CONCERTO 1700 & LOS AFECTOS DIVERSOS | CRÍTICA La madurez del joven Bach

Concerto 1700 y Los Afectos Diversos Concerto 1700 y Los Afectos Diversos

Concerto 1700 y Los Afectos Diversos / Pablo F. Juárez

En tal día como ayer del año 1685 nacía en Eisenach Johann Sebastian Bach. Nada mejor, pues, que haber dedicado este día del Femás en honor de su onomástica. El haber nacido en el seno de una familia con larga tradición de músicos, cantores y compositores le permitió al joven Bach alcanzar una sólida madurez compositiva a temprana edad. Los Bach se expandieron por Alemania y mantuvieron entre sí lazos de relaciones afectivas y profesionales, por lo que Bach pudo beneficiarse del conocimiento casi directo de las diversas tradiciones y corrientes estilísticas de la Alemania de su momento.

Ello explica la absoluta maestría en el uso de los recursos y la variedad de discursos que Bach muestra en las tres juveniles cantatas que formaron el programa del concierto de anoche.

Con un orgánico seguramente idéntico al que Bach pudo tener a su disposición en aquellos años, Nacho Rodríguez firmó unas magníficas versiones en la que mostró haberse adentrado a fondo en el universo retórico y expresivo del Bach de Mülhausen y Weimar. Cabe señalar el peculiar color aterciopelado de las cuerdas merced a la presencia de dos y hasta cuatro violas, espléndidamente interpretadas por Concerto 1700, con un rico continuo (órgano, chelo, contrabajo, tiorba y fagot) que permitía juegos tímbricos y que sostuvo con bien sostenido ritmo los abundante ostinati. Jacobo Díaz aportó también la sedosidad de su oboe. Estupendo coro, muy empastado y con voces capaces de asumir las partes solistas a la vez que abordar la polifonía y el cantus firmus.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios