Actualidad

Rapapolvo a la Audiencia

  • La Inspección del CGPJ critica los criterios de reparto de las macrocausas en Sevilla y la distribución de especialidades como la Violencia sobre la Mujer y la Vigilancia Penitenciaria

Rapapolvo a la Audiencia Rapapolvo a la Audiencia

Rapapolvo a la Audiencia

Una dura reprimenda a la Audiencia de Sevilla después de haber denunciado la saturación de los jueces por la enorme carga de trabajo que soportan las Secciones de lo Penal y que se ha visto agravada con las 90 macrocausas que están pendientes de llegar a juicio. La unidad Inspectora Penal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha criticado precisamente en un informe los criterios de reparto de las macrocausas que se realizan en Sevilla y la distribución de especialidades como la Violencia de Género y Vigilancia Penitenciaria, atribuidas a una misma Sección de la Audiencia, la Cuarta, por lo que a su juicio no se está procurando la “especial y prioritaria atención” que requieren estas materias.

Así lo expresa la memoria del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) correspondiente al año 2018, que ha sido presentada recientemente por Lorenzo del Río, en un apartado en el que se recogen una serie de reflexiones organizativas para mejorar la eficiencia y el funcionamiento de las audiencias provinciales. El TSJA apunta que hay una serie de medidas que “siguen demorándose año tras año en su aplicación” y que, según el Alto Tribunal andaluz, supondrían una mejora en el funcionamiento de las audiencias.

En primer lugar, el TSJA señala la necesidad de homogeneizar las normas de reparto de asuntos y la distribución de las especializaciones. En cuanto a las normas de reparto, hay actualmente “diferencias elocuentes” entre las distintas audiencias, dice el TSJA, que pone como ejemplo de la necesidad de homogeneizar las normas la “definición de la complejidad” de las causas, para lo cual se utiliza criterios “muy distintos” en cada Audiencia para definir qué procedimientos son especiales o complejos. En la Audiencia de Málaga se confeccionan tres listados distintos para reparto aleatorio y sucesivo, teniendo en cuenta que haya más de cinco acusados y entre 1.000 o 10.000 folios; entre 15 y 30 acusados y entre 10.000 y 25.000 folios; y en tercer lugar las causas que superan estos parámetros.

En la Audiencia de Sevilla se consideran causas de especial complejidad las que superan los 3.000 folios o cuenten con, al menos, ocho partes personadas.

Por todo ello, el TSJA aboga por determinar “con el mayor consenso, aproximación y homogeneidad, qué se debe entender por macrocausa o juicio de especial complejidad y, dentro de éste, posibles subclasificaciones”.

Sobre el informe de la Unidad Inspectora del CGPJ respecto a la Audiencia hispalense, advierte de que se produce incluso un “doble reparto” en un mismo procedimiento, dado que se distingue entre la fase intermedia y la de enjuiciamiento, lo que no sucede en el resto de audiencias provinciales y esto “ocasiona un incremento injustificado del número de sumario ingresados”.

También constata diferencias en los asuntos de especial complejidad, donde se detecta una “excesiva simplificación de los que se conceptúan como tales al atender exclusivamente al volumen de las actuaciones o al número de partes, lo que no siempre es representativo de la verdadera dificultad del asunto ni, por ende, garantiza un equilibrio adecuado en el reparto”.

El TSJA aboga por determinar “qué se debe entender por macrocausa”

Según la memoria del TSJA, en el momento actual se cuenta con medios técnicos que permiten establecer un “reparto de asuntos de forma individual y sucesivo a cada magistrado, combinando adecuadamente los criterios de reparto, preferentemente numéricos y cuantitativos, y las distintas clases de registro de asuntos”.

El TSJA señala asimismo que tampoco existe una homogeneidad en las distintas audiencias andaluzas en torno a la distribución de las materias especiales de Menores, Violencia sobre la Mujer y Vigilancia Penitenciaria.

En este punto, recuerda igualmente el informe de la Unidad Inspectora del CGPJ, con motivo de las visitas realizadas a la Audiencia de Sevilla, en las que se constata la “inconveniencia de que dos especialidades se atribuyan a una misma sección (Vigilancia Penitenciaria y Violencia sobre la Mujer)”, que actualmente tiene encomendadas la Sección Cuarta de la Audiencia. El informe hace hincapié en que se trata de materias que requiere una “especial y prioritaria atención que, hoy por hoy, no se está procurando, y, por tanto, se apunta la conveniencia de que cada especialidad se atribuya a distintas secciones”.

De otro lado, el TSJA insiste “desde hace muchos años” en que es obligado realizar de manera urgente una redistribución de las plantillas, sobre todo en las Secciones Civiles, y por ello considera que la “opción definitiva” sería constituir una única oficina común para el orden civil y para el orden penal en cada audiencia provincial, integrada por el número oportuno de funcionarios y letrados de la Administración de Justicia.

El actual reparto no siempre es representativo de la dificultad del asunto

El Alto Tribunal andaluz afirma que la plantilla funcionarial en las secciones Civiles está “sobredimensionada”, máxime si se tiene en cuenta lo reducido de la tramitación procesal en la segunda instancia civil y la inexistencia de ejecutorias, así como las distintas funciones que deben realizar los funcionarios actualmente, entre las que “ya no se encuentran algunas de significada dedicación, como consecuencia de los cambios operados en las formas de trabajo”. De esta forma, considera razonable un incremento de los recursos personales en las secciones penales y para ello propone redistribuir las plazas de funcionarios, “reduciendo los asignados a las secciones civiles”. Con esta medida, añade, se ganaría “en eficacia y eficiencia en la prestación del servicio público”, al tiempo que no habría merma alguna de los derechos de los funcionarios ni de su movilidad.

Pero la Consejería de Justicia “sigue sin ofrecer respuesta alguna hasta el momento, lastrando el logro de la mejora que ello supondría”, lamenta el TSJA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios