TECNOLOGÍA

El control de estabilidad de los coches o ESP ha salvado 15.000 vidas en 25 años

  • Bosch calcula que su tecnología del control de estabilidad ha evitado medio millón de accidentes en la Unión Europea.

El control de estabilidad de los coches o ESP ha salvado 15.000 vidas en 25 años El control de estabilidad de los coches o ESP ha salvado 15.000 vidas en 25 años

El control de estabilidad de los coches o ESP ha salvado 15.000 vidas en 25 años

El proveedor de tecnologías y servicios Bosch celebra los 25 años del lanzamiento de su Programa Electrónico de Estabilidad (ESP, por sus siglas en inglés), una tecnología que llegó en 1995 y que evita que los vehículos derrapen ante maniobras bruscas del conductor, gracias a la cual la firma alemana calcula que se han salvado unas 15.000 vidas y han dejado de producirse casi medio millón de accidentes con lesiones personales solo en la Unión Europea (UE).

Tal como ha informado Bosch en un comunicado, equipado en la mayoría de los vehículos actuales, junto con el cinturón de seguridad y los 'airbag' el ESP es uno de los salvavidas "más importantes de un vehículo".

"El desarrollo del Programa Electrónico de Estabilidad fue un hito en el camino hacia nuestra 'visión cero' de no más muertes en la carretera. Es un excelente ejemplo de lo que queremos decir con 'Innovación para tu vida", ha subrayado el miembro del consejo de administración de Bosch Harald Kroeger.

Bosch ha reivindicado su "mejora continua" de su sistema antiderrape, del cual ya ha producido más de 250 millones de unidades hasta la fecha. "Los coches modernos son inconcebibles sin este ángel de la guarda. A nivel mundial, el 82% de todos los automóviles nuevos está equipado con ESP", ha subrayado la empresa alemana.

Especialmente cuando las carreteras están mojadas o heladas, el esquivar obstáculos inesperados, como animales, y también al conducir demasiado rápido en las curvas, el Programa Electrónico de Estabilidad interviene y puede prevenir hasta el 80% de todos los accidentes por derrape.

"Combina las funciones del sistema Antibloqueo de Frenos ABS y del Sistema de Control de Tracción TCS, pero puede hacer mucho más. También detecta movimientos de derrape del vehículo y los contrarresta activamente", ha indicado Bosch.

Equipado por primera vez en 1995 en el Mercedes-Benz Clase S Coupé, Daimler decidió añadirlo en toda su gama de vehículos después de que un Clase A volcase durante unas pruebas de conducción. A partir de ahí, otros fabricantes decidieron hacer lo mismo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios