Exposiciones

Caixafórum cruza al otro lado del espejo

  • Una muestra indaga hasta junio en los avances a los que han contribuido estos objetos. Una vibrante lección de ciencias. 

Una de las impactantes instalaciones de la exposición. Una de las impactantes instalaciones de la exposición.

Una de las impactantes instalaciones de la exposición. / Antonio Pizarro

"Un instante más y Alicia había pasado a través del cristal y saltaba con ligereza dentro del cuarto del espejo. Lo primero que hizo fue ver si había un fuego encendido en su chimenea y con gran satisfacción comprobó que, efectivamente, había allí uno, ardiendo tan brillantemente como el que había dejado tras de sí. 'De forma que estaré aquí tan calentita como en el otro cuarto', pensó Alicia, 'más caliente aún, en realidad, porque aquí no habrá quien me regañe por acercarme demasiado al fuego. ¡Ay, qué gracioso va a ser cuando me vean a través del espejo y no puedan alcanzarme!", escribió Lewis Carroll en Alicia a través del espejo, un clásico que supo jugar con imaginación y encanto con las enormes posibilidades que tiene ese misterioso cristal en el que se reflejan objetos y personas.

Ahora, una exposición programada hasta el 6 de junio en Caixafórum SevillaEspejos, dentro y fuera de la realidad, se acerca a estas piezas en las que conviven la poesía y la ciencia para divulgar los avances a los que han contribuido, explorar los juegos a los que se entrega la luz y preguntarse por las distintas ópticas desde las que se puede observar la realidad. La muestra plantea así un repaso detallado al "importante papel" que los espejos juegan en distintos ámbitos "de la cultura y de la vida", una fascinante lección de física y de matemáticas que también concierne al espíritu.  

"Los espejos nos han enseñado a cuestionarnos la realidad de lo que vemos. Pero todavía nos queda dar respuesta a la pregunta inicial. Nos reconocemos constantemente en los espejos, pero ¿podríamos afirmar que las imágenes que nos devuelven somos realmente nosotros? La propia existencia de los espejos hace que nos interroguemos sobre nuestra identidad. '¿Quién soy yo?' es una de las preguntas más antiguas y más difíciles de resolver", apuntan desde Caixafórum.

La muestra se podrá visitar hasta el 6 de junio. La muestra se podrá visitar hasta el 6 de junio.

La muestra se podrá visitar hasta el 6 de junio. / Antonio Pizarro

Así, Espejos, dentro y fuera de la realidad acercará, según Moisés Roiz, director del Caixafórum Sevilla, "ciertas leyes matemáticas y físicas con las que convivimos a lo largo del día, desde que nos levantamos y nos lavamos los dientes o nos afeitamos hasta que nos acostamos". Lo hace en un montaje "muy didáctico y también divertido, como todos los nuestros", aunque la pandemia obliga a que sea un educador presente en la sala el que manipule algunas piezas. Se le facilitarán guantes al público, habrá gel hidroalcohólico en todas las salas y el itinerario se hará en un único sentido.

La muestra, que ha contado con el asesoramiento del Museo de Matemáticas de Cataluña y el Instituto de Ciencias Fotónicas y es una producción de CosmoCaixa que ya ha podido verse en Zaragoza, dedica su primera parte a investigar el fenómeno de la reflexión y a exhibir los distintos tipos de espejos, una constante invitación a la sorpresa y la prueba de que "a veces, lo que ven nuestros ojos parece traicionar nuestra percepción y engañar nuestro cerebro".

Espejos planos, curvos o caleidoscopios, "un concepto que viene del griego, que está compuesto de tres palabras: kálos, bello, eidos, imagen, y skopein, observar, y que significa por tanto observar imágenes hermosas", como recuerda Josep Miquel del Campo, coordinador de la exposición, se disponen conformando múltiples posibilidades y creando ilusiones inesperadas en el receptor. En este apartado se analizan nociones como los ejes de simetría o la anamorfosis, con la que se crean figuras distorsionadas que sólo se ven correctamente cuando se miran desde un punto de vista concreto, pero, remarca Del Campo, esta es "una muestra lúdica, todo se aprende jugando", con demostraciones como un libro de espejos de cuerpo entero que al abrirse y cerrarse multiplica sus imágenes o enormes caleidoscopios en los que se introducen los visitantes.

La muestra explora "leyes matemáticas y físicas con las que convivimos durante todo el día"

En las cartelas e indicaciones se evocan algunas películas donde los espejos fueron importantes, como El circo de Chaplin, La dama de Shanghai de Orson Welles, El sirviente de Joseph Losey u Origen de Christopher Nolan. "En la muestra hay una clara referencia literaria, que es la Alicia de Lewis Carroll, pero hemos querido recordar algunos largometrajes también. En el cine se utilizaron mucho los espejos, cuando no existían los efectos digitales, para crear efectos ópticos. De este modo se conseguían imágenes flotantes o la aparición de un fantasma", explica Del Campo.

En la segunda parte, el recorrido investiga "qué sucede con los espejos en la vida real, para qué los usamos. Y si hasta ahora la imagen era la protagonista, ahora es la luz", detalla el coordinador de la muestra. Entre las experiencias que se cuentan está la vivida en la localidad noruega de Rjukan, situada en lo más profundo de un valle y a la que no llegaba la luz solar en invierno. Unos espejos colocados en lo alto de la montaña, "motorizados y programados para seguir la luz del sol, permitieron que ésta llegara de manera indirecta a la plaza principal. Es una historia tan curiosa que se ha generado una industria turística alrededor: la gente viaja a ese sitio interesada por estos espejos".

Josep Miquel del Campo, coordinador de la exposición. Josep Miquel del Campo, coordinador de la exposición.

Josep Miquel del Campo, coordinador de la exposición. / Antonio Pizarro

Retrorreflectores que ayudaron a la NASA a medir la distancia entre la Tierra y la Luna o el telescopio espacial James Webb, que se lanzará en octubre de este año, son algunos de los prodigios que se analizan en la muestra, que también presta atención a otros fenómenos como la luz infrarroja o la técnica Schlieren, que permite visualizar la densidad de los fluidos.

Como es habitual, Caixafórum –que alberga también hasta el 21 de marzo la exposición dedicada a Pixar– acompañará esta muestra de un amplio programa de actividades. "¿Podemos hacer visible lo invisible, explorar organismos extremadamente pequeños o ver objetos astronómicos que estén a grandes distancias de la Tierra?", se preguntan los responsables de un ciclo de conferencias que abordará "cómo la ciencia ha avanzado gracias a la gran precisión en las medidas que nos brindan los espejos". El 11 de marzo, la astrofísica Isabel Cordero expondrá cómo funcionan los observatorios de ondas gravitacionales, mientras que el 18 de ese mes la bióloga Pilar S. Testillano se centrará en Lo que el ojo no ve: cómo observar las células de las plantas y su funcionamiento, y el 25 el astrofísico Álvaro Labiano repasará "los telescopios más potentes de la Historia". También se programan talleres familiares, sobre Luz y color (desde este domingo) y ¿Qué hay al otro lado del espejo? (desde el 14 de marzo), pero Moisés Roiz y el equipo de Caixafórum piden al público que consulte con frecuencia la web de la entidad, www.caixaforum.org. "Con las restricciones y los cambios que impone el Covid, una conferencia prevista un viernes a las 19:00 puede pasarse a un sábado por la mañana. Todas las modificaciones se irán avisando en nuestra página".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios