Política

Hervías carga contra Marín y estalla la guerra interna en Ciudadanos Andalucía

  • El factótum del partido en tiempos de Rivera denuncia una “purga” de “personas libres” en el Instituto Andaluz de la Juventud. Es la primera vez que se evidencia la fractura a alto nivel

El mensaje publicado por Francisco Hervías en la red social Twitter El mensaje publicado por Francisco Hervías en la red social Twitter

El mensaje publicado por Francisco Hervías en la red social Twitter / M. G. (Sevilla)

La fractura en Ciudadanos Andalucía ya es pública. La guerra es abierta entre dos bandos: el que lidera uno de los grandes fundadores del partido en el ámbito nacional, el senador autonómico Francisco Hervías, y el líder de la formación y vicepresidente de la Junta, Juan Marín. El primero tiene el poder de buena parte de la militancia, como quedó demostrado en las últimas votaciones internas, y un conocimiento preciso de las instancias y cargos del partido. El segundo tiene poder institucional como pocos dirigentes de Cs tienen en la actualidad, la capacidad de colocar a afines en la Junta y un eco mediático fuera de toda discusión. Marín quiso remodelar nada menos que el Gobierno andaluz para crear más consejerías y, por lo tanto, disponer de más puestos para su guardia pretoriana, pero fracasó en el intento por el rechazo del PP. Así que ha optado por otras vías, como el Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ). 

Hervías denunció ayer públicamente la “purga” promovida por Marín en el IAJ, que recientemente pasó de la Consejería de Igualdad a la de Empleo, por lo que se le restó poder a la consejería Rocío Ruiz, que no cuenta con el favor de Marín, para ser otorgado a la consejera Rocío Blanco, que sí es partidaria del político sanluqueño. Casi toda la cúpula del IAJ ha sido destituida. Ruiz recogió un premio por la labor realizada al frente del instituto, “por esos mismos que han sido purgados por ser personas libres y defender los valores de Ciudadanos”. Y remata su denuncia: “Valores de los que muchos carecen”. Se trata de toda una invectiva contra Marín en una etapa en la que el vicepresidente de la Junta trata de agrupar a todos sus partidarios en cargos de la Administración autonómica en detrimento de quienes no le dieron su apoyo en la asamblea interna.

La denuncia de Hervías en la red social Twitter ha sido redifundida por varios diputados autonómicos y otros cargos de Cs, entre ellos concejales y coordinadores provinciales. Si se analizan sus decisiones en clave interna, Juan Marín está expulsando del gobierno a todos aquellos que defendieron la candidatura oficial de Inés Arrimadas y está dejando bien colocados a los partidarios de Francisco Igea, vicepresidente de Castilla y León, quien le disputó el liderazgo nacional a Inés Arrimadas.

Juan Marín Juan Marín

Juan Marín / M. G. (Sevilla)

Con estos cambios se pone de manifiesto el nerviosismo de Marín para tener bien atado al partido en toda Andalucía. Pero, especialmente, se demuestra –como se rumoreaba internamente– su oposición a Inés Arrimadas y a la dirección nacional de Ciudadanos.

Durante el proceso de la V asamblea general de Cs, la votación de los compromisarios fue relativamente tensa en la provincia de Sevilla. Allí, se enfrentaron dos candidaturas. Una que apoyaba a Francisco Igea y otra a Inés Arrimadas. Además, se presentaron una serie de candidatos independientes. Durante esas semanas se rumoreaba internamente en Cs que Marín y uno de sus “hombres fuertes”, Javier Loscertales, actual responsable del IAJ dentro de la consejería de Empleo que dirige Rocío Blanco, estaba alineado con Igea y haciendo oposición a Arrimadas. Finalmente, se impuso la candidatura de Arrimadas por una holgada mayoría y los críticos perdieron.

Esta semana se confirman los rumores que apuntaban a que Marín y Loscertales estaban en contra de Arrimadas. Además, se da a conocer que la consejera Rocío Blanco también sería contraria a Arrimadas y estaría alineada con Marín.

La purga por motivos políticos en Cs Andalucía está siendo de tal intensidad que todos los que mostraron su apoyo público a Arrimadas y se mostraron críticos contra Igea han sido despedidos de sus puestos de trabajo.

Entre los críticos contra Arrimadas estaba la propia Adela Jiménez, una de las caras visibles de Igea en Andalucía, que ha sido indiscutiblemente premiada al ser colocada al frente del IAJ.