Ciudad y Justicia

Los jueces, abogados y juristas recordados por el callejero de Sevilla

  • Las abogadas se abren camino en el callejero con Aurora León, Carmen Moya y Rosa Morán

La calle Letrados de Sevilla, junto al edificio de los juzgados La calle Letrados de Sevilla, junto al edificio de los juzgados

La calle Letrados de Sevilla, junto al edificio de los juzgados

El callejero de Sevilla está salpicado de profesionales del Derecho que sobresalieron como juristas, académicos y catedráticos o que sirvieron al país como ministros, presidentes del consejo de ministros o desde la propia alcaldía de Sevilla.

La calle más genérica, Letrados de Sevilla, solo existe desde 2007.  Está situada entre la Audiencia provincial y el edificio de los juzgados y su rotulación fue un acuerdo unánime del pleno municipal para que fuese un reconocimiento a la abogacía y “su contribución a la convivencia”, según dijo el entonces alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín.

Casi todos los alcaldes de Sevilla tienen una calle en la ciudad, aunque pocos de ellos procedían del mundo de las leyes: entre ellos, el recientemente fallecido Manuel del Valle, Luis Uruñuela y Pedro Rodríguez de la Borbolla Amoscótegui, elegido alcalde en 1918 y decano del Colegio de Abogados entre 1908 y 1912. Su bisnieto fue el ex presidente de la Junta de Andalucía José Rodríguez de la Borbolla (1984-90).

La ciudad no podía olvidar en su callejero a dos de sus vecinos, licenciados en Derecho, cuyo asesinato a manos de ETA conmocionó a la ciudadanía: Alberto Jiménez-Becerril, concejal del PP, y su esposa que además ha llevado su profesión al mismo nombre de la calle: Procuradora Ascensión García Ortiz.

El juez Plácido Fernández Viagas es el único presidente de la Junta de Andalucía (en este caso preautonómica) que tiene calle en Sevilla, aunque Dos Hermanas ha dedicado avenidas en una nueva zona de expansión urbana a los ex presidentes andaluces Rafael Escuredo y José Rodríguez de la Borbolla, al ex presidente del Gobierno Felipe González Márquez (todos abogados de profesión) y a muchos otros juristas andaluces como Manuel Clavero, Pedro Luis Serrera y Angel López.

Numerosos políticos de los siglos XIX y XX que además fueron juristas están presentes en el callejero sevillano como los presidentes del consejo de ministros José Canalejas, Antonio Maura y Eduardo Dato. En 2010, el Ayuntamiento de Sevilla dio al ex presidente del Gobierno Adolfo Suárez, artífice de la transición a la democracia, la calle que quitó a Luis Carrero Blanco, presidente del Gobierno con Franco.

Desde 2006 otra calle del barrio de la Macarena está dedicada a a Manuel Blasco Garzón, ministro de Justicia en la Segunda República y ex decano del Colegio de Abogados, aunque la rotulación de la calle fue a petición del Sevilla FC como ex presidente del club deportivo. En ese mismo pleno se acordó poner el nombre del sacerdote José María Javierre a la avenida hasta entonces dedicada a José Utrera Molina, también abogado y ex gobernador civil de Sevilla durante el franquismo.

Luis Montoto y Rautenstrauch, aunque periodista y cronista oficial de Sevilla, era licenciado en Derecho, y Manuel Laraña fue abogado y rector de la Universidad de Sevilla, de ahí que lleve su nombre la calle donde se ubicó la primera sede universitaria en la iglesia de la Anunciación. Carlos Cañal fue abogado y ministro de Justicia con Alfonso XIII y Manuel Siurot, aunque conocido como pedagogo, ejerció durante más de diez años como abogado y magistrado suplente.

Juristas contemporáneos en el callejero

Últimamente se observa una mayor presencia de académicos contemporáneos en el callejero sevillano como es el caso de Manuel Olivencia, catedrático de Derecho Mercantil, y su hijo el abogado Luis Olivencia; Juan Antonio Carrillo Salcedo, juez del Tribunal Europeo de Derechos Humanos; Faustino Gutiérrez-Alviz, catedrático de Derecho Procesal en Sevilla; Guillermo Jiménez Sánchez, magistrado del Tribunal Constitucional, o los catedráticos de Derecho del Trabajo Miguel Rodríguez Piñero y Manuel Ramón Alarcón.

En años recientes se han rotulado calles que recuerdan a abogados del siglo XX de reconocida trayectoria en Sevilla como Adolfo Cuéllar, Tomás Iglesias y Aurora León.

Las mujeres juristas no están muy representadas en el callejero sevillano y hasta ahora estaban circunscritas a la abogada Clara Campoamor, impulsora del sufragio femenino, y a la pionera feminista Concepción Arenal, también licenciada en Derecho. Pero hace solo unas semanas, el 15 de octubre, el pleno del Ayuntamiento de Sevilla aprobó, a propuesta del Colegio de Abogados, que tengan sus respectivas calles en el Distrito Sur dos abogadas de dilatada carrera profesional: Rosa Morán y Carmen Moya.

Rosa Morán fue la primera mujer miembro de la Junta de Gobierno del colegio y Carmen Moya fue su primera vicedecana.

Sevilla no tiene, de momento, una calle o plaza dedicada al turno de oficio, un reconocimiento que ya hacen más de 40 ciudades españolas según un reciente informe del Consejo General de la Abogacía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios