Análisis

Lorenzo logra su primera victoria con Ducati: ¿Y ahora qué?

  • Muy criticado por su bajo rendimiento con la Ducati y los altos emolumentos que percibía por intentar convertirse en ganador con una moto distinta a la Yamaha, el español abre ahora otro escenario

Lorenzo saludando con el gesto de la victoria Lorenzo saludando con el gesto de la victoria

Lorenzo saludando con el gesto de la victoria / efe

El español Jorge Lorenzo logró este domingo en Mugello, el bello circuito de la Toscana escenario del Gran Premio de Italia de MotoGP, su primera victoria al manillar de la Ducati, un triunfo que obligó a preguntarse ¿y ahora qué?, pero que respondió rápidamente el triunfador al asegurar que "no hay nada que hacer", al referirse a su continuidad con el fabricante italiano.

Y la pregunta tenía su enjundia, pues Jorge Lorenzo llegó a Mugello muy criticado por su bajo rendimiento con la Ducati y los altos emolumentos que percibía por intentar convertirse en ganador con una moto distinta a la Yamaha, con la que logró sus tres títulos mundiales de MotoGP.

Unas críticas que literalmente le situaban fuera de Ducati al final de la temporada 2018 y prácticamente "en el paro" después de las palabras un tanto despectivas del máximo responsable del fabricante italiano, Claudio Domenicali, a las que tuvo que responder Jorge Lorenzo nada más llegar a Mugello con un sabio axioma: "No soy un gran piloto, soy un campeón".

Y lo demostró en la pista con una de esas carreras que tanto le gustan a Jorge Lorenzo. Una carrera perfecta desde la primera hasta la última vuelta, con una ventaja de más de seis segundos sobre su inmediato perseguidor, su propio compañero de equipo, Andrea Dovizioso (Ducati Desmosedici GP18), que ganó aquí el pasado año.

Y entonces es cuando habría que haberse hecho la pregunta: ¿Y ahora qué?

Jorge Lorenzo la contestó sin dudar. No hay vuelta atrás, lo que vendría a confirmar su regreso a Yamaha la próxima temporada, aunque en un equipo satélite -en el oficial están dos años más Valentino Rossi y Maverick Viñales-, pero con moto oficial, un equipo que podría ser el de Jorge Martínez "Aspar".

Pero algunos también daban crédito a la continuidad en Ducati, cuyos responsables señalaron en más de una ocasión que no iban a tomar una decisión hasta después del Gran Premio de Cataluña, dentro de quince días, aunque los "rumores" ya se encargaron de ir avisando de los posibles nuevos propietarios del asiento de Lorenzo y el propio Lorenzo lo zanjó asegurando que era "una cuestión de amor propio".

El italiano Danilo Petrucci y el australiano Jack Miller eran los que sonaban con más intensidad, sobre todo el segundo, por los fuertes intereses que tiene Ducati en el continente oceánico, mientras que el italiano acabaría en otra marca, la italiana Aprilia, en lugar del británico Scott Redding, que la próxima temporada se queda sin moto.

Ducati se ha encontrado ante un gran dilema, su ingeniero jefe, Gigi Dall'Igna es un ferviente defensor de Jorge Lorenzo, con el que fue campeón dos veces en los 250 c.c., y que ha logrado su primera victoria con el fabricante italiano en el vigésimo cuarto Gran Premio, un dato que podría parecer pobre pero que si se confronta con los números de Valentino Rossi o Andrea Dovizioso no tiene desperdicio.

Valentino Rossi no logró nunca una victoria con la Ducati en dos años que estuvo con ellos -36 grandes premios-, mientras que Andrea Dovizioso, el ídolo de Borgo Panigale y subcampeón el pasado año, ganó su primera carrera en su septuagésima intentona.

Con todos esos datos en la mano, algunos "mandamases" de Borgo Panigale lo mismo se tendrían que haber replanteado no sólo sus palabras, sino también sus intenciones en lo que a la continuidad de Jorge Lorenzo con ellos se refería, puesto que la victoria en Italia del campeón de Palma de Mallorca tenía otro significado importante, el que dejó abiertas las puertas a nuevas victorias.

Así las cosas, Ducati quizás se ha precipitado al "ningunear" a todo un campeón del mundo que ahora, por despecho y dolido, ya ha dejado claro que no continuará con ellos la próxima temporada.

Y, ahora, a las "cábalas" sobre el futuro de Ducati sin Jorge Lorenzo, se unen otra serie de rumores sobre fichajes "escuchados" en Mugello, en donde también se habló, y mucho, de la llegada de Joan Mir a Suzuki como piloto oficial, en lugar de Andrea Iannone, a quien primero se colocó en Aprilia como compañero de Aleix Espargaró y después, y esto parece lo más probable, como compañero de su compatriota Francesco Bagnaia en la escudería Pramac Ducati.

Franco Morbidelli podría ser el hipotético compañero de Jorge Lorenzo en esa escudería de Yamaha, mientras que el malasio Hafizh Syahrin podría seguir los pasos de su jefe de equipo, el francés Hervé Poncharal, y convertirse en el segundo piloto de su escudería KTM de MotoGP en 2019, junto al portugués Miguel Oliveira.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios