derrotada, y el hecho de haber obtenido dentro de Andalucía menos votos que avales la debilita más.

El futuro del PSOE dependerá de la generosidad de quien ha ganado y la humildad de quien ha perdido.

Creo que en las primeras horas Susana se equivocó, fue muy expresiva, ni siquiera mencionó el nombre de Pedro Sánchez, pero luego hemos visto que ha tenido otro tono. Ahora bien, la decisión de adelantar el congreso regional indica que lo que va a intentar es blindarse en Andalucía, su territorio de poder.

-En su libro cuenta que Díaz le dijo que tiene intención de remangarse con el tema del nacionalismo en Cataluña, ¿cómo es que no nos lo contó? Igual hubiera sido positivo.

-En aquella conversación ella está hablando de futuro, me dijo que sabe que tendremos que asumir que Cataluña tiene singularidades, que debíamos ir a un Estado plurinacional, algo que por otro lado he escuchado a la mayoría de los dirigentes socialistas, porque saben que el freno del soberanismo catalán y del independentismo en Euskadi no está en los tribunales. Debe existir una solución política que refleje esas realidades. Ella sabe que su perfil es muy adecuado para este propósito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios