Prostitución Condenan a una "madame" cuyas prostitutas trabajaban "hasta la extenuación"

  • Las mujeres estaban disponibles las 24 horas y solo recibían el 10% de los "honorarios"

Una redada contra la prostitución en Sevilla Una redada contra la prostitución en Sevilla

Una redada contra la prostitución en Sevilla / Belén Vargas

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha confirmado la condena de dos años y once meses de cárcel impuesta a la madame de un piso de prostitución de chicas orientales en Sevilla, donde las jóvenes estaban en una situación de vulnerabilidad, trabajaban "hasta la extenuación", disponibles las 24 horas del día, y solo recibían el 10% de lo que pagaban los clientes.

La acusada Zhuying G., al menos entre abril y septiembre de 2017, se dedicó a la explotación de la prostitución ejercida por la testigo protegida, entonces de 32 años, y al menos otras tres chicas orientales en una vivienda unifamiliar de Sevilla, según la sentencia facilitada a este periódico por el TSJA. La procesada era quien conectaba telefónicamente con los clientes, recibía el precio y a su vez pagaba a las jóvenes, que percibían “una ínfima parte de dicho precio, aproximadamente un 10% del mismo.

Las chicas que ejercía la prostitución en dicha vivienda y en su exterior vivían hacinadas en un cuarto de unos 8 metros cuadrados que tenía dos literas en las que estaban todas sus pertenencias. Ejercían la prostitución "hasta la extenuación", y estaban disponible las 24 horas del día.La víctima denunciante no tenía en su poder su pasaporte en las dos ocasiones en que fue requerida para ello por la policía en abril y septiembre de 2017, por tenerlo una persona desconocido en Madrid, según la sentencia. Esta mujer no tiene ni tenía familia en España, se encuentra en situación administrativa irregular, carece de medios lícitos de vida y desconoce el idioma español.

El TSJA considera demostrada la vulnerabilidad de las víctimas y rechaza los recursos de la principal acusada, basados en su presunción de inocencia porque afirmó que no se aprovechaba del ejercicio de la prostitución por parte de las señoritas orientales que tenía alojadas en la vivienda, sino que simplemente les alquilaba las camas. 

Por el contrario, el TSJA recuerda que los aspectos considerados probados en la sentencia de la Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla fueron confirmados, entre otros, por uno de los policías que investigaron el caso, quien manifestó que solicitó tarifa para una despedida de soltero, y la acusada le dio la de 40 euros por media hora o bien 80 euros por una hora.

Otro testigo protegido manifestó en el juicio que acudió a la vivienda con un amigo, que la acusada les abrió la puerta, les mostró fotos de cuatro chicas orientales y los precios por servicios: 40 euros media hora y 80 euros una hora.

Añade el TSJA que del examen de sus cuentas bancarias se desprende que entre el 20 de marzo y el 28 de septiembre de 2017 la acusada llegó a ingresar 19.330 euros, cantidad muy superior al alquiler solo de camas y comida.

La Audiencia de Sevilla absolvió en este juicio a Muhua Y., novio de la madame, que se encuentra legalmente en España desde el año 2008 y explota un restaurante de su propiedad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios