César Calderón | Consultor político "Cada tiempo tiene los líderes que se merece"

El consultor político César Calderón. El consultor político César Calderón.

El consultor político César Calderón.

César Calderón es el fundador de la consultora Redlines y ha dirigido campañas electorales tanto en España como en Argentina, Chile o Venezuela, en donde participó en la victoria de la oposición sobre Maduro en las elecciones de 2015. En España pilotó la campaña con la que el PSOE extremeño de Fernández Vara derrotó contra pronóstico al PP de Monago e Iván Redondo, actual gurú electoral de Pedro Sánchez, una campaña que se sigue poniendo como ejemplo en muchas universidades. Es autor de tres libros y participa con asiduidad en los medios.

-Un referéndum, sí o no, puro binario. ¿Eso es democracia?

-Los referéndums son la herramienta favorita de dictadores. Reducir el debate político a dos opciones y hacer opinar a una ciudadanía poco y mal informada sobre ellas es una canallada que tiene efectos indeseables inmediatos: polariza al país, envenena el debate público y genera una perversa comunión mística entre el líder que lo convoca, normalmente para evadir su responsabilidad, y el pueblo al que se consulta. Es la antesala de la autocracia.

-Más allá de su mensaje, guste o no, Vox ha sabido manejarlo.

-Todos los partidos y movimientos nacionalpopulistas del mundo, desde Trump hasta Vox, desde Le Pen hasta Bolsonaro, son factorías de miedos a granel. Es su negocio. Su estrategia consiste en aprovechar el pánico que sienten algunos ciudadanos a una sociedad cada vez más compleja. El miedo a la globalización, el miedo al diferente, el miedo a perder espacio social en favor de los inmigrantes, el miedo a dejar de ocupar el centro del espacio político... El éxito de Vox es el triunfo del miedo.

-Me malicio que hay ex votantes de Podemos que votaron o votarán a Vox.

-Claro, y también del PSOE, pero según las tablas de transferencia de voto estos trasvases no son relevantes y además están circunscritos territorialmente a zonas industriales deprimidas, pero de donde Vox se nutre de antiguos votantes del PP.

-El gran error de Podemos fue: a) el chalé de galapagar; B) Vistalegre 2; C) hacer vieja política tan pronto.

-Yo dibujaría una D y una E. Olvidar su propuesta transversal y de mayorías del primer Vistalegre y cambiarla por una especie de IU 2.0 bronca, fundamentalista y con esteroides. Y una F: centrifugar el talento de buena parte de su dirigencia más crítica condenándola a las tinieblas exteriores.

-Trump y Bolsonaro sólo creen en las redes sociales, su enlace directo, dicen, con sus electores. Muchos de estos mensajes son absurdos o infantiles. Entonces, el medio es el mensaje.

-No, hay un mensaje y si algo tienen en común todos los capos nacionalpopulistas es que sus mensajes se dirigen a exaltar las peores pasiones del ser humano: miedo, odio, envidia... No hablan de grandeza, sino de complejos, no le hablan al corazón ni al cerebro, le hablan a las tripas y a la bilis.

-¿Cuáles son los errores de la comunicación de la izquierda en Andalucía para que 700.000 potenciales votantes se queden en su casa?

-Unas elecciones no se juegan en el campo de la gestión, sino en el de la expectativa. Por muy bien que hayas gobernado, la gente no te va a votar por agradecimiento, sino por lo que creen que vas a hacer. Aunque nos parezca extraño, unas elecciones no deben girar en torno al candidato, sino al votante, ellos y no el candidato deben ser los protagonistas de la campaña.

-¿Susana Díaz es una política antigua?

-Nunca la definiría así. Es una política que entronca con la tradición más clásica de la socialdemocracia, la ideología que ha gobernado más países de Europa durante más tiempo desde el final de la II Guerra Mundial. ¿Son antiguos Palme, Brandt, Felipe González? Y si Vox es la nueva política, entenderá que me interese más la antigua.

-Ha dicho que los depredadores se han hecho con el control de los partidos, una teoría de la evolución que me ha seducido.

-Cada tiempo tiene los líderes que merece, y en esta época en la que la sabana española está llena de asustadizos rumiantes es normal que en los partidos proliferen los depredadores.

-¿Era una buena idea de campaña que todos los dirigentes del PP andaluz llevaran un chaleco como el Juanma Moreno?

-Las campañas se parecen al fútbol, un gol en el último minuto de penalti injusto salva a un entrenador. Moreno Bonilla llega a San Telmo no gracias a su campaña, sino a pesar de ella. El chaleco no es más que la punta del iceberg de una campaña incomprensible que casi le cuesta el cuello.

-¿Ha muerto el mundo de las ideas?

-Vivimos bajo la dictadura de los 15 segundos, que es la máxima duración de una story de Instagram y representa la máxima atención que un ciudadano va a dispensar a lo que queramos contarle.

-¿Dónde situamos en toda esta locura al independentismo catalán?

-El independentismo comparte con Vox parte del discurso irredentista del carlismo más casposo, rural y antiliberal y es por tanto un discurso rabiosamente español: Dios, patria y tractor.

-Los demoscópicos son incapaces de ver movimientos telúricos. No es una ciencia muy exacta.

-La gente ya no decide su voto un mes antes de acudir a las urnas, sino el día anterior, por eso hay que mirar las encuestas tradicionales con mucha distancia. En Redlines trabajamos con métodos cualitativos de investigación sociológica, no preguntamos a la gente por lo que va a votar, sino que tratamos de descubrir los discursos subyacentes en cada grupo social de interés, y si le echa un vistazo a mis artículos sobre Vox de varios meses antes de las andaluzas no íbamos muy desencaminados. En las campañas que estamos diseñando para diversos partidos y candidatos siempre comenzamos por un estudio cualitativo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios