Investigación por estafa

Agreden en los juzgados al responsable de la cadena de peluquerías Low Cost

  • Un grupo de franquiciados le ha increpado a la salida de los juzgados del Prado, le ha golpeado con una pancarta y le ha lanzado una botella de agua

Los afectados intentan agredir al responsable de la cadena de peluquerías Low Cost Los afectados intentan agredir al responsable de la cadena de peluquerías Low Cost

Los afectados intentan agredir al responsable de la cadena de peluquerías Low Cost

Un grupo franquiciados ha insultado y agredido este martes a su salida de los juzgados de Sevilla a David LL., uno de los cinco responsables de la cadena de peluquerías Low Cost que está siendo investigado por un presunto fraude a la Seguridad Social que supera los tres millones de euros.

El dueño de esta cadena de peluquerías que bajo coste estaba citado a declarar en el juzgado de Instrucción número 19 de Sevilla –uno de los cuatro juzgados de Sevilla que tienen causas por estafa relacionada con estas franquicias- y a su llegada ha sido recibido por un grupo de franquiciados, que lo esperaban con pancartas en las que le exigían la devolución del dinero y lo calificaban de estafador. Pero ha sido a la salida de los juzgados del Prado de San Sebastián cuando se han producido los altercados, dado que David LL. ha salido por otra puerta del edificio judicial, momento en que se han producido carreras por parte de los concentrados y uno de ellos ha llegado a golpear con una de las pancartas al investigado, mientras otra persona le ha lanzado una botella de agua.

El investigado iba acompañado de algunas personas, que también se han enfrentado con los franquiciados, y al final se ha personado una dotación de motoristas de la Policía Nacional, con lo que los incidentes no han ido a mayores.

En el juzgado también han comparecido a declarar como investigados la mujer de David LL., Mar R., y el gestor José Ángel G. B., que intervino en la creación de las distintas sociedades de la franquicia.

La Policía Nacional informó en octubre pasado de la detención en Sevilla de 37 personas por su presunta implicación en el fraude a la Seguridad Social. Entre los arrestados se encontraban precisamente los propietarios y dirigentes del entramado empresarial, así como los dueños de franquicias de esta cadena de peluquerías ubicadas en la provincia de Sevilla. Se habrían beneficiado presuntamente de falsos contratos de formación, obteniendo de forma fraudulenta bonificaciones y beneficios de las Seguridad Social.

La Policía apunta que, en el año 2015, los cinco dirigentes de la organización crearon un entramado empresarial con franquicias y empresas supuestamente dedicadas a formación, con la finalidad de lucrarse y beneficiarse de los incentivos y bonificaciones de la modalidad contractual de formación y aprendizaje, así como del pago de salarios inferiores a convenio, obteniendo mano de obra ordinaria a menor coste.

La cúpula de la organización era la encargada de la selección de los trabajadores, con experiencia y titulación, así como de realizar las gestiones de la Seguridad Social con las franquicias, es decir, con cada peluquería de la cadena. Imponían a los trabajadores el aceptar contratos en formación, sin cumplir ninguno de los requisitos de los mismos.

Los trabajadores eran empleados como mano de obra ordinaria, pero en sus contratos figuraban como trabajadores en formación, lo que suponía un perjuicio grave para los trabajadores, tanto en sus cotizaciones de Seguridad Social como en sus condiciones diarias de trabajo y sueldo.

Debido a esta modalidad contractual, por medio de los falsos contratos de formación, los detenidos se habrían beneficiado de reducciones de cuotas a la Seguridad Social por un valor superior a los 3.000.000 de euros.

Los beneficios fraudulentos que obtenían con todo este entramado empresarial se dividían en dos bloques que funcionaron desde el año 2015 hasta finales del 2017. Por un lado estaba la cúpula, integrada por los cinco jefes de la cadena, se beneficiaba de los saldos de acreedores de Seguridad Social, los cuales superan sobradamente el millón de euros.

Por otro lado, los franquiciados, que son en total 32 personas, se beneficiaban del ahorro de las cuotas de Seguridad Social de sus empleados en formación. La primera fase de esta operación se saldó con un total de 37 detenciones, cinco de ellas son los cabecillas de la organización y los 32 restantes son los franquiciados, ubicados en la capital andaluza y por toda la  provincia.

 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios