Cataluña | Reunión de Pedro Sánchez con Quim Torra

Sánchez sólo ofrecerá a Torra una agenda social y económica

  • El presidente del Gobierno no negociará la autodeterminación de Cataluña en la visita del 'president' a La Moncloa y avisa de que reaccionará a cada iniciativa unilateral del independentismo

Quim Torra y Artur Mas se zambulleron ayer en Barcelona en un acto de concienciación de esclerosis múltiple. Quim Torra y Artur Mas se zambulleron ayer en Barcelona en un acto de concienciación de esclerosis múltiple.

Quim Torra y Artur Mas se zambulleron ayer en Barcelona en un acto de concienciación de esclerosis múltiple. / ep

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tiene intención de plantear al president de la Generalitat, Quim Torra, una agenda social y económica pensada para los ciudadanos catalanes, pero rechazará rotundamente negociar o permitir iniciativas encaminadas a que Cataluña se desgaje de España.

"El presidente tiene un proyecto para España y para Cataluña", recordaba la portavoz del Gobierno, Isabel Celáa, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, antes de anunciar la decisión de impugnar la última moción del Parlament que insiste en la vía unilateral de creación de una República independiente.

El Ejecutivo de Sánchez se mantiene firme en la negativa a permitir que una parte del país pueda decidir por sí sola modificar las fronteras de España. El derecho de autodeterminación no está recogido en la Constitución española ni es "pretensión de este Gobierno que exista", dejó claro la pasada semana en el Congreso la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet.

El Ejecutivo, por tanto, reaccionará a cualquier hecho que las autoridades catalanas emprendan para avanzar en su objetivo de construir de manera unilateral un Estado independiente saltándose la Constitución y el Estatuto. Así quedó demostrado con el anuncio sobre la impugnación de la última moción independentista del Parlamento catalán.

Ambos dirigentes ya han reactivado cuatro comisiones bilaterales Estado-Generalitat

El Gobierno ve posible, por el momento, conjugar la firmeza en la defensa de la legalidad con la mano tendida al independentismo catalán para entablar un diálogo que permita llegar a acuerdos más allá de la aspiración a la autodeterminación, donde no va a encontrar nunca un entendimiento.

Sánchez está dispuesto en cualquier caso a escuchar todo lo que Torra quiera plantearle, incluso si insiste en reclamar la independencia de Cataluña, pero avisó al president de que, si quiere que a esta reunión le sigan otras, espera "reciprocidad" por su parte y una actitud constructiva.

"Sánchez escuchará y, a continuación, analizará y actuará", avanzó el viernes la ministra portavoz, quien señaló que el Gobierno espera "en justa reciprocidad inteligencia política por parte de Torra".

Tras conocer el recurso que el Gobierno prevé interponer ante el Tribunal Constitucional contra la moción aprobada por el Parlamento de Cataluña, el entorno de Torra lamentó esa decisión, pero confirmó la intención del president de acudir a La Moncloa a reunirse con Sánchez. El president adelantó que quiere que a este encuentro le siga otro en septiembre, pero que sea Sánchez quien se desplace a Barcelona.

Torra también quiere hablar con Sánchez de la "existencia de presos políticos" y de la presencia del franquismo en el espacio político y civil del Estado que aún existe, como la permanencia de nombres franquistas en el nomenclátor o la situación del Valle de los Caídos, donde está enterrado Franco junto a víctimas de la guerra civil.

Torra considera que su discusión con Sánchez debe centrarse en cuestiones centrales como la autodeterminación, pero la semana pasada decidió reactivar cuatro comisiones bilaterales Generalitat-Estado para que representantes de los dos gobiernos traten los "incumplimientos" que el Estado, en su opinión, ha acumulado con la Generalitat en los últimos años.

Tanto la reactivación de estas comisiones, que no se reúnen desde 2011, como la disposición de Torra a que haya más encuentros con el presidente del Gobierno han sido recibidos como una buena señal por parte del Ejecutivo de Sánchez.

El independentismo, sin embargo, parece dividido ante el curso de los acontecimientos. Si bien Joan Tardà, portavoz de ERC en el Congreso, avisó de que Cataluña tendrá que seguir desobedeciendo para lograr la independencia, la consejera de Presidencia de la Generalitat, Elsa Artadi, dijo que, aunque no puede descartarse la desobediencia como estrategia, cree que no se dará esta vía "en un futuro muy próximo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios