Juicio del 'procés'

Turull: "Se intentó hasta el último minuto un referéndum pactado"

  • El ex 'conseller' explica que se buscó en todo momento llegar a un acuerdo con el Ejecutivo central y dice que la declaración unilateral de independencia fue una "expresión de voluntad política"

Jordi Turull, en su declaración. Jordi Turull, en su declaración.

Jordi Turull, en su declaración. / EFE

Comentarios 4

El ex consejero catalán de Presidencia Jordi Turull ha calificado la declaración unilateral de independencia (DUI) como una "expresión de voluntad política" como consecuencia de un referéndum, declarado ilegal, que el Gobierno catalán intentó "hasta el último minuto" que "fuera pactado" con el Ejecutivo central.

Los ciudadanos de Cataluña son "pacíficos"

Turull ha respondido durante más de tres horas y en castellano a las preguntas del fiscal Jaime Moreno, a quien ha acusado de defender un relato en torno a la violencia que "no tiene sentido" y es "delirante", ya que los ciudadanos de Cataluña son "pacíficos", todo lo contrario que la Policía y la Guardia Civil, cuya actuación el 1-O fue "desproporcionada no, lo siguiente".

La DUI, una "declaración política"

Como ya hiciera Forn la pasada semana, Turull ha vuelto a tildar la resolución de la DUI de "declaración política" que encajaba "con el sentir mayoritario del pueblo catalán" tras los resultados del 1-O, hasta el punto que cuando el fiscal le ha preguntado que precisara si se trató o no de una declaración formal de independencia, él ha insistido: "Fue una expresión de voluntad política".

Turull, que se enfrenta a una petición fiscal de 16 años de cárcel por rebelión agravada con malversación, ha defendido que el Govern intentó "hasta el último minuto" que ese referéndum "fuera pactado" con el Ejecutivo central, aun cuando el ex presidente Carles Puigdemont dijo la famosa frase de "referéndum o referéndum".

El 'Govern' "apostó por el referéndum" pero no por la "vía unilateral"

Según su versión, el Govern "apostó por el referéndum" pero no por la "vía unilateral" porque el objetivo del Pacto Nacional para el Referéndum era "buscar un acuerdo con el Estado".

Como el acuerdo con el Gobierno central no llegó nunca, se vieron forzados a realizar un "ejercicio de ponderación" entre las resoluciones judiciales del Tribunal Constitucional y del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) con "su compromiso con los ciudadanos de Cataluña". "Nosotros, ponderándolo todo, es de la manera que fuimos actuando", ha subrayado.

Turull ha asegurado que por un auto del Constitucional "que no merece reproche penal" lleva un año en la cárcel, cuando el Gobierno central incumple cada día lo que dicta el Alto Tribunal y "aquí no pasa nada".

Niega que se contemplase la violencia para alcanzar la independencia

Y en cuanto a la violencia, clave en el relato de la Fiscalía para justificar la rebelión, ha negado que se contemplase como método para alcanzar la independencia porque sería una "operación fracaso", al tiempo que ha proclamado el "pacifismo" de la gente de Cataluña.

"Somos el país de Pau Casals (compositor del Cant dels ocells, considerado un himno por la paz). Por mucho que se presente a la gente de Cataluña como violenta, este relato no tiene ningún sentido, es más, es delirante", ha sostenido, no sin antes culpar a la Policía y a la Guardia Civil por una actuación "desproporcionada no, lo siguiente" el 1-O.

De hecho, en un momento de su interrogatorio, ha aprovechado una pregunta del fiscal Jaime Moreno para reprocharle que estos días ha oído "alguna expresión en tono acusatorio" que le parece que es "una auténtica falta de respeto a los ciudadanos de Cataluña". Y ha aseverado: "Los ciudadanos de Cataluña no son ovejas ni son gente que esta militarizada. La gente sea independentista o no, de izquierdas o de derechas, la gente tiene criterio".

Ha sido aquí cuando el presidente del tribunal Manuel Marchena ha intervenido -lo ha hecho después en más ocasiones- para advertirle de que "no aproveche el interrogatorio para hacer un juicio de valor sobre lo que le parece la acusación", ya que "va a tener derecho en el turno de última palabra a desahogarse todo lo que quiera".

Niega que se emplease dinero público

Con la misma contundencia con la que ha negado la violencia en el procés, Turull ha rechazado que la Generalitat destinase "ni un euro" en la organización del 1-O o a la publicidad institucional, que le salió gratis a la Administración, algo evidente a su juicio, porque es "imposible" autorizar ninguna partida sin haber pasado antes "por los trámites de fiscalización".

Sobre todo en un momento en el que Cataluña tenía las cuentas intervenidas hasta el punto que se les preguntó "si a través del banco de tejidos y sangre se estaba destinando dinero al referéndum", una actuación del Gobierno central que ha calificado de "absolutamente surrealista", que muestra la falta de "confianza en los servidores públicos que evidentemente no habrían dejado gastar dinero publico".

No sabe nada ni de las urnas ni del censo

Al igual que se ha desmarcado del registro de votantes en el exterior, el que fuera hombre fuerte del Govern ha dicho desconocer de dónde salieron las urnas o desde qué departamento se configuró el censo electoral que permitía votar en cualquier colegio.

Fuera de la sala de vistas y mientras Turull respondía al fiscal, se han conocido las citaciones de los testigos políticos más relevantes del juicio que obligan a la Sala a condensar los interrogatorios de todos los acusados esta semana.

El ex presidente Mariano Rajoy, el presidente del Parlamento Roger Torrent y el ex presidente Artur Mas deberán declarar el próximo martes; un día después lo harán la segunda de Rajoy, la ex vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría, y los ex ministros Juan Ignacio Zoido y Cristóbal Montoro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios