ELECCIONES GENERALES

Voto en blanco, nulo o abstención, ¿cuáles son las diferencias? ¿a quién benefician?

Las opciones son votar, no votar, votar en blanco o votar nulo. Las opciones son votar, no votar, votar en blanco o votar nulo.

Las opciones son votar, no votar, votar en blanco o votar nulo.

El comportamiento de los políticos, la deriva de los partidos, los incumplimientos de las promesas, los egos, ... son muchas las razones  para que los ciudadanos no quieran votar por ninguna de las opciones políticas existentes ni darle su voto a ningún representante.

En este caso, para este segmento de la población, existen tres posibilidades: la abstención, el voto en blanco o el voto nulo.

Diferencias y beneficios de cada uno de ellos

No ir a votar es una opción tan democrática como la de ejercer el voto. Pero quedarse en casa y no depositar el voto en la urna es, a efectos prácticos, indiferente. Las abstenciones no contabilizan y, por lo tanto, no beneficia especialmente a nadie.

Si se diera un bajo porcentaje votantes, podría entenderse como un castigo a los políticos en general, pero no influiría en el reparto de escaños.

Por su parte, el voto nulo es aquel que emite una persona que acude a las urnas y deposita una papeleta en la urna, pero que, por diversas razones, no puede contabilizarse.

Meter papeletas de distinto signo político a la vez (si son varias papeletas del mismo partido se considera válido) o meter en el sobre cualquier contenido no oficial son algunas de las opciones para invalidar el voto (el papel higiénico es lo más común). Aparte de ser un acto gamberro o de protesta pública, estos votos tampoco contabilizan en el recuento final, por lo que no influyen en el resultado de las elecciones.

En cuanto al voto en blanco, en el que el ciudadano deposita un sobre sin nada dentro en la urna, este sí influye de alguna manera en el resultado. Estos votos sí se contabilizan, por lo que, si tenemos en cuenta la Ley d'Hondt, los votos en blanco provocarían que los partidos necesitaran contar con más votos para conseguir un escaño, porque cuanta más participación, más votos se necesitan para alcanzar un tanto por ciento suficiente para cada escaño.

Sin embargo, los expertos señalan que el porcentaje de estos votos es tan minoritario que prácticamente no varía nada el resultado final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios