Festival de Berlín

El equipo de 'Dos Cataluñas' devuelve su premio a la Berlinale por la encerrona de Puigdemont

  • Gerardo Olivares y Álvaro Longoria, codirectores del documental sobre el 'procés', denuncian el intento de "manipulación" política y aseguran que se sienten engañados por el festival, que les prometió que el ex presidente no subiría al estrado ni intervendría en el acto

Álvaro Longoria, uno de los directores, durante el acto junto a Puigdemont y una de las integrantes del grupo Pussy Riot. Álvaro Longoria, uno de los directores, durante el acto junto a Puigdemont y una de las integrantes del grupo Pussy Riot.

Álvaro Longoria, uno de los directores, durante el acto junto a Puigdemont y una de las integrantes del grupo Pussy Riot. / Felipe Trueba (Efe)

El equipo de Dos Cataluñas, el documental codirigido para Netflix por Gerardo Olivares y Álvaro Longoria, ha devuelto este martes a la organización de la Berlinale el premio Cinema for Peace (Cine por la Paz) que recibió la película el lunes durante la gala de la Fundación Cinema for Peace, y que fue entregado por el ex presidente catalán Carles Puigdemont.

Olivares, según ha explicado, vio venir la posible encerrona por parte de Puigdemont y decidió quedarse en su hotel de la capital alemana en lugar de asistir al acto. Sí lo hizo su socio Longoria, quien tras ver cómo la cantante canadiense Anna Maria Kaufmann interpretaba ante un compungido Puigdemont una tonadilla sentimental rehecha para la ocasión, Don’t cry for me, Catalonia, y tras presenciar también las muestras de apoyo a la causa independentista por parte de dos miembros del grupo ruso de agit-prop Pussy Riot, se tuvo que resignar a recoger el galardón de manos del ex president.

Todo un problema, y no precisamente menor, para un documental que se pretende "neutral" y cuyo planteamiento pasa por no tomar partido sino en mostrar las claves del conflicto dando voz a "todas las opiniones", para dejar que sea el espectador quien saque sus propias conclusiones.

En un comunicado remitido a los medios, Olivares y Longoria admiten que la maniobra de Puigdemont, que no sólo entregó el premio sino que pronunció un mitin en toda regla en vísperas del comienzo del tenso juicio por el procés, les hizo sentir objetos de una "manipulación" política. De acuerdo con la versión de Longoria, que se declaraba esta martes todavía "sorprendido" por la maniobra del líder independentista, la Berlinale les había reconocido a él y a Olivares que Puigdemont asistiría a la ceremonia, aunque no subiría en ningún momento al estrado y mucho menos para hablar en el acto, por lo que la organización les garantizó así, en teoría, que la presencia del apóstol fugado e itinerante del procès "no se iba a ligar con un hipotético premio" a Dos Cataluñas.

"La gala se politizó. Más que una gala de entrega de un premio, parecía un mítin político", lamentó Longoria sobre unos hechos que van "totalmente en contra del espíritu del documental y de nuestra intregridad profesional". Al acto asistieron unas 500 personas, entre ellas personalidades de la política y el mundo del espectáculo como el ex canciller alemán Gerhard Schröder, la actriz Catherine Deneuve, el músico Bob Geldof o el mediático artista chino Ai Weiwei.

Dos Cataluñas, producción a la que en cualquier caso no parece que vaya a venirle demasiado mal este jaleo, es un trabajo de dos horas de duración basada en más de 85 entrevistas que cuenta con testimonios clave para entender el conflicto catalán, tanto desde las filas secesionistas (el propio Carles Puigdemont o Raül Romeva) como en las que defienden la unidad territorial (Inés Arrimadas, de Ciudadanos, o Miquel Iceta, del PSC).

Netflix, la productora de la obra, disponible en la plataforma desde el pasado octubre, trasladó a Longoria y Olivares su apoyo y manifestado que rechazar el premio es "decisión" –se entiende que legítima– de ambos, lo que para Longoria es "un lujo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios