Elecciones europeas, ¿qué elegimos el 9 de junio?

Veintisiete países votan la composición de la Eurocámara, pero son los gobiernos quienes proponen el nombre del presidente de la Comisión Europea

Los populares parte con ventaja en los sondeos, y no se descarta una alianza con uno de los dos grupos ultras

La participación suele ser menor del 50% si no coincide, como es el caso, con otros comicios

Ursula von der Leyen, durante el debate de candidatos a las elecciones europeas.
Ursula von der Leyen, durante el debate de candidatos a las elecciones europeas. / EFE

Son una de las elecciones más populosas de cuantas se celebran en el mundo, 372 millones de electores potenciales de 27 países, algunos de ellos entre los ocho más ricos del planeta. Son las elecciones al Parlamento Europeo, que se celebran entre el 6 y el 9 de junio próximos, aunque el interés que despiertan en cada uno de los países es tan relativo que siempre tienen un sentido nacional. En esta ocasión, los líderes de los dos grandes partidos, Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo, buscan un aval para proseguir una de las legislaturas más complicadas de cuantas haya vivido España debido a la debilidad de la alianza que sostiene al Ejecutivo. Tanto es así que en el inicio de la campaña electoral apenas se ha hablado de asuntos europeos, y es posible que así siga siendo hasta el domingo 9 de junio.

De hecho, la participación esperada no llega al 50%. Está claro que los comicios europeos no levantan pasiones, y buena parte de ello se debe a que el Europarlamento no es la única institución de donde emana el poder político en la Unión. En la cúspide se sitúa el Consejo Europeo, que está formado por los presidentes de gobiernos de los 27 países y son éstos quienes proponen un nombre al Parlamento para dirigir la Comisión Europea, una vez leído el resultado de las urnas. La Comisión es la que propone las leyes, gestiona las políticas comunitarias, reparte los fondos y representa a la Unión a nivel internacional, es el gran Ejecutivo de Bruselas, mientras que el Parlamento aprueba las leyes, el presupuesto anual y controla al colegio de comisarios.

La propuesta la hacen los presidentes

Una vez celebrada las elecciones, el Parlamento, con sede en Bruselas y en Estrasburgo, se encarga de elegir o rechazar el nombre que le proponen los presidentes, por lo que suele obedecer a un consenso general de los Veintisiete. La actual presidenta es la alemana Ursula von der Leyen, es la democristiana alemana que aspira a renovar un segundo mandato. A la persona elegida le corresponde nombrar al colegio de comisarios, aunque éstos también se deben someter a una votación en el Parlamento tras un examen en cada una de las comisiones.

Desde su fundación, la Unión Europea ha funcionado mediante un gran consenso entre populares y socialistas, pero la irrupción desde hace una década de partidos populistas y contrarios a los avances federales hace que estas elecciones sean un tanto diferente. En el Parlamento hay dos grupos ultras, uno formado por los italianos de su primera ministra, Giorgia Meloni, Vox y Ley y Justicia de Polonia, entre otros, que se denomina Conservadores y Reformistas, frente a otro más eurófobo integrado por los partidos de la francesa Le Pen, el italiano Matteo Salvini y Alternativa para Alemania (AfD). Esta última formación es la más radical de todas, su principal candidato, Maximiliam Krah, debió dejar el miércoles pasado la dirección después de que hiciera unas declaraciones en las que elducoraba a las SS hitlerianas. "Nunca diré que el que llevaba un uniforme de la SS era automáticamente un criminal", relató al diario italiano La Repubblica.

Tanto han escandalizado esta entrevista que Le Pen y Salvini han amenazado con no formar grupo con AfD una vez pasada las elecciones europeas. Los populares europeos hacen una distinción entre Conservadores y Reformistas e Identidad y Democracia, en el que se colocan los más ultras, de tal modo que ni Ursula von der Leyen ni la número uno de la lista del PP, Dolors Monserrat, descartan integrar a los primeros en la mayoría. No obstante, eso supondría la salida de los socialistas, cuyo candidato, el luxemburgués Nicolas Schmit, se opone a contar con el grupo donde está Vox y Meloni.

En la Cámara actual, los populares son los mayoritarios, con 176 escaños de un total de 720 eurodiputados; le siguen los socialistas, con 139; los liberales, con 102, y Los Verdes, con 72. Conservadores y Reformistas cuenta con 69 sillones e Identidad y Democracia, con 58. Los sondeos que se vienen publicando le siguen dando la mayoría a los populares con un incremento de los ultras.

En el caso español, la mayoría de los sondeos -en realidad, todos, a excepción del CIS- le dan la victoria al PP sobre el PSOE. En las elecciones de hace cinco años, sin embargo, los socialistas obtuvieron 21 eurodiputados y el PP un total de 13. España envía a 61 miembros a la Cámara comunitaria, y lo que se dirime el 9 de junio es la relación de fuerzas entre Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo.

Hasta las elecciones catalanas se preveía que el PP sacase más de siete escaños de ventaja al PSOE, pero la distancia parece que se está reduciendo. Si los socialistas quedasen por delante de los populares, algo que sólo mantiene el CIS, el liderazgo de Feijóo se vería comprometido. Una holgada victoria, por el contrario, auguraría un cambio en las próximas generales.

stats