España

C's y PP denuncian los "homenajes ilegales" al preso etarra fallecido

  • Otegi aprovecha los actos por Kepa del Hoyo para arremeter contra la política de dispersión

  • Ciudadanos censura la "doble moral" del PNV

Comentarios 2

Dirigentes de la izquierda abertzale, entre ellos el coordinador de general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, despidieron ayer en Galdácano (Vizcaya) al preso de ETA Kepa del Hoyo, fallecido el lunes en la prisión de Badajoz de un infarto mientras practicaba deporte, lo que despertó una indisimulada indignación en PP y Ciudadanos (C's).

Así, la formación naranja pidió a la consejera vasca de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, que "impida los homenajes ilegales en honor" del preso etarra. En un comunicado, C's aseguró que "estos homenajes no se pueden permitir, por dignidad, en un Estado de derecho", y lamentó que, "sistemáticamente, las calles del País Vasco sean escenario de loas a terroristas, sin que se impida".

No se puede permitir que se trate como a un héroe a quien colaboró en tantos asesinatos"

C's destacó "la impunidad y prepotencia con la que la izquierda abertzale se salta la ley y reta a la sociedad, en la mayoría de los casos con la inacción del PNV y sus socios socialistas". En este sentido, aseguró que "no se debe aceptar como normal lo que no lo es", y criticó que Sortu haga "lo que le viene en gana, ocupando espacios públicos y parasitando todo aquello que cree necesario para difundir su aventura independentista".

Asimismo, mostró su "disconformidad" con que el PNV, partido que gobierna en el Ayuntamiento de Galdácano, "haya promovido una declaración oficial de condolencia a la familia del recluso", y recordó que "las instituciones públicas no se deben de prestar a estos juegos", sino que deben "estar al servicio de las personas". Por ello, lamentó que "todavía haya que padecer esta doble moral de los peneuvistas".

Ciudadanos también criticó "duramente" las palabras del coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, porque "tiene palabras de aliento para los familiares del fallecido, pero ni una palabra de recuerdo para los allegados de los policías que asesinó", lo que demuestra "su bajeza moral".

Las calles de Galdácano se llenaron ayer de carteles de recuerdo al preso fallecido y de acusaciones a PP, PSOE y PNV de practicar una "política penitenciaria asesina". Hasta la localidad vizcaína se desplazaron representantes de Sortu y de EH Bildu para visitar el velatorio de Kepa del Hoyo. Entre los asistentes se encontraban, además de Otegi, los parlamentarios vascos Jone Goirizelaia y Julen Arzuaga; el ex preso de ETA Anttón López Ruiz, Kubati, y la abogada abertzale Arantza Zulueta, en libertad provisional.

Una foto con la imagen del fallecido, encima de un cartel del colectivo de presos de ETA EPPK, y una pancarta con un mensaje en euskera tildando de "asesina" la política carcelaria presidieron el escenario del acto.

El portavoz de Sortu, Arkaitz Rodríguez, acusó al PNV de estar sosteniendo "al Gobierno español del PP, un PP -agregó- que, además de franquista, antisocial y antidemocrático, es el máximo responsable de la política de dispersión y por tanto de la muerte de Kepa".

El presidente del PP de Álava, Iñaki Oyarzabal, calificó por su parte de "absolutamente inaceptables" los actos de homenaje al preso fallecido. En una entrevista en Onda Vasca, afirmó que "no se puede permitir" que una "sociedad democrática" homenajee de manera pública y reciba como "héroes" a aquellos que "tienen a sus espaldas tantos asesinatos y han colaborado en la comisión de tantos delitos en una banda terrorista".

El preso fue detenido en 1998 por la Guardia Civil dentro de una operación que pretendía desmantelar un grupo de información del comando Vizcaya. Cumplía una pena acumulada de 30 años por delitos de asesinato, atentado y colaboración con la banda armada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios