Cultura

"Duerme, vela, reposa. ¡También se muere el mar!"

  • Enrique Morente caló muy hondo entre sus amigos y admiradores, que ensalzan su genialidad artística y humana

Comentarios 1

El mundo del flamenco, y del arte en general, llora la pérdida de un "referente", un "maestro" y un "creador", según la definición de algunos artistas que ayer se despidieron del cantaor granadino.

El Lebrijano

"Era un fenómeno. Un genio en la creación. Vivíamos juntos en Madrid cuando éramos jovencitos (somos de la misma edad) en el barrio de La Concepción. La última vez que estuve con él fue el año pasado en la Caracolá de Lebrija. Cantar canta cualquiera, pero la creación está en manos de Dios y a él se le daba muy bien todo lo que creaba. Lo que deja es incalculable", desgrana Juan Peña El Lebrijano.

Fosforito

Para el cantaor y presidente del Consejo Asesor de la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco, "Morente era un artista muy especial, tenía la cabeza llena de música. En el último Festival de La Unión tuvo una actuación magnífica. Ha aportado mucho al flamenco con su poesía, su capacidad musical y su saborcito".

Bienal de Sevilla

Clausuró Morente la penúltima Bienal y en 2010 regresó a ella para dirigir el espectáculo de su hija, Estrella de Granada. En cada visita, el director de la Bienal, Domingo González, reconoció en él "a un artista inmenso que trascenderá por su talento interpretativo e intelectual. Era un imán que convocaba el genio a su alrededor, un maestro que supo transmitir incertidumbres e inquietudes a sus alumnos en vez de crear escuelas de imitadores. Tenía un sentido increíble del humor, era generoso e inseguro como esos otros genios a los que supo convocar a su alrededor por el mundo".

manuel curao

El pasado 20 de septiembre, en la sede de la UNIA, se celebró el ciclo Los flamencos hablan de sí mismos. Su coordinador, el periodista Manuel Curao, recuerda la extensa charla con Morente que "dejó de lado varios proyectos como la producción del nuevo disco de Estrella o el documental El barbero de Picasso para acudir a la cita. Enrique tenía una altísima preocupación con la vida cotidiana, un aspecto clave para entender su riqueza musical". Sobre su enorme inquietud y productividad solía decir: "Vivo con 10 años de retraso porque ahora hago lo que me hubiera gustado hacer hace una década".

Manuel Herrera

El que fuera director de la Bienal de Flamenco de Sevilla desde 1998 a 2002 califica al maestro Morente como "un pilar fundamental del cante del último siglo. Él ha arrancado de la ortodoxia para volar buscando nuevas formas expresivas que es, en definitiva, lo que caracteriza al arte. No deja su música en los espacios estrechos de los cánones y es ahí donde reluce Omega, su obra más completa. Ha sido uno de los artistas que más ha cantado a los clásicos: San Juan de la Cruz, Santa Teresa, Miguel Hernández o Lorca. Como los grandes elegidos deja escuela, pero es una escuela muy difícil de seguir porque hay que tener unas condiciones intelectuales muy altas para ella".

carmen linares

La cantaora jiennense Carmen Linares, gran amiga y "compadre" de Enrique Morente, siente la muerte del cantaor como "una pérdida irreparable, porque era un artista único, un genio". Además de "un gran renovador que ha abierto caminos nuevos, pero siempre con gran sabiduría y calidad", Linares despide "a una persona de una calidad humana excepcional. Éramos compadres, mi marido y yo éramos padrinos de su hija Soledad. Era como de mi familia".

CRISTINA HOYOS

La directora del Ballet Flamenco de Andalucía define al granadino como un "gran creador y un magnífico cantaor que ha marcado una época", haciendo "cosas maravillosas". "Ha sido muy atrevido durante su carrera y ha hecho obras estupendas por las que se ha reconocido su talento y su valía en el mundo entero".

eva yerbabuena

Para la coreógrafa granadina la muerte de Morente no es sólo la "pérdida de unos de los más grandes creadores del flamenco", sino también de un "maestro" y un "amigo". Yerbabuena, muy apenada, se ha mostrado convencida de que "aún no somos conscientes de lo que acabamos de perder".

josé mercé

El cantaor jerezano cree que "Enrique hizo un flamenco muy abierto desde los años 70. Empezó a hacer un flamenco muy arriesgado y tiene discos maravillosos, como el que le dedicó a Miguel Hernández y otros discos de cantes tradicionales clásicos, ortodoxos, maravillosos". Asimismo, subrayó la "elegancia" de Enrique Morente, aunque destacó, "por encima de todo", la sobriedad y seriedad del autor granadino en su trabajo.

maría pagés

La bailaora sevillana siente "una pena grandísima" ante la pérdida de una figura "magistral" del flamenco y "un modelo" por su capacidad para "ver otros mundos". Pagés cree que "poca gente es capaz de transmitir como lo ha hecho él".

israel galván

Para el coreógrafo existe "un antes y un después" en la historia del flamenco. Morente ha sido uno de sus "grandes referentes" y ha definido al cantaor como una de las figuras "renovadoras" de este arte.

lagartija nick

El grupo que grabó junto a Enrique Morente el revolucionario e irrepetible Omega expresó ayer a través de un comunicado su "profundo dolor por la inesperada muerte" del cantaor, un "amigo y compañero de fatigas". "Gracias a él hemos recorrido el mundo en mil batallas. Estamos seguros de que, en su caso, el final de la vida no corresponde con la muerte. Todos somos más probeticos hoy", explicó ayer la banda recordando el sello discográfico, Discos Probeticos, impulsado por Morente haciendo un guiño a los probes flamencos. Antonio Arias, Eric Jiménez y Víctor Lapido, integrantes del grupo que adaptó junto al artista textos de Lorca y versiones de Leonard Cohen, recordaron unas palabras del primero para despedir al artista: "Duerme, vela, reposa. ¡También se muere el mar!".

josé sánchez montes

Con el cineasta granadino compartió también batallas durante la grabación el documental Morente sueña la Alhambra. "Le quedaba tanto por darnos", decía ayer el realizador, "que lo que nos queda ahora a nosotros es un vacío enorme".

miguel ríos

Miguel Ríos asegura que la muerte de Morente es como "una pesadilla repentina". Incapaz de hablar de él en pasado, el cantante alabó su "espíritu inquieto y aventurero. Capaz de dar piruetas e intentar siempre el más difícil todavía de una forma rigurosa. Conocía tan bien la técnica y las normas que sólo él ha sido capaz de trasgredirlas".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios