Pasarela

Naty Abascal, 71 muy bien llevados

  • Viaja sin parar y tiene una agenda repleta de citas sociales. Ex 'top model' y ex aristócrata, Naty cumple años tan guapa como siempre.

Comentarios 2

Con el permiso de la duquesa de Alba, Naty Abascal es una de las socialités más veteranas y queridas de Andalucía. Naty Abascal es a los desfiles de moda, lo que Isabel Preysler a las revistas del corazón. Ex modelo de alta costura y ex duquesa de Feria, Naty cumplió el miércoles 71 años con una agenda de lo más apretada. Luce una figura espléndida y una vida ajetreada repleta de viajes que, según ella, la rejuvenece. "Soy hiperactiva, no paro y eso me mantiene viva", sostiene. No obstante reconoce que le gustaría que le tocara la bonoloto para poder disfrutar de la vida "sin hacer nada". Mientras llega este golpe de suerte, su presencia se requiere en múltiples actos, desde semanas de la moda a presentaciones de productos de todo tipo. Considerada como una de las mujeres más elegantes del mundo, trabaja colaborando en los estilismos de reportajes para la revista ¡Hola! y presta su imagen para marcas de joyas.

"Mi vida es una locura. Hay veces que no sé dónde estoy", dice. La semana pasada viajó a París, después fue a Milán y terminó en Madrid para acudir al funeral por la muerte de la madre de Jaime de Marichalar, su gran amigo. Su paso por la capital también le ha servido para cambiar de maleta. "Me voy primero a Miami para presentar mi libro Cien por cien Naty, que me dicen desde allí que hay una expectación tremenda. A ver si vendo muchos…", comenta risueña, aunque asegura que pide muy poco a la vida: "Me considero una mujer privilegiada y estoy contenta por cumplir años. Tengo trabajo, mis hijos, mis nietos y mi familia tienen salud, que es lo más importante, y yo me conformo con seguir así. Como dice el refrán: 'Virgencita que me quede como estoy'". Tras su estancia en Miami viajará a Nueva York, una ciudad que se conoce al dedillo porque allí fue donde triunfó como modelo cuando tenía 18 años.

Nació en una familia de 11 hermanos. Tiene una hermana gemela, Ana María. Su padre, Domingo Abascal y Fernández, era un rico abogado y dueño de un negocio de aceitunas, y su madre, María Natividad Romero-Toro y Noriega, fue la primera mujer que abrió una boutique en Sevilla. La descubrió Elio Berhanyer cuando tenía 21 años. Trabajó con Woody Allen en una película, Bananas, y entró a la aristocracia tras casarse con el duque de Feria en 1977, del que se separó en 1989. Su célebre frase "Yo quiero a todo el mundo, te quiero a ti, al otro...", en Cibeles yendo un tanto achispada, pasará a los anales del mundo rosa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios