Juicio por narcotráfico

El “okupa” violento de Villegas alega que guardaba droga para su propio consumo

  • El tribunal llama la atención al “okupa” por hacer gestos mientras declaraban las víctimas del robo

  • Fracasa su intento de aplazar de nuevo el juicio

Venta de droga desde uno de los pisos "okupados" Venta de droga desde uno de los pisos "okupados"

Venta de droga desde uno de los pisos "okupados"

La Fiscalía de Sevilla mantuvo este miércoles su petición de 9 años de cárcel para  Ismael F.R., el okupa de la Barriada Villegas que ha sido denunciado por agredir a sus vecinos y por mantener una perrera ilegal en el patio comunitario. En esta ocasión fue juzgado por presunto tráfico de drogas, por las  123 pastillas de éxtasis que le incautó la Policía, y por otro delito de robo violento de un perro.

El juicio se había suspendido ya en tres ocasiones y la defensa de Ismael intentó aplazarlo de nuevo dado que tenía otro juicio señalado para el mismo día, pero la Sección Séptima de la Audiencia ordenó celebrarlo ya que esta vista había sido señalada con anterioridad.

Los acusados son Ismael y su amigo David R.H., que se dirigieron sobre las 00:50 horas del 4 de abril de 2019 a una vivienda, armados con un palo y un cuchillo de cocina, empujaron a la mujer que les abrió e iniciaron un forcejeo con ella y otro morador hasta que lograron apoderarse de un perro de raza american bull valorado en 150 euros. También ocasionaron desperfectos en la casa valorados en mas de 500 euros.

La fiscal del caso y la abogada de la acusación particular, Elena García León, solicitaron 5 años de cárcel por este presunto delito de robo violento para los dos acusados, así como el pago de los desperfectos causados en el piso.

Ismael declaró al tribunal que ese perro le había sido robado a su vez por unos familiares de los asaltados, por lo que su abogado pidió que se le aplicase una pena mínima por el principio de aplicación arbitraria del propio derecho (quien intenta hacer valer su derecho legítimo pero utilizando vías ilegales).

Mientras declaraban las víctimas del robo, Ismael empezó a hacer gestos con la cabeza, lo que motivó una llamada de atención por parte del presidente del tribunal.

La defensa también pidió que sea absuelto del delito de tráfico de drogas -por el que la Fiscalía solicitó 4 años de cárcel- porque las 123 pastillas de MDMA (éxtasis) que le incautó la Policía en un registro de su domicilio, el 16 de mayo de 2019, no estaban destinadas al tráfico sino al consumo propio dada su drogadicción.

El valor de la droga en el mercado hubiera alcanzado los 1.263 euros, según el escrito de acusación de la Fiscalía.

El okupa se apoderó del patio comunitario de su bloque para su perrera ilegal hasta que fue expulsado por un movimiento vecinal, aunque se instaló en otras viviendas okupadas a unas calles de distancia, donde sigue criando perros.

En la actualidad está en libertad aunque recientemente estuvo encarcelado para cumplir una condena por conducir sin carnet.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios