Mundo

París se muestra firme contra la posible devolución de pateras por Londres

Francia mostró ayer firmeza pero también voluntad de diálogo con el Reino Unido después de que Londres se haya quejado del aumento del flujo de pateras que llegan a sus costas del otro lado del Canal de la Mancha y amenazado con devolver a los migrantes antes incluso de tocar tierra. "Francia no aceptará ninguna práctica contraria al derecho marítimo ni ningún chantaje financiero", replicó el ministro francés del Interior, Gérald Darmanin, que el miércoles se entrevistó con su homóloga británica, Priti Patel, quien lanzó ese órdago.

Fuentes de su departamento aseguraron que si se los guardacostas británicos obligaran a las embarcaciones que se acercan a sus costas a dar media vuelta "reaccionaremos", pero no quisieron precisar cómo porque "seguimos manteniendo un diálogo con nuestros amigos británicos".

Las fuentes francesas insistieron en que se mantendrán "muy firmes" sobre esa cuestión, porque "hay un desacuerdo de principio" sobre una práctica que consideran que sería "ilegal y peligrosa".

Ilegal porque es "contraria al derecho marítimo" internacional, que establece que al interceptar una embarcación la prioridad es garantizar la seguridad de los ocupantes antes de cualquier operación policial, lo que a su juicio implica el traslado a tierra firme.

Peligrosa porque imponer ese tipo de maniobras a botes con personas que precisamente quieren eludir los controles y entrar de forma clandestina podría conducir a "dramas humanos". Así, Francia estima que "no puede haber cooperación entre vecinos recurriendo a medidas unilaterales".

Una posición similar a la de Amnistía Internacional, que dijo que el plan de Patel de devolver a las pateras "es un sinsentido peligroso y casi seguro ilegal", además de "cruel y destinado al fracaso".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios