España

El último exceso del independentismo catalán: "España es paro y muerte"

  • El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona echa más leña a la hoguera de diatribas contra el Estado en plena pandemia

El presidente de la Cámara de comercio de Barcelona, Joan Canadell. El presidente de la Cámara de comercio de Barcelona, Joan Canadell.

El presidente de la Cámara de comercio de Barcelona, Joan Canadell. / M. G.

El mundillo del independentismo catalán ha encontrado una buena excusa en la crisis del coronavirus para proclamar los beneficios de una ruptura con el resto del Estado español. El último eslabón de la cadena es el del presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, que ha cargado contra la gestión del Gobierno de Sánchez sin contemplaciones y con una siniestra dicotomía: "España es paro y muerte, Cataluña es vida y futuro".

La última pica en Flandes la ha dejado por escrito Joan Canadell en su cuenta de Twitter, en la que se dirige a los españoles compartiendo una información que contrasta la gestión de la crisis con Grecia, donde se han registrado muchos menos contagios de coronavirus, y censura que el Gobierno de Pedro Sánchez haya hecho oídos sordos a la petición del Gpvern de mantener el confinamiento total que se levantó el mando único el pasado 13 de abril. 

"Españoles, fijaos en la diferencia de un cierre dos semanas antes. Hacer caso a Quim Torra habría supuesto parecernos a Grecia, una centésima parte de contagios y muerte. Cataluña independiente habría salvado miles de vidas... España es paro y muerte, Cataluña es vida y futuro", señala el tuit de Canadell.

Censurado intramuros

La suya es la última baladronada del independentismo más irredento, un exceso incluso a ojos de la consellera de la Presidencia, Meritxell Budó, que ha puesto este miércoles en valor la recomendación que le hizo Torra en balde a Sánchez, aunque ha puntualizado: "Yo no he dicho que España nos mata, y me guardaría mucho de hacer alguna vez una afirmación así".

También le ha censurado otros compañeros de trinchera como el diputado de JxCat en el Congreso Sergi Miquel: "Si me parecía necesario tener las cámaras de comercio alineadas con el derecho de autodeterminación no era precisamente para leer cosas como esta". O la ex coordinadora del PDeCAT Mafrta Pascal: "Lo encuentro penoso y fuera de lugar".

Pero Canadell no es nuevo en la tarea de desprestigiar a todo lo que huela a rojo y gualda. En el discurso en el que el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona presentaba el pasado octubre el programa de futuro de la entidad, denunció que España "nos condena a la pobreza". Y agregó que de no ser por "los frenos" que impone el Estado, Cataluña podría ser igual que Austria en un plazo de diez años, con una renta per cápita de 50.000 euros. "Si Cataluña es independiente ese objetivo es asumible e incluso superable". Parece harto complicado: la renta per cápita en Cataluña era de unos 30.400 euros en 2018.

La molestia del castellano

Es todo un radical y le molesta que le hablen en castellano. Cuando se estrenó como presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona (cuya presidencia alcanzó el pasado julio con la candidatura independentista Eines de País, impulsada por la Asamblea Nacional Catalana, por mayoría absoluta aunque  con una participación del 4,55% del censo total), se mostró reticente a repetir algunas de las respuestas para que todo el mundo le entendiera para las cadenas de televisión: "Este tema me lo tendré que pensar bien. ¿Que no tienen traductores en las televisiones? Hoy aún lo haré, pero no sé si será la última vez". "No es nada contra el castellano, pero nos hace perder tiempo con cosas que no hacen falta", dijo Canadell, como si el castellano fuera un capricho de un periodista llegado desde montañas lejanas y no una de las dos lenguas cooficiales en Cataluña.

El nacionalismo más radical provoca el despertar de los instintos más bajos de la sociedad. Es el caso de los numerosos mensajes en tono jocoso por parte de independentistas sobre las crisis del coronavirus en Madrid, como el de la ex consellrea Clara Ponsati y su jocoso tuit De Madrid al cielo, cuando en la capital de España se registraban ya unos 600 muertos.

Discurso de odio

Está utilizando la actual pandemia para lanzar un "discurso de odio" contra la democracia española. Así lo sostiene un informe que analiza los mensajes difundidos por líderes políticos separatistas y por instituciones afines.

El think tank Instituto de Seguridad y Cultura arroja sus conclusiones en el informe Crisis del coronavirus: la desinformación del separatismo catalán como desafío estratégico para España, redactado por el investigador Nicolás de Pedro. Para ello, hace acopio de varios mensajes difundidos desde el independentismo contra las instituciones españolas a costa de la pandemia.

Ejemplo de ello -asevera el informe de 18 páginas- es la entrevista que Torra concedió a la BBC el pasado 19 de marzo, en la que el president trató de deslegitimar a la democracia española apelando a una serie de medidas diferentes a las planteadas por el Gobierno de Sánchez.

"Se busca pasar así de un conflicto interno entre catalanes a una cuestión entre Cataluña y España concebidas como dos entidades ajenas y que precisan de mediación internacional por unos supuestos déficits democráticos del Estado español", reflexiona el documento.

Steven Forti (Trento, 1981), investigador del Instituto de Historia Contemporánea de la Universidad Nova de Lisboa y profesor asociado en la Autónoma de Barcelona considera que el procés es "la declinación catalana de la ola populista global" y que la banaliza todo, incluso una pandemia.

Hasta este miércoles, nadie con cierto renombre había llegado tan lejos como Canadell... Lo curioso es que el catalanísimo presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona se ha mostrado sorprendido por el eco de su tuit y por que eso de que "España es paro y muerte" pueda resultar ofensivo.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios