Perfil de Luis Planas, ministro de Agricultura

Especialista en UE, experto agrícola y rival de Díaz

  • Durante 20 años ha desarrollado altos cargos en Bruselas, en el Parlamento, la Comisión y el Consejo

Luis Planas. Luis Planas.

Luis Planas. / EFE

Comentarios 1

La elección de Luis Planas se resume en tres puntos: es un especialista en el mundo comunitario, que conoce desde todos los ángulos; hizo una gran gestión en la Cartera de Agricultura de la Junta de Andalucía, y ha sido leal a Pedro Sánchez en las duras y en las maduras. El nuevo ministro de Agricultura conoce bien las instituciones europeas, porque ha trabajado en casi todas ellas: Parlamento, Comisión, Consejo y CES.

La mitad de su vida política se ha desarrollado en Bruselas, durante 20 años en total. Ha sido eurodiputado; director de Gabinete de Manuel Marín y Pedro Solbes en la Comisión Europea, embajador de España ante la Unión Europea y desde 2014 era el secretario general del Comité Económico y Social.

El nuevo ministro tendrá que pactar el nuevo reparto de fondos de la PAC

Mientras que todo eso sucedía fue por dos veces consejero andaluz de Agricultura en 1993 y en 2012. Su breve estancia en el cargo no impide que muchos dirigentes empresariales del campo andaluz le consideren, en privado y en público, como el mejor consejero con el que han tratado. En todo caso, hablamos de un puesto con enorme rotación en la Junta: desde que él se marchó, Susana Díaz ha tenido tres consejeros en cuatro años.

Planas es un experto agrícola y un pragmático negociador. Durante el Gobierno de Griñán, pactó una mínima reducción del 4% en los fondos agrícolas de la UE para Andalucía con el ministro Miguel Arias Cañete. El acuerdo fue muy bien recibido por el sector en un momento en el que disminuía el montante total de la PAC, había que repartir entre nuevos países y rebajar a los territorios como Andalucía que más recibían por hectárea. Sin embargo, los sustitutos en el cargo han criticado aquel compromiso con encono.

En el año 94 abandonó el cargo porque Chaves le nombró consejero de Presidencia durante el bienio de la pinza y en 2013 porque se enfrentó a Susana Díaz en una batalla desigual para sustituir a Griñán al frente del PSOE andaluz. Su jefe de campaña entonces, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis se quejó abiertamente de que no pudieran contar con los censos para pedir avales y en Córdoba ni siquiera les dejaron presentar su candidatura en la sede provincial del partido. (Celis es uno de los más señalados sanchistas andaluces y miembro de la ejecutiva federal del PSOE). Planas no consiguió avales suficientes en 2013, pero sí avaló el año pasado la candidatura de Sánchez a las primarias del PSOE y lo apoyó contra Susana Díaz. En esta clave, Sánchez hace ministro a un destacado rival de la presidenta.

Su estreno comunitario se produjo en la segunda semana de enero de 1986. Viajó con un grupo de eurodiputados cooptados provisionalmente por el Congreso y el Senado, hasta que en 1987 se hicieron unas elecciones europeas para españoles y portugueses. Luis Planas era por entonces diputado socialista en el Congreso por Córdoba. El segundo viaje fue a un pleno en Estrasburgo, en un charter fletado por el Parlamento. La entrada en el hemiciclo de españoles y portugueses la primera vez fue muy torera: el avión llegó con retraso y no fueron ni al hotel. El pleno ya había empezado cuando llegaron los nuevos europeos, y se produjo un ¡ooohhh! general, seguido de una ovación de bienvenida.

Planas fue cinco años diputado en el Congreso y estuvo siete en el europarlamento, en funciones de secretario del grupo de los socialistas españoles. Entonces este inspector de Trabajo valenciano con destino en Córdoba, nacido en 1952, era guerrista. Abandonó las tareas parlamentarias en Bruselas y Estrasburgo cuando Leocadio Marín dimitió como consejero de Agricultura a finales de 1993, en plena pelea de guerristas y renovadores, y le sustituyó en el cargo. En ese momento se le consideraba en el grupo de los renovadores.

Tras su paso por la Consejería de Presidencia, Chaves le ofreció la Presidencia del Parlamento en 1996 para sacarlo del Gobierno, él no aceptó y le nombraron senador autonómico durante un corto período. Entonces el vicepresidente de la Comisión Europea Manuel Marín lo nombró su número dos, puesto en el que lo mantuvo a continuación Pedro Solbes. Ocho años estuvo en ese puesto.

También ha sido durante seis años embajador en Marruecos, el país extracomunitario principal competidor con la agricultura española. Ahora Planas tendrá que pactar los nuevos fondos de la UE, con otra reducción de la PAC y nueva convergencia entre los que más y los que menos reciben. Una tarea difícil para un experto negociador que conoce los pasillos y las agendas de Bruselas como nadie.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios