Cola Collective | Crítica de danza Un derroche de imaginación

Un momento del ensayo al aire libre de 'Cola collective'. Un momento del ensayo al aire libre de 'Cola collective'.

Un momento del ensayo al aire libre de 'Cola collective'. / María Teresa García

Cuando se trata de Mopa, siempre hay que ir con la mente abierta y en disposición de dejarse sorprender. Tal es el carácter inquieto, siempre en movimiento, de su alma máter Juan Luis Matilla, un artista que hace tiempo demostró su talento para la danza contemporánea y su intención de ir más allá de ella.

El primer acierto de todo el proyecto de Cola collective es sin duda la cola, un apéndice largo y flexible cuya perfección –mecánica en este caso- es tal que pronto se acepta como parte integrante de unos cuerpos que, por su parte, se ven obligados a habitar el espacio de manera diferente.

Esa diferencia, asumida con humor por dos bailarines y un artista circense, capaces todos ellos de cantar –estupendo el popurrí de Laura Morales- y de adentrarse en el mundo de la pantomima y el clown, hacen de Cola collective un espectáculo, o más bien una performance absolutamente hilarante y llena de divertidas sorpresas.

Sin perjuicio de su originalidad, no faltan los guiños a nuestra sociedad –desde los documentales de la 2, con las luchas y los apareamientos de todo bicho viviente, hasta las películas de Disney con la personificación de sus animalitos.

El otro acierto, marca de la casa de Mopa, es la incorporación de la música en directo con un teclado y numerosas canciones que incluso comparten con el público. En esta ocasión, además, nos encontramos a Matilla convertido en un magnífico comentarista, en un idioma inventado de acentos eslavos que domina de forma increíble.

Falla, como en tantos espectáculos, el entramado entre unas escenas que parecen haber nacido de manera independiente. A pesar de ello, Cola collective es un derroche de talento y de imaginación que hace que no se nos borre la sonrisa de la boca durante toda la representación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios