Elecciones en Brasil El Trump brasileño gana al candidato de Lula y se encarama a la Presidencia

  • El ultraderechista Bolsonaro vence con el 55% de los votos al izquierdista Haddad y es aupado por el hartazgo de la corrupción, la violencia y la crisis

El Trump brasileño gana al candidato de Lula y se encarama a la Presidencia

No fallaron los sondeos que colocaban a Jair Bolsonaro, un polémico ex militar de 63 años, en la Presidencia de Brasil. El ultraderechista se impuso ayer al izquierdista Fernando Haddad, candidato del partido de Lula da Silva, y fue impulsado al poder por el voto de protesta de millones de personas hastiadas de los escándalos de corrupción, la crisis económica y la ola de violencia que castiga en los últimos años a la mayor economía latinoamericana.

Jair Bolsonaro saluda a los medios después de votar junto a su esposa en Río de Janeiro. Jair Bolsonaro saluda a los medios después de votar junto a su esposa en Río de Janeiro.

Jair Bolsonaro saluda a los medios después de votar junto a su esposa en Río de Janeiro. / Ricardo Moraes / Efe

Con cerca del 100% de los votos escrutados, Bolsonaro obtuvo un contundente triunfo con el 55% del respaldo de los brasileños, por el 45% de su oponente en la segunda vuelta de los comicios, con una abstención del 21%. "Vamos a derrotar al partido de los mayores escándalos de corrupción de la historia", afirmaba el día antes de las elecciones, en referencia al Partido de los Trabajadores (PT) de Haddad y de Lula, que gobernó Brasil entre 2003 y 2016.

Bolsonaro, aún convaleciente tras una cuchillada que sufrió en el abdomen a comienzos de septiembre, votó por la mañana en Río de Janeiro, en medio de un fuerte despliegue de seguridad.

Al acudir a votar, Haddad se mostraba aún confiado en que "una energía de última hora" lo llevaría al triunfo electoral después de que su candidatura recortara en los últimos días la amplia ventaja de Bolsonaro en las encuestas. "La democracia está en juego", consideró al emitir su voto en Sao Paulo, en referencia al discurso con tono autoritario de su rival, que en el PT caracterizan como antidemocrático.

Brasil, un país de 209 millones de habitantes, está sumido en una fuerte crisis institucional por los casos de corrupción destapados sobre todo por el caso Lava Jato (Lavado de autos), dado a conocer en 2014, que salpica a gran parte de la clase política. A ello se suman los efectos de una dura recesión, que condujo a una contracción del 7% por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) entre 2015 y 2016, y una ola de violencia e inseguridad.

Pese a que es diputado desde 1991, Bolsonaro se ha presentado como candidato antisistema

Pese a que es diputado desde 1991, Bolsonaro consiguió presentarse como el candidato "antisistema" que representa la renovación. Impulsado por el auge ultraconservador, el PSL, que había obtenido sólo un escaño en 2014, fue uno de los ganadores de las elecciones legislativas celebradas el día de la primera ronda, y tendrá la segunda mayor bancada en el próximo Congreso con 52 diputados, sólo por detrás del PT (56).

La tradicional fragmentación del Parlamento brasileño, sin embargo, forzará a Bolsonaro a buscar alianzas entre la treintena de partidos presentes en el Legislativo (513 diputados).

Además de la segunda vuelta de las presidenciales, Brasil celebró votaciones en 13 estados y en la capital, Brasilia, para elegir a los gobernadores en segunda vuelta.

Celebración de los simpatizantes de Jair Bolsonaro. Celebración de los simpatizantes de Jair Bolsonaro.

Celebración de los simpatizantes de Jair Bolsonaro. / EFE

El próximo presidente y las nuevas autoridades asumirán el cargo el 1 de enero para un periodo de cuatro años (2019-2022).

Muchos electores apuntaron a los casos de corrupción como motivación para su voto. "Bolsonaro es la mejor opción para sacar del poder a los que tanto dinero público robaron para fines propios", explicó hoy a dpa Ricardo Soares, de 55 años, frente a la casa del candidato en el exclusivo barrio de Barra de Tijuca, en Río de Janeiro.

Kelly Barreto, que también se sumó a las celebraciones anticipadas en el mismo lugar, manifestó: "Dicen que Bolsonaro es racista, que es homofóbico, pero es todo mentira. Él es el único preparado para cambiar el país".

Otros, en cambio, caracterizaron al ultraderechista como a una amenaza para la democracia y por eso, eligieron a Haddad.

A la salida de un centro electoral en la ciudad de Niterói, estado de Río, una mujer llamada Marisa explicó: "Voté a Haddad porque Bolsonaro me asusta con su fascismo, con las cosas que dice contra las minorías, los gays, los negros, todo lo que luchamos tanto para conseguir y que él está en contra". "Lo gracioso es que muchos de sus electores dicen no, pero él no va a hacer eso: es decir, votan a su candidato porque no lo creen. Yo sí creo en él, y por eso no lo voto", añadió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios