Pasarela

Oteyza marca el camino del nuevo traje

  • La firma española triunfa en la Semana de la Moda de París renovando el clásico traje masculino.

Un momento del desfile de Oteyza en la Semana de la Moda Masculina de París. Un momento del desfile de Oteyza en la Semana de la Moda Masculina de París.

Un momento del desfile de Oteyza en la Semana de la Moda Masculina de París. / Efe

La firma española Oteyza debutó en la Semana de la Moda de París, donde presentó su colección otoño-invierno 2021, Lumières, que bebe de las raíces de la tradición española para renovar el traje masculino.

Desfile de trajes de Oteyza. Desfile de trajes de Oteyza.

Desfile de trajes de Oteyza. / Efe

La marca consiguió atraer a un considerable público a su estreno dentro de la residencia del embajador español en París, cuyos majestuosos salones, entre tapices de Goya, sirvieron para compensar la sobriedad de la línea en la que predominaron los tejidos recios y los colores oscuros. "Bebemos mucho de las raíces españolas que son universales porque todas las civilizaciones han pasado por España, tenemos esa riqueza que aportar", dice su diseñador, Paul García de Oteyza, que acompañó a los modelos durante la presentación y desfile junto a Caterina Piñeda, quien dirige también la marca.

Oteyza optó por aunar arte y cultura para poner en escena una actuación ligeramente teatral, donde el diseñador colocaba a los modelos, les ajustaba las capas, recolocaba los sombreros y ponía en su sitio cada drapeado. "El público internacional se ha fijado en las capas, en los sombreros, pero también en un nuevo itinerario del traje que no solo es español sino que puede marcar a nivel mundial porque nuestras propuestas están marcadas por la tradición y la artesanía pero también por la vanguardia", añadió el creador.

Traje y sombrero de ala ancha negros de Oteyza. Traje y sombrero de ala ancha negros de Oteyza.

Traje y sombrero de ala ancha negros de Oteyza. / Efe

El desfile abrió con el característico "negro español" de la firma, con tejidos creados a partir de lana de merino negra, proveniente de una oveja en peligro de extinción de la que Oteyza ha hecho su particular estandarte. "Nos acompaña siempre la lana merina española. Es un producto de largo alcance y estamos trabajando en la mejora de los paños y en la sofisticación de los mismos para dar volumen, tensión, más expresión a los tejidos y a las prendas", apuntó. 

Con los rostros sutilmente pintados con líneas geométricas, los modelos llevaron estilismos voluminosos con capas superpuestas a pantalones tobilleros. Oteyza propuso chaquetas asimétricas sin cuello y con discretas solapas, abrigos que se cruzan en un estilismo que recordó las puras líneas del traje japonés. Una falda en cascada acompañó un look de camisa y chaleco de punto, completado con finas botas de cordones tipo militar, mientras las camisas blancas, con exagerados cuellos y puños, sobresalían por debajo de un gris traje sobrio con chaqueta plisada y pantalones atados mediante tirantes. Al gris y al negro se sumaron el crudo, el burdeos, el mostaza (en una amplia capa a juego con sombrero cordobés) y el verde grisáceo, nueva incorporación de la marca.

El resultado pareció convencer al público internacional que siguió el desfile, como la francesa Morgan Leprince, asesora de desarrollo sostenible para moda, que descubrió este miércoles en París la firma. "Lo que me gusta es que modernicen la tradición española. No soy una especialista pero veo códigos españoles que identifico inmediatamente, pero más actuales", dijo. Eso sí, De Oteyza confesó haber pasado el día "con las piernas temblando". "y mostrar al mundo que España tiene la suficiente capacidad de creación e industria y solvencia para generar una moda de lujo y sofisticación", dijo. De Oteyza y Pañeda aseguraron que asentarse en la pasarela de París en un futuro sería cumplir un sueño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios