Sidra en vena | Crítica de teatro

Diviértete sin mirar con quién

Parodia de las series de televisión de enredo Parodia de las series de televisión de enredo

Parodia de las series de televisión de enredo / Matamolu

Con su trilogía Lavar, marcar y enterrar, No hay mejor defensa que un buen tinte y Rulos, el Origen el autor gijonés Juanma Pina consiguió un enorme éxito al frente de Montgomery Entertainment, una asociación cultural que promovía espectáculos teatrales en espacios no convencionales. En este caso la idea se fraguó en la antigua peluquería Cortacabeza de la calle Corredera Baja de San Pablo de Madrid y lo que empezó como una obra para un público de 30 personas acabó en el Teatro Príncipe Gran Vía de 700 butacas.

Luego llegó una nominación a los Premios Max como autor revelación. A Sevilla ha traído su último espectáculo Sidra en vena que sigue en la línea que caracteriza a Pina y que queda reflejada desde el mismo título.

Cinco excelentes actores dan vida a doce personajes en esta comedia loca

Asturiano de nacimiento, Pina vuelve su mirada hacía su tierra natal y se esmera en ofrecernos una comedia astur-pop en la que parodia hasta el límite las series de situación televisivas en las que combina familia rica con hijos enfrentados, cuernos imposibles, anciano aficionado a la viagra, enfermeras sordas, mucha pluma y crímenes más o menos intencionados.

El público se divirtió. En mi caso valoré la enorme profesionalidad del elenco de actores, Sergio Campoy, Mario Alberto Díez, Raquel Guerrero, Dolly (Juanfra Becerra) y Olga Hueso. Me parecieron extraordinarios pero eché de menos más chispa en esta alocada historia que, bien es verdad, sólo pretendía hacer reír pero a la que yo no supe encontrarle la gracia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios